Economía

Tras incidentes en el Congreso y la 9 de Julio, la reforma previsional se debate en Diputados con cacerolazos en distintos puntos de la Ciudad

19-12-2017 Esquinas emblemáticas y las inmediaciones del Congreso y la Plaza de Mayo se poblaron de manifestantes que reclaman contra el proyecto del oficialismo, luego de una jornada caliente que dejó 88 policías heridos y 60 detenidos. También hay concentraciones en el Conurbano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El debate en el Congreso por la reforma previsional tuvo un preludio de protestas: desde las 13.30, manifestantes de partidos de izquierda se enfrentaron con la policía lo que dejó un saldo de un centenar de heridos y detenidos.

Más tarde, mientras los Diputados seguían el tratamiento del proyecto, en las esquinas más importantes de la ciudad de Buenos Aires se concentraron vecinos para protestar mediante cacerolazos contra la reforma previsional.

Los puntos porteños con mayor cantidad de manifestantes fueron Scalabrini Ortiz y Corrientes, en Villa Crespo; San Juan y Boedo, en Boedo; Lacroze y Álvarez, en Colegiales; San Juan y Mateu, en San Cristóbal; Montes de Oca y Martín García, en Barrcas; y Medrano y Rivadavia, en Almagro, entre otros barrios. Otros puntos porteños fueron el Congreso y la Plaza de Mayo.

 

Pero también hubo protestas en algunas plazas y centros del Conurbano, como en Avellaneda, en el sur; Haedo y Ramos Mejía; y Olivos, frente a la residencia presidencial.

Las consigna fue "No al ajuste", en protesta contra la nueva fórmula de movilidad jubilatoria. En Twitter, personalidades afines al kirchnerismo aprovecharon para publicar fotos y videos en el lugar de los hechos.

Los cacerolazos también se "colaron" en el recinto. El presidente del bloque FPV en Diputados, Agustín Rossi, hizo mención a las protestas y hasta afirmó que hubo saqueos en Rosario, Santa Fe.

El caos
La coalición oficialista, junto a diputados que responden a gobernadores peronistas, reunió el qúorum reglamentario con la participación de 130 legisladores a las 14.12, con lo cual pudo iniciar la sesión especial en la Cámara baja para debatir la reforma previsional, que establece un nuevo sistema de actualización de haberes para la clase pasiva.

La sesión pasó a un breve cuarto intermedio tras lo cual se retomó el debate. Allí, se analizaron los pasos a seguir por el desborde social en las adyacencias del Parlamento. En los alrededores del Congreso reinó el caos durante largas horas: manifestantes arrojaron piedras y botellas a la policía, que respondió con balas de goma y gases. Hay varios heridos.

Tras replegarse el grueso de los manifestantes, el modo del operativo policial viró hacia la persecución y detención de una gran cantidad de personas que circulaban solas en las inmediaciones de la plaza.

Luego, un grupo de manifestantes se reunió en la avenida 9 de Julio, donde nuevamente hubo enfrentamiento con la policía, con piedrazos y gases lacrimógenos.

Los distrubios tuvieron un saldo provisorio de al menos 50 heridos, 15 de ellos policías, y más de 47 detenidos, según las primeras cifras, además de destrozos en comercios y motos policiales quemadas.

El director del SAME, Alberto Crescenti, dijo que hubo al menos "50 heridos, mayormente policías", y aclaró que ninguno reviste gravedad.

Una sesión trabada
A las 15.30, aproximadamente, la sesión se suspendió momentáneamente luego de que el diputado nacional por el FpV, Horacio Pietragalla, pidiera un cuarto intermedio por los incidentes en las afueras del Congreso. Por 125 a 111 se aceptó la propuesta. El presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó, llamó a los presidentes de bloque al Salón de los Bastones para definir los pasos a seguir. La oposición pide que se levante la sesión. El oficialismo por ahora no cede en esa solicitud y habla de intento de desestabilización.

Monzó aseguró que consultó en Casa de Gobierno si había una decisión de suspender el tratamiento de la ley por las dramáticas escenas que se viven afuera del Palacio Legislativo. La respuesta fue que en 30 minutos (pasadas las 16) estaría controlada la situación, algo que parece difícil.

Mientras afuera reinan los incidentes, en el interior del Congreso, en un debate caliente, se discute si se trata la iniciativa o no. 

Carrió habló de "golpe de estado" y "conspiración constitucional". Requirió una investigación judicial.

Agustín Rossi y Graciela Camaño, presidentes de bloque del FpV y el massismo, piden que se levante la sesión.

Por su parte, Nicolás del Caño, exige una "consulta popular". "No podemos seguir sesionando mientras reprimen al pueblo", afirmó y dijo que hubo balas de plomo. Luego, pidió una moción de orden para votar el levantamiento del debate. Ocurrió a las 16.13. Con 244 diputados presente, el resultado fue 114 afirmativos contra 128 negativos y una asbtención.  

En ese momento, la policía comenzó a avanzar contra los manifestantes.

Cruces
El diputado kirchnerista Leopoldo Moreau criticó este lunes, en una caldeada sesión especial para debatir la reforma previsional, a su par Elisa "Lilita" Carrió al señalar que "la República que pregona la diputada es la de la represión, es la que mete presos a opositores y deporta extranjeros", a lo que la líder de la Coalición Cívica respondió por la red Twitter y lo acusó de "ser parte del golpe del 2001", cuando fue derrocado Fernando de la Rúa.

La discusión se produjo en medio de una encendida sesión especial convocada para la reforma previsional, que se inició a las 14.15 y en la que aún pasadas las 17.30 no se pudo comenzar a tratar el temario de la deliberación, dado que se siguen planteando mociones para suspender el debate por parte de diputados del kirchnerismo.

En un encendido discurso, el exdirigente alfonsinista pidió "levantar la sesión" por los graves incidentes en las adyacencias del Congreso Nacional y en ese marco dijo que "no juguemos toda la noche a la ruleta rusa con la democracia argentina".

"Esta república que pregona la diputada –en alusión a Carrió– es la república de la represión, que mete presos a opositores y lee encuestas donde el 80% no quiere la ley previsional, pero el 20 pide mano dura", agregó.

Moreau le advirtió también al oficialismo que "despertaron el enano fascista y cuando uno lo despierta le tienen que dar de comer todos los días".

Carrió no tardó en responder, y por medio de Twitter le recordó al actual legislador K que "Moreau fue parte del golpe en 2001, cuando me ofrecieron ser ministro de Justicia", y señaló que "Moreau, gran traidor a la Nación, el que maneja ANSES hace 30 años".

"Que se quede tranquila toda la Argentina, que la paz le va a ganar a la violencia", agregó y se solidarizó "con los heridos de la Policía de Buenos Aires".

Previo a esa discusión, la presidenta del Frente Renovador, Graciela Camaño, aseguró que "el problema que tenemos en la calle no es el kirchnerismo corrupto, no es la oposición piquetera, como dijo este señor que está a tiro de moción de censura", en referencia al jefe de Gabinete, Marcos Peña.

Agregó que "en la década pasada hemos vivido muchas sesiones picantes y fuertes", y pidió "no bajar el volumen de la voz para hacer creer que somos los buenos. Los buenos no le roban a los jubilados, a los pensionados, y no pueden ser tan hipócritas que hasta nos olvidamos de los discursos que hicimos en el pasado".

Caos afuera
Este lunes, pasadas las 13.30, un grupo de manifestantes avanzó sobre el vallado que las fuerzas de seguridad desplegaron en el Congreso que fue frenado por una línea de efectivos de la Policía de la Ciudad armada con escudos.

Los disturbios tuvieron lugar sobre la avenida Rivadavia, metros antes de la avenida Callao. Allí, militantes de partidos de izquierda arrojaron piedras y botellas contra los efectivos, que respondieron con disparos de balas de goma y bombas de humo.

La tensión subió media hora antes de la hora prevista para el inicio de la sesión en la Cámara baja, en la que el oficialismo intentará aprobar la reforma previsional.

Por su parte, el juez federal Rodolfo Canicoba Corral había advertido este lunes a las fuerzas de seguridad que intervienen en el operativo por el paro nacional y el tratamiento de la reforma previsional en el Congreso que deben "ajustar su actuación a la ley evitando vulnerar bienes jurídicos".

Así lo hizo ante un amparo presentado por un grupo de exlegisladores que habían reclamado esta mañana el "ejercicio libre de los deberes y derechos" de manifestación ante los incidentes generados el pasado jueves en inmediaciones del Congreso Nacional.

Si bien el juez se declaró incompetente y giró el amparo a la justicia Contencioso Administrativo Federal, puso en conocimiento del mismo al juez de turno Sergio Torres y realizó esa advertencia a las fuerzas de seguridad.

En el Congreso
El jefe del bloque de PRO, Nicolás Massot , afirmó este lunes por la mañana que el quórum para tratar la reforma previsional en Diputados será "contundente".

El oficialismo debía lograr que 129 diputados se sentasen en sus bancas a las 14 para poder dar inicio a la sesión. 

Si bien para las 14 no había más de 115 presentes, casi quince minutos más tarde, a las 14.12, el Gobierno ya había 129 diputados dando el quórum.

Minutos antes se registraron incidentes frente al Congreso de la Nación. Volaban piedras y botellas, por el lado de los manifestantes; y la policía respondía con balas de goma y gas lacrimógeno. 

En este contexto, en el Parlamento, el oficialismo apuesta a aprobar la iniciativa que no logró tratar el jueves pasado. 

