Tecnología

Cigarrillo electrónico: aseguran que no hay preocupación inmediata acerca de sus efectos a largo plazo

20-11-2017 Si bien su muestra es muy pequeña, las conclusiones de un estudio al que tuvo acceso iProfesional son alentadoras para quienes impulsan el e-cigarrillo. No se encontró ningún deterioro de la función respiratoria en los "vapers" en comparación con adultos no fumadores
Por César Dergarabedian, enviado especial a Londres, Reino Unido.
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Un estudio sobre el uso de cigarrillos electrónicos a largo plazo no muestra preocupaciones de salud en usuarios relativamente jóvenes que nunca fumaron tabaco.

El informe, en cuya presentación ante la prensa mundial en Londres, Reino Unido, participó iProfesional este viernes, fue llevado a cabo en jóvenes adultos que nunca fuman, y entre consumidores de cigarrillos diarios que fueron cuidadosamente seguidos por al menos 3 años y medio por un grupo de investigación dirigido por Riccardo Polosa en la Universidad italiana de Catania.

El estudio, que no tuvo el apoyo de empresas dedicadas al tabaco o al e-cigarrillo, demostró que:

* No hubo empeoramiento en los índices espirométricos (es decir, la función pulmonar).

* No se registró desarrollo de síntomas respiratorios.

* No hubo cambios en los marcadores de inflamación pulmonar en el aire exhalado.

* No se observaron signos de daño pulmonar precoz en la tomografía computarizada de alta resolución.

En el marco de la "Cumbre Ecig", la reunión anual de las partes interesadas en el "vaping" en Londres, en la que participó iProfesional, Polosa explicó que durante tres años y medio siguió a jóvenes "vapers" adultos que nunca habían fumado antes. 

Si bien su muestra es muy pequeña (31 personas al inicio, de las cuales quedaron datos completos de 21, 9 de ellas usuarios de e-cigarrillo), sus conclusiones son alentadoras para quienes impulsan el cigarrillo electrónico. Polosa no encontró ningún deterioro o disminución de la función respiratoria en estos "vapers" en comparación con un grupo de adultos no fumadores que nunca habían tenido un cigarrillo. 

También no observó cambios en la presión arterial o la frecuencia cardíaca. "A pesar de los problemas de salud, nuestro estudio muestra por primera vez que los vapers a largo plazo, que nunca han fumado en sus vidas, no incurren en ningún riesgo", afirmó el investigador.

Los vapers - todos adultos, mayores de 18 años - fueron reclutados de clientes habituales de una cadena de tiendas especializadas. Los propietarios fueron instruidos para preguntar a sus clientes habituales sobre su historial de tabaquismo y sus hábitos de cigarrillo electrónico.

Los vapeadores que nunca habían fumado o que informaron haber fumado menos de 100 cigarrillos durante su vida fueron considerados no fumadores y considerados para su inclusión en el estudio. 

También tenían que ser usuarios diarios de cigarrillos electrónicos durante más de tres meses. Los participantes tenían un promedio de 29 años, vapers regulares pero sin historial de tabaquismo. Un perfil raro que permite determinar el impacto en la salud del vapeo.

El grupo de control, que sirve como referencia para este tipo de estudio, estaba formado por personas que trabajaban en el centro hospitalario donde se realizó el experimento. Las personas fueron reclutadas de junio a septiembre de 2013 y la recopilación de datos se completó en marzo de 2017.

Durante estos años de seguimiento, ningún vapeador comenzó a fumar mientras que dos dejaron de vapear. 

Para este estudio en particular, el Comité de Revisión de Ética de la Universidad de Catania aprobó el protocolo del estudio y los participantes dieron su consentimiento informado antes de participar.

Durante los chequeos de la mañana, se registraron los signos vitales (presión arterial, frecuencia cardíaca, peso corporal) y las mediciones de la función pulmonar, los síntomas respiratorios y la inflamación de las vías respiratorias. Los detalles de los productos utilizados también fueron registrados.

No se pudieron detectar cambios significativos en los vapers durante el período de observación, ya sea a partir de los datos de referencia (obtenidos en la primera visita) o los sujetos de control. 

No se informaron signos patológicos en los pulmones o síntomas respiratorios en el grupo de vaping. Incluso los mayores usuarios de cigarrillo electrónico no han podido demostrar la existencia de lesiones pulmonares emergentes, como lo demuestran las medidas fisiológicas, clínicas o inflamatorias.

Según los autores del estudio, aunque el tamaño de la muestra es pequeño, sus resultados proporcionan información sobre el uso a largo plazo de los cigarrillos electrónicos. 

Según ellos, no es probable que plantee problemas de salud significativos para usuarios relativamente jóvenes, aunque reconocieron que los estudios adicionales sobre una muestra más amplia de sujetos, con y sin antecedentes de tabaquismo, serían más justificados

El trabajo de Polosa y sus colegas contribuye a la creciente literatura que reconoce que los "ecigarettes" son mucho menos dañinos que los cigarrillos de tabaco al mostrar que el vapeo a largo plazo no es asociado con signos de daño significativo al sistema respiratorio.

Este es un problema de salud pública muy importante. Con los cigarrillos que matan a más de 500.000 fumadores al mes a nivel mundial, esta investigación proporciona evidencia científica para cambiar la agenda de una estrategia de reducción de daños para reducir el número de muertos.

Según Donald P. Tashkin, profesor de la Escuela de Medicina David Geffen en la Universidad de California en Los Ángeles, "a pesar del pequeño tamaño de la muestra y la falta de comparación con los fumadores, un examen cuidadoso de los efectos a largo plazo sobre la salud del uso de cigarrillos electrónicos en una cohorte rara de usuarios regulares que nunca han fumado en su vida puede contribuir a la comprensión actual de los posibles riesgos para la salud asociados con el uso del cigarrillo electrónico". 

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR