Actualidad

Salud y productividad: la jornada laboral de seis horas, respaldada por nuevos estudios

17-04-2017 La reducción de las horas de trabajo diarias está siendo discutida en Europa y los Estados Unidos. Experimentos y estudios argumentan sobre los costos para las empresas, las mejoras en salud y la motivación de los trabajadores
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En febrero, después de casi dos años con jornadas de trabajo de seis horas, las enfermeras del centro geriátrico Svartedalens en Gotemburgo, Suecia, tuvieron que volver a sus turnos de ocho horas porque a primera vista los costos de este experimento superaron los beneficios.

No obstante, una nueva investigación vuelve a incidir en los beneficios de los horarios laborales más cortos, unos dividendos que se recogen con el paso de los años: salud y productividad.

La ciudad de Gotemburgo no extendió el experimento, en gran parte porque se acabó la financiación. Costó unos 12 millones de coronas (u$s1.300.000) contratar a 17 empleados adicionales necesarios para cubrir los vacíos generados por los horarios más cortos. La ciudad había presupuestado sólo dos años, y los legisladores dijeron que sería demasiado costoso implementar el proyecto en todo el municipio.

De modo que, por ahora, el proyecto llegó a su fin. Sin embargo, existen ahorros claros a largo plazo que el proyecto no tuvo en cuenta.

Trabajar menos horas se tradujo en trabajadores más saludables, constató el investigador Bengt Lorentzon en un nuevo artículo. "Estaban menos cansados, menos enfermos, tenían más energía al llegar a su casa y más tiempo para realizar actividades", explica Lorentzon.

Específicamente, las enfermeras se tomaron menos días de baja por enfermedad que cuando trabajaban jornadas más largas de ocho horas. Las bajas por enfermedad disminuyeron en comparación con los enfermeros del grupo de control y respecto a los enfermeros de toda la ciudad de Gotemburgo.

Las enfermeras del grupo de control necesitaron un 62,5% más de días por enfermedad durante el mismo período que los trabajadores del grupo experimental (los que tenían jornadas de seis horas). Las enfermeras que trabajaron menos horas necesitaron menos tiempo libre durante sus jornadas.

Si bien el estudio comprobó que existían varias mejoras con el cambio de jornada, no midió los potenciales ahorros de costes a largo plazo derivados de unas enfermeras con una salud más fuerte.

Pero una cosa es evidente, dice Lorentzon: el hecho de que las actitudes y la salud fueran mejores también estuvo acompañada de una atención de mejor calidad en el centro geriátrico. Es decir, se produjeron ciertos beneficios que son difíciles de medir analizando sólo ingresos y gastos.

En general, la población activa de enfermeras en Suecia presenta una salud más débil que el sueco promedio. Aunque el estudio no duró lo suficiente como para medir totalmente los efectos de las jornadas más cortas sobre la salud, la investigación indica que las enfermeras que trabajan sólo seis horas experimentan beneficios permanentes para la salud, lo cual se traduce en ahorro para la empresa que los emplea, indica elEconomista.

Un nuevo trabajo de investigación publicado en Mayo Clinic Proceedings constató que los empleados más saludables gastan la mitad en atención médica. Analizando a 10.000 empleados en un sistema de salud en Florida, los científicos comprobaron que los que tenían una salud cardiovascular "ideal", gastan unos u$s4.000 anuales menos en salud que los que tenían una salud cardíaca "deficiente".

"Un análisis más completo de Suecia debería incluir esta ventaja", explica Eduardo Sánchez, uno de los autores del estudio estadounidense y director médico de Prevención en la American Heart Association.

"La cuestión es ¿qué medían en términos de costes y qué se incluyó y no se incluyó?" El experimento de Svartedalens no calculó en absoluto el ahorro en salud que implica enfermeras más saludables, tampoco tuvo en cuenta la reducción de costes a largo plazo por el mejor trabajo de unas profesionales más fuertes y productivas.

Los beneficios de la jornada de seis horas
En un artículo reciente, The Guardian presentó los casos de varias empresas suecas que comenzaron a implementar la jornada laboral de seis horas, con el objetivo de tener empleados más felices y productivos. ¿Los resultados? Una serie de beneficios que se vieron traducidos tanto en el aumento de la motivación de los colaboradores como en el cumplimiento de los objetivos de la empresa. A continuación, algunos de ellos:

- Reducción de la rotación de personal. Los hospitales, centros de salud y pequeños negocios que llevaron a cabo el experimento notaron una reducción drástica de la rotación de personal. Maria Brath, fundadora de una startup digital que desde hace tres años trabaja con este horario, afirmó que se trata de una ventaja competitiva que atrae al mejor talento, ya que una mejor paga en otra compañía no sería comparable con las horas más cortas que su organización ofrece.

- Aumento de la productividad. Los centros de servicio de Toyota en Goteborg, Suecia, decidieron recortar el número de horas de trabajo de los mecánicos a seis desde hace trece años, ya que su estrés derivaba en errores frecuentes. Así, en lugar de tener un turno de 7 am a 4 pm, se crearon dos turnos de seis horas, con la misma paga pero una reducción en el tiempo y la frecuencia de los descansos. Desde entonces, el uso de las máquinas es más eficiente y las ganancias aumentaron en un 25 por ciento.

- Bienestar de colaboradores y clientes. En estos centros de servicio de Toyota también hubo un cambio de ánimo tanto en colaboradores como en clientes, ya que se logró reducir el estrés de forma considerable. Asimismo, aumentó el tiempo libre para dedicar a la familia o a los pasatiempos.

Sin duda, Suecia está a la cabeza de este tipo de políticas que buscan hacer una diferencia importante en el estilo de vida de los ciudadanos, pero el debate comienza a extenderse tambien hacia este lado del Atlántico. ¿Será la jornada de seis horas el futuro del trabajo?

SECCIÓN Actualidad