Para ello, el Gobierno contará con el apoyo de los gobernadores.

Según las cuentas que realizaron en la Casa Rosada, el oficialismo espera sumar a tres representantes de Salta, dos de Entre Ríos, uno de Neuquén y otro de Corrientes, que estuvieron ausentes en la tensa sesión de la semana pasada.

La mayoría de esos legisladores integran Argentina Federal, que responde a los gobernadores. Ese interbloque, que conduce el salteño Pablo Kosiner, garantiza en total la presencia de 25 diputados para dar quórum.

Con ese apoyo, el Gobierno no tiene dudas de que sentará entre 135 o 137 integrantes de la Cámara baja en sus bancas para arrancar el debate en el recinto.

"Hemos trabajado para alcanzar el quórum, aunque ya lo teníamos el jueves, en ese contexto llegamos a la definición del bono que fue una solicitud del Partido Justicialista", indicó Massot en las declaraciones radiales formuladas esta mañana.

Sobre la compensación acordada con los gobernadores para evitar desfasaje entre los dos sistemas de actualización de los haberes, Massot señaló que "no hay ninguna quita a los jubilados" sino que "lo único que hay es que, como consecuencia del cambio de sistema que será cada tres meses iba a haber un desfasaje, entonces decidimos dar el bono".

Desde la oposición no opinan lo mismo. Por caso, el diputado Agustín Rossi, presidente del bloque del FpV en la Cámara Baja, afirmó que “el bono que ofrece el Gobierno es simplemente una engaño pichanga que no resuelve ninguno de los problemas que esta reforma previsional ha generado”. El legislador nacional por Santa Fe dijo que prorrateado implica un aumento de $60 por mes.

El rol de los gobernadores
Mandatarios de una decena de provincias se reunieron este mediodía con el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, en su despacho del Congreso.

En el encuentro, del que también participaron el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, estuvieron presentes los gobernadores María Eugenia Vidal (Buenos Aires), Rosana Bertone (Tierra del Fuego), Gustavo Valdés (Corrientes), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Alberto Weretilneck (Río Negro), Juan Manuel Urtubey (Salta y Mariano Arcioni (Chubut).

Asimismo, participó el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en tanto que estaban representadas las provincias de Chaco y Misiones.

Los gobernadores dieron su respaldo a la reforma previsional y analizaban el tratamiento de ese proyecto, previsto para hoy en la Cámara baja. 

Según lo acordado, los diputados que responden a las gobernadores, votarán la reforma previsional, que modifica el sistema de actualización de los haberes jubilatorios, en una sesión especial que anticipa un fuerte debate entre el oficialismo y la oposición.

Paro de la CGT
La CGT dispuso este lunes un paro nacional por 24 horas desde el mediodía contra la reforma previsional, aunque los gremios garantizarán el normal funcionamiento del transporte hasta la medianoche.

"A partir del mediodía del día de este lunes comienza un cese de actividades. El paro será total desde las 0 hasta mañana al mediodía. El transporte funcionará de manera normal hasta las últimas horas del día de hoy a los efectos de que los compañeros movilizados y los trabajadores que han concurrido a lugares de trabajo puedan regresar a sus hogares", anunció el secretario general de la CGT Juan Carlos Schmid.

Durante una conferencia de prensa que compartió con sus pares Carlos Acuña y Héctor Daer, Schmid señaló que la reforma previsional "constituye lisa y llanamente una rebaja de los haberes a los jubilados, pensionados y los sectores más vulnerables".

Además, señaló que "el bono" anunciado por el Gobierno nacional "es una burla", al tiempo que precisó que si el Congreso finalmente no aprueba la reforma previsional, se levantarán las medidas de fuerza anunciadas.

chmid advirtió que la CGT manifestó su "rechazo absoluto a este proyecto de ley que ha sido llevado al parlamento promoivido por el Poder Ejecutivo" para modificar el mecanismo de actualización de los haberes previsionales.

"La CGT no ha participado en ninguna tratativa en esta ocasión. Es una lógica que no podemos compartir en ninguno de sus términos", subrayó el secretario general del gremio de Dragado y Balizamiento.

Por otra parte, señaló que la CGT propondrá al Gobierno y a los legisladores que "convoquen a una consulta popular" según el mecanismo previsto por la Constitución para para "ver si efectivamente la sociedad argentina está de acuerdo con que se lleve adelante" la reforma.

Schmid cuestionó además el operativo de fuerzas de seguridad federales realizado el último jueves en las inmediaciones del Congreso y se quejó de que los uniformados "primero tiran y después preguntan".

"El bono es una burla. El ajuste que hay es infinitamente mayor que el alcance de ese bono sacado como si fuera un parche de supervivencia", señaló además el sindicalista.

SECCIÓN Economía
LO MÁS LEÍDO
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR