Impuestos
La AFIP ya vigila a un banco que ajustó su balance por inflación
15-06-2017 En el Gobierno no ocultan su malestar por la decisión de la compañía. Y buscan acciones ejemplificadoras para evitar que se repita en el sector                                                                                                    
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La decisión que tomó el BBVA Francés, de ajustar su balance por inflación al considerar que el Impuesto a las Ganancias era "confiscatorio", generó un inédito malestar en los funcionarios del Gobierno, que derivó en un operativo inesperado sobre la compañía.

A primera hora de la mañana, la AFIP ordenó realizar inspecciones en la entidad para identificar sus cuentas y revisar los criterios que había aplicado al armar sus estados contables. 

El enojo oficial parece más enfocado en los modos y el método que eligieron los ejecutivos. No señalan tanto el "pecado" de haber sido creativos con la contabilidad, para pagar menos impuestos, sino el hecho de que se hayan animado a hacerlo sin previa consulta.

La idea del Gobierno es, ahora, dejar en claro que la ley no permite hacer ajustes por inflación en los balances a ninguna empresa en la Argentina, y que están dispuestos a tomar acciones ejemplificadoras para todo el sector empresario.

"Se abre la orden de intervención y el proceso de fiscalización en el momento en que se detecta la inconsistencia. La inspección consiste en revisar los conceptos del balance", comentó a Ámbito Financiero una fuente del organismo.

El BBVA decidió hacer un "ajuste por inflación" en la presentación de su balance de 2016, al considerar que estaba habilitada para hacerlo porque el Impuesto a las Ganancias resultaba confiscatorio y hay jurisprudencia sobre el tema.

La decisión le permitió realizar un menor desembolso ante la AFIP y, de este modo, mostrar mejores resultados (ya en el primer trimestre de 2017) que los que hubiera tenido que informar en sus estados contables.

Apenas unos días después, el Banco Central objetó la decisión y lo obligó a hacer una previsión de $1.185 millones en junio en su balance (es decir, considerar este monto como una "pérdida"), para que pudiera hacer frente a una posible contingencia que debería afrontar ante un revés judicial.

Y ayer, finalmente, la AFIP decidió poner un límite sobre esta práctica que podría resultar peligrosa en una delicada situación fiscal como la actual. No se trata de la única compañía que decide hacerlo pero, sí, del primer caso dentro del sistema financiero. Las autoridades creen que están avaladas por la ley para impedirlo. 

Del lado del BBVA Francés, en cambio, consideran que hay suficiente jurisprudencia que permite hacer este ajuste. En otros bancos veían ayer con buenos ojos esta cruzada de los españoles, y hasta se entusiasmaban con que fuera la "punta de lanza" para que la Argentina empiece de una vez por todas a habilitar el ajuste por inflación en los balances.

Nadie lo olvida en el sector: fue el BBVA, precisamente, el banco que logró enfrentarse al Gobierno anterior en la Justicia y salir airoso en una contienda por sus operaciones de contado con liquidación. El caso terminó entonces sentando jurisprudencia para todo el sistema. ¿Correrá ahora la misma suerte? El banco resiste, por ahora, y mantiene su presentación en la Justicia.

SECCIÓN Impuestos