Tecnología
IBM apuesta a lo grande a Watson, su tecnología de inteligencia artificial
20-03-2017 El Gigante Azul quiere convertirse en una compañía cognitiva y de computación en la nube, a partir de la inteligencia artificial, el nuevo campo de batalla para la competencia de alto riesgo en informática, la cual tiene el impulso de innovaciones en algoritmos de software
Por César Dergarabedian, enviado especial a Las Vegas, EEUU.
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

"Watson, ¿puedes crecer hasta convertirte en un negocio multimillonario y el motor de resurgimiento de IBM?" El Gigante Azul apuesta su futuro para que la respuesta sea afirmativa, y su campaña para comercializar Watson, su versión de tecnología de inteligencia artificial (IA), se destaca incluso en medio del frenesí que existe por esta plataforma en la industria tecnológica.

La ciudad estadounidense de Las Vegas es el escenario esta semana de esta movida de la empresa que aún hoy se la relaciona en el imaginario popular con las computadoras personales y los servidores empresariales y no tanto con los servicios y la nube informática.

En su conferencia Amplify, la compañía exhibe como se redefinen las herramientas para alcanzar el compromiso del consumidor hacia las marcas en el marco de la era cognitiva.

Entre el 20 y el 22 de marzo participarán en  este encuentro unos 3.200 asistentes, entre ellos el enviado especial de iProfesional, de los cuales 1.450 son ejecutivos líderes de industrias, unos mil clientes, y 750 socios regionales de IBM, cuya directora general ejecutiva, Ginni Rometty, será la oradora principal del martes.

Rometty declaró en 2016 que IBM se convertirá en una compañía cognitiva y de computación en la nube, a partir de la IA, el nuevo campo de batalla para la competencia de alto riesgo en informática, la cual tiene el impulso de grandes cantidades de datos e innovaciones en algoritmos de software.

Los expertos opinan que el negocio de la IA se parece al de Internet a mediados de la década del '90: algo único que eventualmente se convertirá en toda clase de productos y servicios.

Watson se creó a principios de 2014 y ahora tiene un estimado de 10.000 empleados. Su costosa campaña de marketing incluye anuncios de televisión que muestran a Watson intercambiando bromas con personas famosas como la tenista Serena Williams y el músico y compositor Bob Dylan. En Las Vegas uno de los oradores centrales este lunes fue el actor Will Smith.

El nombre no homenajea a Watson, el fiel compañero del famoso detective inglés Sherlock Homes, sino a Thomas John Watson, el presidente que convirtió la empresa en una multinacional gracias a su dirección y venta de tarjetas perforadas.

IBM considera que su futuro está ligado a Watson, un sistema superinteligente que se convirtió en un auténtico icono tecnológico tras ganar en 2011 un famoso concurso de televisión en EEUU, Jeopardy!, a los dos concursantes humanos que llevaban años invictos. 

La victoria fue un golpe maestro que la compañía de la ciudad de Armonk utilizó para poner en valor su nueva oferta tecnológica.

Un detective inteligente
Algunas de las características que distinguen a Watson son las siguientes:

* Es un sistema informático de inteligencia artificial capaz de responder a preguntas formuladas en lenguaje corriente.

* Esta inteligencia es definida por IBM como "cognitiva" porque tiene el foco en funciones y procesos mentales como la comprensión o el aprendizaje.

* La cognición es la suma de aprendizaje, atención, sentimientos, etc., al servicio de las empresas.

* Watson aprende de la empresa y del mundo.

* Puede modular y se adapta a cada cliente, uno de los factores diferenciales del producto.

* Es un sistema que funciona desde la nube (cobro por uso) y se diferencia de los tradicionales.

* Interactúa con los humanos (reconoce la voz) y recibe nueva información (no solo estructurada sino de cualquier fuente), cambia sus respuestas, es decir, aprende.

* Se convierte en un instrumento de soporte a las decisiones.

* Su fortaleza es su capacidad de leer e interpretar palabras, conocida como "procesamiento de lenguaje natural". Después de un breve entrenamiento, Watson puede digerir miles de documentos en minutos.

Por ejemplo, en una entidad bancaria, solo aprenderá de sus empleados y tendrá que aprender la terminología y productos propios de la empresa primero. A Watson se le enseña, pero aprende rápido a partir de millones de datos.

Cualquier usuario puede emplear las dotes de Watson. Es capaz de entenderle gracias a sus algoritmos de comprensión de lenguaje natural y también puede hablar y escuchar, como Siri y Cortana

En el caso del marketing, uno de los temas centrales de Amplify, Watson es capaz de saber cómo se sienten los clientes para así mejorar la experiencia o realizar una mejor campaña de mercadotecnia. 

También puede conocer a las personas a través de lo que escriben en redes sociales o saber si se les está agotando la paciencia cuando les atiende reemplazando a un teleoperador.

Harriet Green, gerenta general de Watson para la Internet de las cosas, comercio y educación en IBM, destacó en su discurso de apertura en Amplify que el marketing trabaja ahora menos en la ampliación creativa del mensaje de la compañía y más sobre la adopción de innovaciones para humanizar la participación de los clientes y hacerlo en niveles sin precedentes. 

"Este año al menos mil millones de personas serán tocadas de alguna forma por Watson", aseguró esta ejecutiva al mensurar el alcance de esta apuesta.

IBM trabaja en soluciones cognitivas con cerca de 400 asociados y unos 80.000 desarrolladores: además de decenas de acuerdos con universidades y centros científicos y tecnológicos.

Pero Watson exige una relación diferente con los clientes del Gigante Azul. Los sistemas informáticos se venden a los directores de sistemas, pero los compradores de la computación cognitiva son los responsables de la línea de negocio que quieren mejorar los procesos. 

Microsoft, Google y Amazon son los grandes rivales de Watson por sus grandes negocios en la nube y su experiencia en el campo de la inteligencia artificial.

El botín es muy atractivo: IDC, una empresa de investigaciones, predijo que el mercado, que se define como "servicios, software y equipo relacionados con IA", se disparará de 8.000 millones de dólares en 2016 a 47.000 millones en 2020.

SECCIÓN Tecnología