Legales
El juez Carlos Rossi ya había beneficiado a otro femicida
12-04-2017 Una periodista de Gualeguaychú denunció un antecedente similar del magistrado en 2013, quien liberó a un hombre que luego mató a su pareja
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Una periodista y abogada de Gualeguaychú denunció que no es la primera vez que el juez Carlos Rossi, quien liberó al homicida de la joven Micaela García, toma un rol protagónico y no precisamente por hacer justicia. Al parecer, el magistrado le habría permitido visitas conyugales a un violador que terminó asesinando a su pareja en la cárcel.

"Lo de Rossi no fue solamente con este caso", señaló Verónica Toller, y describió un caso que deja en claro los antecedentes poco favorables del juez que luego de ser cuestionado por liberar a Sebastián Wagner, asesino de Micaela condenado a nueve años de prisión por dos violaciones, decidió tomarse licencia por 20 días acusando "depresión".

En declaraciones a radio Continental, la periodista y abogada advirtió que "hubo otro caso terrible de una persona condenada por trata de personas. Había tomado prisionera a una nena de 15 años, violación entre medio, quemada con cigarrillo, golpeada, quebrada, cortada con alambre de púa y vidrio. Todo esto para obligarla a la prostitución. Ese tipo fue preso, pero a ese tipo Rossi le permitió no solamente salir, por ejemplo, con un policía al kiosco de enfrente a comprar bananas y ciruelas, sino también a llevar visitas conyugales con una pareja que se hizo después de caer preso. ¿Cómo terminó ese caso? Que mató a la chica, Jésica, de 23 años dentro de la celda de visita conyugal".

Antecedente
El femicidio que Toller narró es el de Jésica Beatríz Ocampo, de 23 años de edad, ocurrido el 12 de febrero de 2013 en el interior del Sector Unidad Familiar con hijo, de la Unidad Penal Nº 2 “General Francisco Ramírez” de la ciudad de Gualeguaychú.

El victimario es Juan Marcelo Schiaffino, de 38 años, el interno que al momento del asesinato estaba cumpliendo una condena de 13 años y cuatro meses de prisión efectiva a disposición del juez Carlos Rossi, por los delitos de “lesiones leves, privación ilegítima de libertad calificada, en concurso real con amenazas, concursadas realmente con lesiones leves, en concurso real con promoción de la prostitución, en concurso ideal con rufianería”.

El crimen del que fue víctima Jésica Ocampo, que era pareja de Schiaffino, ocurrió entre la madrugada y las primeras horas de la mañana del 12 de febrero. En el mismo lugar donde la pareja estaba haciendo uso del beneficio legal se encontraba la pequeña hija de la mujer, de dos años de edad.

Ocampo fue blanco de múltiples golpes de puño y puntapiés, que le ocasionaron graves lesiones externas e internas, a las que se sumó un estrangulamiento. El cuerpo sin vida de la mujer fue hallado por personal del Servicio Penitenciario de la UP 2, en el interior del dormitorio del sector, sobre la cama de dos plazas allí ubicada.

Por otro lado, Toller se refirió al caso de Micaela y explicó que "Wagner en 2010 violó a dos chicas, y está totalmente comprobado. Wagner es un tipo que no tiene luces, que actúa por impulso, por ferocidad. Cuando van esos dos casos de violación a juicio, él confiesa. Porque confesó, el fiscal Diego Young y la defensora de oficio, Angelina Herrera, acuerdan nueve años cuando la pena máxima para una violación de ese tipo es de 15 años, y con dos (violaciones) se puede sumar el total de una y la mitad de otra, pero no menos de 20. Nueve era una aberración". 

"Ahora Young es el que se rasga las vestiduras criticando a Rossi, entre comillas. Pero no solo esto: A continuación de que está condenado, aparece una chica diciendo que también fue violada (por Wagner)", indicó.

Y añadió: "Acá hay un patrón de conducta que dice 'no escucho las recomendaciones', porque también las había del equipo criminalístico del penal y de la fiscalía de que en el caso anterior, de Marcelo Schiaffino -que era el homicida-, de que no se le concediera las visitas conyugales. Evidentemente acá hay algo que no está funcionando", argumentó.

Por último, concluyó: "Herrera está cumpliendo hoy una suplencia como jueza de garantías en Concepción del Uruguay. Esta Justicia también hay que revisarla. Si no hubiese sido por la estrategia de la abogada, hoy Wagner tendría 30 años, porque le hubiesen sumado una tercera violación".


SECCIÓN Legales