Comex

Las exportaciones de biodiésel a Europa ayudarían a compensar el cierre de EE.UU.

07-09-2017 Argentina exportó a los Estados Unidos 1,5 millones de toneladas en 2016, mientras que había logrado enviar 1,4 millones a la Unión Europea en 2012, antes de la imposición de tasas. Analistas sostienen que la reapertura de este último mercado podría atenuar impactos negativos
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La reapertura del mercado de la Unión Europea (UE) para el biodiésel argentino en unas dos semanas compensaría "al menos en parte" el efecto negativo por la suba de aranceles de entre 50% y 64% impuesta por Estados Unidos, según sostiene un informe de la consultora Abeceb.

"Argentina era el principal exportador de biodiésel a la Unión Europea, explicando más de la mitad del total de importaciones de biodiésel del bloque europeo hasta 2013, cuando Europa impuso una tasa del 24,6% contra el biocombustible argentino. Con la rebaja de aranceles resuelta hoy, nuestro país podría compensar al menos parte del impacto negativo por el cierre del mercado dispuesto provisoriamente por Estados Unidos", afirmó.

El informe indicó que la Argentina exportó en 2012 a la UE u$s1.586 millones en biodiésel, lo que equivale a 1,4 millones de toneladas, pero esa fue la última vez sin arancel compensatorio en ese mercado a la importación del biocombustible; un año antes se habían vendido a ese destino u$s2.088 millones, o sea 1,7 millones de toneladas.

Así, mientras en 2012 las exportaciones a la Unión Europea representaban alrededor del 89% del valor total exportado de biodiésel argentino, "pasaron al 43% en 2013" y en 2015 esa participación "se redujo drásticamente al 1%".

En ese sentido, la consultora sostuvo que si Argentina "logra repetir los niveles de exportaciones de 2011 y 2012, se compensaría casi la totalidad del cierre del mercado de Estados Unidos, que alcanzó 1,5 millones de toneladas en 2016".

Sin embargo, planteó que "no es posible aventurar que Argentina podrá volver a exportar esas cantidades".

"En primer lugar, habrá que esperar el arancel finalmente implementado. Y también debe considerarse que Europa cambió su postura respecto a los biocombustibles", señaló.

Al respecto, Abeceb explicó que "en 2015 el Parlamento Europeo aprobó una legislación que obliga a una reducción gradual en el uso de agrocombustibles en el transporte, a un máximo permitido de 7% en 2021 y 3,8% de todo el combustible utilizado en 2030".

"El bloque consideró que el uso de alimentos para la producción de biocombustibles por su impacto en la deforestación y los cambios que producen en el uso del suelo acelera el cambio climático", explicó el análisis.

El cierre de EE.UU. y la apertura europea
El mes pasado, una investigación del departamento de Comercio de EE.UU. -que surgió de una denuncia de la National Biodiesel Board (NBB)- concluyó en forma preliminar que existen subsidios a la producción de biodiésel tanto en Argentina como en Indonesia. A raíz de esto, se establecieron aranceles provisorios a empresas de ambos mercados. En el caso argentino, se estableció un arancel de 57,01% para las empresas exportadoras.

A criterio del organismo, el subsidio está relacionado con el esquema de retenciones diferenciales, que hace que exista una muy escasa diferencia entre el precio de exportación del aceite de soja y del biodiésel argentino.

Tanto el Departamento de Comercio como la International Trade Commission (organismo independiente) deben confirmar sus decisiones. Las declaraciones de ambos organismos se esperan a para el 7 de noviembre en el primer caso y 22 de diciembre en el segundo, aunque podrían extenderse los plazos. La decisión final por lo tanto se espera para fin de año.

Antes de la definición de esta medida, Estados Unidos explicaba casi la totalidad de la demanda externa del producto, particularmente desde que se cerró el mercado de la Unión Europea. En 2016, las exportaciones de biodiésel alcanzaron un valor de u$s1.240 millones, de los cuales un 92% se exportaron a EE.UU. por un valor de u$s1.140 millones. En lo que va de 2017, se había profundizado esta tendencia, con un 99% de las exportaciones de biodiésel destinadas al mercado estadounidense.

El biodiésel juega un rol protagónico en la relación comercial bilateral, dado que del total exportado a EE.UU. en 2016 (u$s4.126 millones), la venta del combustible ecológico explica un 26,6% del total.

Ahora, Europa abre otro capítulo para el destino de los biocombustibles. Según el comunicado que la Cancillería argentina dio a conocer este jueves, “en un plazo de aproximadamente dos semanas”; el país tendrá efectiva la reapertura de ese mercado.

SECCIÓN Comex