Actualidad

Macri y los gobernadores sellaron un "histórico" acuerdo tributario para ordenar las cuentas públicas

16-11-2017 El Pacto Fiscal prevé una solución al conflicto por el Fondo del Conurbano, a partir del otorgamiento de bonos a diez años. Se desestimarán juicios por deudas. Hubo compromiso para reducir gastos e impuestos. En cuanto a las jubilaciones, habrá actualización trimestral por encima de la inflación
Por Federico McDougall
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente Mauricio Macri celebró el acuerdo alcanzado por su Gobierno con los gobernadores para establecer un nuevo Pacto Fiscal que posibilite un mayor control del gasto público y cambios sobre la presión impositiva a nivel nacional. 

El jefe de Estado no dudó en calificar como "histórico" el paso dado para dejar atrás los enfrentamientos crónicos con las provincias por el reparto tributario.

"Sé que ha habido incomodidades, pero todos sabemos que tenemos una responsabilidad enorme y no podemos esperar porque hay cuestiones de pobreza y empleo que debemos resolver", afirmó al sentarse a la mesa con los mandatarios provinciales.

Macri se refirió así a las febriles negociaciones que entabló su ministro del Interior, Rogelio Frigerio, con los gobernadores en la última semana después de que se dieran a conocer las condiciones del Pacto Fiscal. 

"No es fácil un acuerdo de este tipo con puntos de partida tan distintos pero estamos convencidos de que se dio un gran paso adelane", agregó el Presidente.

Antes de la firma, el jefe de Estado sostuvo que este es un avance "hacia el reformismo". 

"Si no generamos previsibilidad para motivar inversiones, nadie las va a generar", sostuvo. 

A nivel general, el acuerdo prevé una solución al conflicto por el Fondo del Conurbano, a partir de una redistribución de la coparticipación; suma además un compromiso para reducir gastos e impuestos.

En paralelo, el Gobierno nacional y las provincias acordaron desestimar los juicios cruzados por deudas entre las jurisdicciones. 

En cuanto a las jubilaciones, se acordó aplicar un mecanismo de actualización, que estaría por encima de la pauta inflacionaria.

El Pacto Fiscal se terminará de sellar con un paquete de leyes que en los próximos días se enviará al Congreso. La única provincia que no aceptó fue San Luis, comandada por los Rodríguez Saá.

Luego de la cumbre, se realizó una conferencia de prensa en la que, además de Frigerio, estuvo el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne. 

También participaron los gobernadores de Jujuy, Gerardo Morales; de Misiones, Hugo Passalacqua y de Tierra del Fuego, Rosana Bertone.

Durante el contacto con la prensa, Peña señaló que "independientemente de nuestro signo político, trabajamos todos juntos".

El funcionario coincidió con Macri al señalar que "se logró un acuerdo muy importante, histórico, que va a permitir avanzar ahora en una legislación lo refleje". 

El jefe de los ministros destacó que la reforma tributaria "también va de la mano de otro avance muy importante que se logró el miércoles con la CGT".

Jubilaciones
Dujovne confirmó que el Gobierno avanzará con su iniciativa de modificar el cálculo de ajuste jubilatorio y de la Asignación Universal por Hijo.

El Ejecutivo se comprometió a impulsar un proyecto de ley en el Congreso para que dicho cálculo contemple una fórmula "por encima de la evolución de la inflación", que se aplicará cada tres meses.

En paralelo, se acordó garantizar que los haberes sean de al menos el 82% del salario mínimo vital y móvil "para aquellas personas que hayan cumplido los 30 años de servicios con aportes efectivos", según el documento. 

"Lo que nosotros estamos implementando es un sistema equivalente al que existe en todo el mundo, que tiende a preservar el valor real de las jubilaciones, y ese es nuestro objetivo", dijo el funcionario.

Luego, explicó que la fórmula actual de ajuste jubilatorio "estaba siendo mal computada", puesto que no incluía a los beneficiarios de las moratorias previsionales y "era un problema que había que resolver".

En la previa, los gobernadores habían solicitado la inclusión de un adicional al costo de vida para dar un mayor argumento al apoyo de los legisladores en el Congreso y, en paralelo, para evitar presentaciones judiciales.

Además, se llegó a un acuerdo para impulsar la "eliminación de las inequidades generadas por los regímenes de jubilaciones de privilegio”.

En paralelo, el Gobierno financiará retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas en las plantas de empleados estatales provinciales y municipales.

El texto del pacto afirma que el programa de retiros incluirá incentivos para la reinserción laboral en el sector privado.

Ingresos Brutos y Sellos
El ministro Dujovne, destacó el compromiso de los gobernadores para darle competitividad a la actividad económica.

Las provincias se comprometieron a unificar las alícuotas máximas de Ingresos Brutos y reducirlas gradualmente para que el cabo de unos años muchas actividades, principalmente las que exportan, queden exentas.

"Esto viene a complementar el esfuerzo que estamos haciendo en la reforma tributaria nacional, que se empalma con la provincial", dijo el funcionario en conferencia de prensa junto a tres gobernadores.

Según lo rubricado, las provincias pactaron bajar "impuestos distorsivos", como Ingresos Brutos y Sellos, por 1,5% del PBI en los próximos cinco años.

Fondo del Conurbano y juicios
Uno de los puntos centrales del acuerdo gira en torno al Fondo del Conurbano.

Se definió que $40.000 millones vayan a las arcas de la provincia que conduce María Eugenia Vidal en 2018 y otra partida de $65.000 millones en 2019.

En paralelo, el Gobierno dará a las provincias bonos por $80.000 millones a diez años con una tasa del 6% anual a cambio de que desistan de reclamar deudas en la Justicia. 

"Todos hemos aceptado que los impuestos, que se habían creado en muchos casos en forma defensiva por mal funcionamiento de la política, han distorsionado la capacidad de recibir inversiones, de desarrollar el sector privado y de crecer", había afirmado previamente el Presidente. 

El pacto fiscal también prevé que los distritos -a excepción de San Luis, que no lo firmó- no incrementen sus gastos por encima de la inflación, en momentos en que la administración nacional busca ordenar las cuentas públicas.

Este conjunto de medidas se vincula con la Ley de Responsabilidad Fiscal, cuya aprobación en el Congreso también está incluida en el consenso.

La misma sostiene que la planta de empleo público no podrá variar a un ritmo mayor que el crecimiento vegetativo de la población, y que las administraciones provinciales no podrán contratar nuevos empleados antes de un cambio de administración. 

Como parte del plan para achicar gastos, el pacto además ratifica la intención oficial de eliminar los subsidios a la energía y el transporte en la Ciudad de Buenos Aires.

En el primer caso, en 2019 y en el segundo, en 2021.

Temas pendientes
El ministro del Interior aseguró este jueves que si bien se acordó el nuevo Pacto Fiscal, reconoció que por falta de tiempoquedaron algunos temas por negociar en las próximas semanas.

Entre esas problemáticas se encuentra la definición de un acuerdo para que los municipios tengan una regla deresponsabilidad fiscal.

También se consideró necesario trabajar en una reforma tributaria a ese nivel por las tasas locales.

En paralelo, "queda generar un mecanismo de compensación de créditos y débitos que hay entre el Gobierno Nacional y muchas jurisdicciones", dijo Frigerio en conferencia de prensa junto a tres gobernadores en la Casa Rosada.

Por qué no firmó San Luis
El vicegobernador de San Luis, Carlos Ponce, explicó que esta provincia no suscribió el acuerdo fiscal como el resto de los estados por considerar insuficiente la propuesta del Gobierno nacional.

Sin embargo, el jueves por la tarde se reunió a solas con el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, e informó que seguirán conversando en los próximos días.

"Era un tema complicado para San Luis; entendiendo que tenemos dos juicios con sentencia firme, que representan alrededor de $18.000 millones y otros sin sentencia. En total, representan $32.000 millones", señaló Ponce, en diálogo con Télam. 

Ponce, quien asistió a la reunión en la Casa de Gobierno en lugar del gobernador Adolfo Rodríguez Saá, con licencia por vacaciones en España, precisó que "no tenía las facultades" para aceptar la propuesta oficial, que incluía la entrega de bonos a diez años, y que debía consultar con la Fiscalía de Estado de San Luis.

"No podíamos firmar este acuerdo. A la provincia de Buenos Aires le acomodaron las cuentas y hoy se está llevando los $65.000 millones que irá cobrando hasta el 2020", dijo.

Al respecto, subrayó que a la provincia "no llegan Aportes del Tesoro Nacional" como asistencia, como los girados a otros distritos. 

"Pareciera ser que San Luis está fuera de todo ese tipo de ayuda o de aportes que tiene que dar la Nación. Incluso entendemos que hay como una suerte de discriminación, tanto en obras públicas y como en un montón de otros casos, que San Luis nunca recibió", agregó. 

Según Ponce, al abordar la cuestión del desequilibrio fiscal, el gobierno "no entendió todo el esfuerzo" que hace San Luis, que "hace mucho tiempo que tiene un equilibrio fiscal y tiene sus cuentas ordenadas con mucha responsabilidad".

"Otras provincias que no tienen la misma responsabilidad que nosotros y tienen problemas con sus cuentas, sin embargo son asistidas y le ponen todo a disposición para que puedan resolver sus inconvenientes", cuestionó.

"Me parece bárbaro que seamos solidarios pero sí que no nos discriminen ni nos dejen afuera a San Luis de la manera en la que lo están haciendo", concluyó.

Voces a favor
El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, aseguró que los mandatarios provinciales "no se llevaron todas las reivindicaciones" que hubieran querido, pero que "se logró un acuerdo satisfactorio para todas las partes".

Lifschitz destacó que el Gobierno haya puesto por escrito su compromiso de saldar la deuda por fondos de coparticipación que su provincia había ganado ante la Corte Suprema de Justicia. 

"En el contexto en el que comenzamos estas negociaciones, unas semanas atrás, con una propuesta muy desventajosa para las provincias, particularmente para las nuestra, creo que después de muchas discusiones, reuniones, se logró un acuerdo razonable", apuntó. 

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, en tanto, afirmó que el pacto fiscal fue un muy buen acuerdo federal para el conjunto de las provincias. 

"Planteamos acabar con los subsidios diferenciales que benefician a los habitantes de Capital Federal y del Gran Buenos Aires, y en eso hubo acuerdo y esos subsidios van a terminar; una parte, antes que finalice 2018; otra, a fines de 2019, y la que resta, cuando finaliza el 2020".

En paralelo, La gobernadora de Tierra del Fuego, Rosana Bertone, consideró que "es la primera vez en tantos años de pacto fiscal que las provincias no perdemos ni resignamos federalismo". 

"Es la primera vez que no perdemos; siempre hemos venido a los pactos fiscales a resignar o a perder. En este caso, todos pudimos ponernos de acuerdo y poner todo sobre la mesa. Fueron días de trabajo muy arduos, desde que nos reunimos la semana pasada con el Presidente", resumió Bertone. 

SECCIÓN Actualidad
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR