Tecnología

Oracle y su "arsenal de nubes" para asaltar los reinos de Amazon, Microsoft y Google

08-05-2017 Esta tecnología ofrece flexibilidad, descuentos y una ruptura de los contratos de software empresariales multianuales, que eran la columna vertebral de los ingresos de la compañía del multimillonario Larry Ellison. ¿Cómo intenta recortar la ventaja que le sacan sus rivales en un negocio imparable?
Por César Dergarabedian, enviado especial a Redwood, Silicon Valley, EEUU.
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Un trimarán, una impresionante embarcación de tres quillas con un mástil de una altura superior a la del Obelisco porteño, se encuentra detenida sobre unos pilares en el lago que separa las oficinas centrales de Oracle, el segundo mayor fabricante mundial de software, frente a una de las avenidas de la ciudad de Redwood, en pleno Silicon Valley californiano.

El USA 2017, con el que el equipo de Oracle ganó la competencia náutica Copa América en 2010, y que fue trasladado en un helicóptero desde los muelles de la cercana ciudad de San Francisco, es una metáfora de esta compañía de 40 años de vida, más de un siglo para los estándares de la meca tecnológica mundial.

Esta embarcación que tripulaban 11 personas en nombre de esta firma -cuyo valor bursátil asciende a u$s185.000 millones-, representa  a este gigante del software, que necesita achicar la distancia que le sacaron sus rivales directos en el imparable negocio de servicios y aplicaciones corporativas basadas en la computación en la nube: Amazon, Microsoft, Google y Salesforce.

Esta empresa, cofundada por Larry Ellison, uno de los hombres más ricos del mundo, convocó a unos 25 medios de todo el mundo (iProfesional fue el único por la Argentina), para que su plana mayor, encabezada por su CEO, Mark Hurd, explicara cómo lleva su "trimarán informático" para acercarse a los punteros en la carrera.

Oracle es una compañía que amasó dinero en las décadas del `90 y del 2000 en forma agresiva, con ofertas de servicios para bases de datos y análisis de ventas con las principales corporaciones de los Estados Unidos

Más de 300.000 firmas de todo el mundo utilizan sus bases de datos y 100.000 clientes compraron sus aplicaciones de negocio. 

Luego de esas décadas creció la computación en nube, una tecnología que ofrecía flexibilidad, descuentos y una ruptura de los contratos de software empresariales multianuales, que eran la columna vertebral de la máquina de ingresos de Oracle.

Encabezada por Ellison, se sumó al “cloud computing”, con diferentes adquisiciones. Este año planea expandir el alcance geográfico y comercial de su negocio con la compra de NetSuite, por 9.300 millones de dólares.

También agregará nuevas capacidades de inteligencia artificial y chatbot a su suite de aplicaciones de experiencia del cliente, que soportan profesionales de comercio, marketing, ventas y servicios.

Venta directa
Hurd dijo en la reunión con los medios que el cambio a la computación en nube, donde los clientes alquilan energía de supercomputación y aplicaciones, obligó al gigante del software a cambiar su manera de comercialización.

El CEO de la compañía utilizó el ejemplo de Lyft, el principal rival de Uber en el negocio de transporte de personas en automóviles a través de Internet, que utiliza la nube financiera de Oracle.

"Históricamente", dijo Hurd, Oracle escribía “grandes contratos” para los clientes, el departamento de compras los examinaba, los abogados de ambas partes negociaban los términos y eso sería todo. 

Pero las empresas iniciales (“startups”) como Lyft no tienen un departamento de adquisiciones formal, ni el mismo tipo de proceso de compra de tecnología que las grandes del ranking Fortune 500.

Eso significa, para Hurd, que “no podemos presentarnos con abogados y otras cosas”. Ante esto, Oracle tomó todos los términos que estarían en el contrato normal, y redactó otro en el que un cliente simplemente puede “hacer clic para aceptar”, parecido a los términos de servicio de los consumidores de iTunes.

Esta medida facilita que la empresa consiga rápidamente nuevos clientes, dijo el CEO de Oracle, quien atribuyó gran parte del éxito de Amazon a su capacidad para llevar clientes a su plataforma sin tener que hablar con un vendedor: “Creo que han hecho un buen trabajo creando un proceso de adquisición sin fricción para los clientes”.

Pez "telco" y peces gordos
Pero la compañía de Ellison no descuida a los peces gordos.

Durante la reunión con los medios anunció que AT&T, uno de los mayores operadores de telecomunicaciones de los Estadps Unidos, acordó adoptar su infraestructura y plataforma como parte de un convenio masivo que abarca petabytes de datos. 

La compañía no compartió una cifra específica, pero Hurd indicó que es una parte significativa del "más de exabyte" de información que posee.

"Muchos de esos datos se encuentran en las bases de datos de Oracle", dijo el CEO. "La oportunidad es que ejecuten todas esas bases en la nube", destacó.

El acuerdo prevé que AT&T migre varios miles de instancias de base de datos Oracle a la nube del proveedor junto con las aplicaciones que soportan. 

Además, el operador de telecomunicaciones decidió implementar Field Service Cloud, una plataforma para la gestión de trabajadores móviles que compite con las ofertas de Salesforce.

El acuerdo con AT&T destaca un elemento clave de la estrategia de la compañía para impulsar la adopción de su plataforma en la nube. 

Oracle está tratando de atraer a los clientes existentes para que trasladen sus implementaciones locales a sus centros de datos con la promesa de una mayor eficiencia y menores gastos generales.

Una estrategia similar tiene IBM, que también apuesta por su negocio en la nube para compensar las caídas en las líneas de productos tradicionales.

Publicidad
Otro segmento donde se mueve Oracle es en la analítica de publicidad en línea, que  pronto sabrá más acerca de lo que está viendo, dónde y cuándo una audiencia.

La empresa de Redwood acordó comprar Moat, una compañía que puede rastrear cuánta atención está prestando el público a los medios de comunicación en línea.

La plataforma de Moat rastrea los hábitos de navegación y visualización en dispositivos móviles y de escritorio, e incluso en los televisores conectados. 

Publicita su capacidad para separar el tráfico no humano de tal forma que los anunciantes no paguen por clics de bots, y cuantifiquen la audiencia y la visibilidad de los anuncios.

Oracle planea añadir la información de Moat sobre los hábitos de visualización a Oracle Data Cloud, que proporciona herramientas de analítica y datos sobre lo que los consumidores hacen y compran a los agentes de marketing y generadores de contenido. 

Entre los usuarios de Moat se encuentran marcas como Nestlé y Unilever y generadores de contenido como The New York Times, Facebook y Twitter

Snap se asoció con esta empresa en junio para medir cuántos de los anuncios en su plataforma fueron vistos y oídos por los usuarios de la aplicación Snapchat.

Convencer a los anunciantes de que están consiguiendo aquello por lo que están pagando es un gran problema para los generadores de contenido. 

Moat fue una de las primeras empresas en unirse a una campaña en mayo pasado para eliminar el fraude en el negocio de la publicidad en línea.

Competencia
Como líder mundial en software de bases de datos, Oracle tiene una ventaja en el importante mercado para las empresas que analizan millones de datos que flotan en la nube. 

Sin embargo, la empresa de Ellison entró tarde en el mercado de la nube, detrás de Amazon (u$s20.000 millones en ingresos relacionados con la nube proyectados para este año), Microsoft (u$s12.300 millones), IBM (u$s11.000 millones) y Salesforce (u$s10.100 millones). 

Los esfuerzos de Oracle ya están dando sus frutos. En sus más recientes llamadas trimestrales de ganancias, la compañía informó que sus ingresos por sus servicios en la nube saltaron 73% en un año. Fuentes del mercado estiman que al finalizar este 2017 llegará a facturar unos u$s5.600 millones.

Amazon, Microsoft y Google reúnen y venden enormes redes de servidores, almacenamiento y redes para empresas, la mayoría de las cuales no quieren construir más de sus propios centros de datos. 

Para ese fin, esas tres superpotencias de nubes gastaron por sí solas unos u$s31.000 millones el año pasado para ampliar su capacidad de centros de datos en todo el mundo, según The Wall Street Journal.

La oportunidad de negocio para el “cloud computing” es inmensa. Alrededor del 30% de las 6.200 corporaciones de 31 países están gastando en soluciones “cloud”, según la firma de investigación IDC.

Se espera que la cifra aumente al 43% en 24 meses, a medida que los grandes negocios migren a la tecnología por razones competitivas.

El futuro y la relevancia de Oracle están sujetos a su capacidad para convertirse en un jugador más grande en la nube.

Los ingresos de la compañía estuvieron prácticamente planos durante los últimos cuatro años, ya que las principales empresas migran a alternativas basadas en la nube y software como servicio y lejos de las licencias de software.

Otros elementos del éxito son confiabilidad, facilidad de uso y precio. Oracle puede ser desafiado allí, porque construyó un sistema grande y complicado de bases de datos, más grande que cualquier propuesta de Amazon, Microsoft o Google.

Sin embargo, Oracle tiene un activo potente y poco destacado: a pesar de su reputación como una empresa dura, cuenta con buenos ingenieros con décadas de experiencia. 

Los empleados vuelan dentro y fuera de Google o Facebook, pero parecen permanecer más tiempo, en promedio, en Oracle. Eso puede ser una ventaja cuando se trata de trabajar en proyectos complejos. 

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR