Comex

Mendoza busca desalentar las compras argentinas en Chile con una zona libre de impuestos

02-08-2017 El Poder Ejecutivo de esa provincia analiza un proyecto para mitigar el auge de las compras en el vecino país y proteger el comercio local  
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, analiza un proyecto que busca mitigar el auge de compras en Chile y proteger los comercios locales, que contempla la creación de una zona libre de impuestos a la que tendrían acceso sólo quienes vivan en la provincia andina.

"Estamos trabajando en un proyecto con el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, hace más de tres meses", adelantó Cornejo, y agregó: "No lo vamos a anunciar hasta que no lo tengamos listo, pero como línea general les tengo que decir que estamos trabajando en una especie de Zona Franca en la Cordillera para mendocinos".

La iniciativa busca paliar las mermas en las ventas de los comerciantes locales, afectados por los tours de compras que los mendocinos suelen realizar a Chile para adquirir principalmente productos electrónicos, indumentaria y electrodomésticos, con precios muy por debajo de los que pagan en la Argentina.

Cornejo subrayó que este proyecto para comercializar productos libres de impuestos sirve para atenuar pero no soluciona el problema de fondo.

"Vamos a tratar de ir bajando los precios con algunas cosas, como estas zonas francas, pero no es algo de fondo, es una solución parcial, a medida que pasen los años, iremos a una situación de equilibrio en los precios", añadió el mandatario mendocino.

La normativa implicaría un esfuerzo de las tres partes involucradas. “El Gobierno Nacional debería ceder algunos puntos de IVA, la Provincia tendría que cobrar menos Ingresos Brutos y los comerciantes se deberían comprometer a hacer bajas de precio significativas”, señalaron.

De todas formas aclararon que “aún queda mucho por definir y sólo se harán anuncios oficiales cuando esté todo acordado”.

El anuncio realizado por Cornejo provocó diferentes reacciones en el sector empresario. Uno de los que se mostró a favor del proyecto fue Federico Ostropolsky, presidente del Consejo Empresario Mendocino (CEM), quien consideró a la medida como “una buena forma de enfrentar el problema de la competencia de los comerciantes de Chile con herramientas de la Provincia”.

No obstante, el titular del CEM comentó al mismo tiempo que se debe buscar solución a la presión impositiva y los altos costos laborales. 

“La zona franca sería positiva, pero es importante que el Gobierno nacional avance en los proyectos que prometen disminuir la carga tributaria general”, apuntó.

Se mostró de acuerdo Marcelo Marra, presidente de la Cámara Empresaria de Comercio, Industria, Turismo y Servicios de Mendoza (Cecitys). 

“El solo hecho de que el Gobierno intente hacer algo para ayudar al comercio local, es más que alentador”, opinó.

“Además, la zona franca será beneficiosa si los comerciantes se comprometen a bajar los precios en función de las ventajas impositivas”, continuó el empresario. 

Como punto en contra, Marra reclamó por la “no inclusión” de todas las Cámaras en la formación del proyecto y coincidió en la necesidad de una disminución de la presión impositiva por parte de la Nación.

La mirada más crítica fue la de Adolfo Trípodi, presidente de la Federación Económica de Mendoza (FEM), quien consideró que “es una idea muy compleja y difícil de realizar”. 

El representante de los comerciantes explicó que “el concepto de zona franca es erróneo” y advirtió que “se debería crear leyes nacionales para hacerlo viable”.

Por otra parte, señaló que “es más importante que el Gobierno avance en la continuidad de Ahora 12, que sólo se logrará si elimina la retención de Ingresos Brutos a las compras a plazo”.

Más allá de las opiniones, habrá que esperar para saber qué define el Gobierno con la zona franca. Por lo pronto se especula con que bajen algunos precios tras la quita de restricciones a la Aduana de Mendoza, que no modificó nada respecto a las compras de particulares en Chile, pero sí abarató el costo de importación de juguetes, bicicletas y calzados para los mayoristas.

 

 

SECCIÓN Comex