Tecnología

El iPhone X es el "más frágil" de todos los teléfonos de Apple

07-11-2017 Dos portales estadounidenses realizaron pruebas de caídas con resultados negativos para el equipo de Apple. Además, sería el más caro y difícil de reparar
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El 3 de noviembre salió a la venta el iPhone X, bautizado de esa forma ya que este año se cumplió una década desde su primera versión. Si bien es el más caro en la historia del equipo, también ostenta otro récord poco optimista: dos pruebas muestran que es el que se rompe más fácilmente.

En este sentido, el sitio de noticias estadounidense CNET realizó un test de caídas: lo arrojaron desde una distancia de tres pies (0,91 metros). El iPhone X registró daños inmediatos tras la prueba.

Otro análisis realizado por el mismo portal realizó una segunda prueba, lanzando el teléfono con la pantalla hacia abajo. La resistencia del iPhone X volvió a fallar, ya que el equipo mostró más fracturas.

Los expertos de CNET no dudaron en recomendar que "está fuera de discusión" el uso del último celular de Apple con una funda protectora.

Hasta aquí, los daños son cosméticos. El sitio SquareTrade llevó las pruebas a un nivel más profesional, utilizando robots y otros aparatos  mecánicos diseñados para reproducir determinadas circunstancias para los tests.

Luego de lanzar el teléfono con la pantalla hacia abajo, desde una distancia de seis pies (1,82 metros), la pantalla y los sensores TrueDepth –que, entre otras cosas, permiten reconocer el rostro para desbloquear el equipo– no volvieron a responder correctamente.  

También probaron arrojar el equipo con la pantalla hacia arriba desde la misma distancia, lo que provocó que se destrozara el vidrio del panel posterior del iPhone X. Además, dejaron caer el teléfono de costado y la pantalla quedó inutilizable.

Otro experimento consistió en someter al equipo durante 60 segundos en una especie de secador de ropa, lo que terminó dañando la función de deslizar para desbloquear el teléfono. Y lo arrojaron desde un auto en movimiento, lo que terminó fracturando tanto el frente como el dorso del iPhone X.

Pero no todas fueron notas negativas: el último smartphone de Apple sobrevivió en el "test del ahogado", luego de 30 segundos de estar completamente sumergido en agua.

Todo esto logró que SquareTrade designara al iPhone X como el más frágil de los iPhones según su propia escala que le asigna una puntuación basándose en su resistencia a las diferentes pruebas.

No obstante, hay otra preocupación derivada de la fragilidad del iPhone X: su pantalla OLED es más cara para reemplazar que las LCD de las generaciones anteriores.

Según CNET, el cambio de pantalla costaría unos u$s279 en los Estados Unidos, mientas que el reemplazo del vidrio del panel posterior podría llegar a u$s550.

Es más: los técnicos de iFixit, un sitio para reparadores de electrónicos, califica al iPhone X con 6 puntos en su escala de "reparabilidad", es decir, en la mitad del ranking, por debajo de otros equipos de Apple, aunque por encima de los últimos Samsung S8.

De acuerdo con este portal, hay sólo un punto positivo para destacar: la batería es fácil de acceder.

En la otra punta, remarca dos características negativas. Por un lado, afirma que muchos componentes conviven con ensamblados complejos de cables, incrementando el costo de los repuestos. Por el otro, apunta que incluir vidrio tanto en el frente como en el dorso duplica la posibilidad de quebraduras, al tiempo que el vidrio posterior es muy difícil de remover en caso de que se dañe.

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR