Politica

Causa Hotesur: el contador de los Kirchner dijo que borró actas con "liquid paper" por orden de Cristina

22-12-2017 "Las enmiendas fueron realizadas por mí, pero no obedeció a ningún error malicioso”, dijo Víctor Manzanares, quien está preso en Marcos Paz y fue indagado por el juez Julián Ercolini. Contó que dejó de trabajar para la familia hace aproximadamente un mes
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El detenido contador de Cristina Kirchner, Victor Manzanares, admitió ante la Justicia que corrigió con "liquid paper" libros societarios y contables de la sociedad "Hotesur" a pedido de la expresidenta pero negó que se haya tratado de un "error malicioso".

Manzanares se refirió a "enmiendas con liquid paper" realizadas por él en los libros societarios y contables de la sociedad presidencial al responder a una pregunta del fiscal del caso, Gerardo Pollicita, durante la declaración indagatoria que brindó en el juzgado de Julián Ercolini, el 12 de diciembre pasado.

Según el documento al que accedió Télam, Manzanares explicó que, como contador de los Kirchner, estaba a cargo del "control y de la confección de los libros societarios y contables de Hotesur SA", que para la Justicia fueron adulterados.

Al ser trasladado desde la cárcel para declarar, Manzanares sostuvo que "las enmiendas con 'liquid paper' fueron realizadas por él", según la indagatoria a la que accedió Télam. Pero aclaró que "ello no obedeció a ningún error malicioso" y que se hizo a pedido de la ex presidenta.

"Explica que Hotesur SA era una sociedad cerrada y de familia y que él confeccionaba las actas de rutina. Refiere que luego del fallecimiento de Kirchner colocó en las actas que concurrían Cristina Fernández, Florencia Kirchner y Máximo Kirchner" a las asambleas, consignó el acta de su declaración.

Posteriormente, continuó, la entonces presidenta de Hotesur y sobrina de la ex presidenta Romina Mercado, "le acercó a Fernández los libros y vio esas actas por lo que le indicó que debía consignarse que concurría a esos actos Máximo Kirchner por sí y en representación de la sucesión de su padre".

Además, en su declaración, Manzanares sostuvo que si se cuestionan sus actos como contador también debía investigarse a los "auditores internos de las entidades en las que operaba la familia Kirchner y los responsables de las áreas de prevención del delito de lavado de activos que, por obligación, esas deben tener".

A su vez, consideró "obvio" que, "dada la trascendencia de las denuncias que políticos efectuaron sobre la familia en cuestión, nadie de los organismos o entidades citadas podía desconocer los riesgos de ser tratados como él".

"Expresa que considera relevante auditar las operaciones bancarias con respecto a Hotesur SA y la familia Kirchner; puntualmente la firma Price -auditora del Banco Santa Cruz SA- y desea ser considerado de la misma forma que los antes citados", concluyó.

Ercolini finalizó la ronda de indagatorias en esta causa que investiga el supuesto pago de sobornos a la familia presidencial a través del pago de falsos alquileres de plazas a los hoteles de Hotesur.

Entre los indagados estuvieron la expresidenta y sus hijos Máximo y Florencia, cuyas situaciones procesales se resolverán en febrero.

Manzanares está preso en otra de las causas que involucran a la ex presidenta, conocida como Los Sauces, nombre de un sociedad familiar, por orden del juez federal Claudio Bonadio, que lo acusó de entorpecer la pesquisa.

Según dijo al ser indagado, hace un mes dejó de ser el contador de la familia Kirchner.

La causa
Hotesur SA es la firma dueña del hotel Alto Calafate que -desde 2009 a junio de 2013- administró Lázaro Báez, acusado también en esta causa. Sólo por administrar el hotel, el dueño del Grupo Austral pagó a la expresidenta $27.592.110, según consigna un informe pericial. El contrato fue en dólares e incluía un canon mensual por la explotación comercial de 40 mil dólares.

Pese a que año a año pagó cada vez menos, siempre fue el principal cliente. En el análisis de los alquileres que año a año pagó el empresario K, se detalla que en el primer período abonó $6.829.240. El número decreció anualmente hasta 2013, cuando por seis meses se abonaron $2.937.672s. Durante dicho período, la Justicia investiga en paralelo, la adjudicación de contratos viales que recibió Lázaro Báez: 52 por $ 46.000 millones, una cifra actualizada a 2016, publicó Clarín.

Además entre 2011 y 2012, con siete de sus sociedades, Lázaro Báez alquiló habitaciones que nunca utilizó de tres hoteles de la ex mandataria por $11 millones.

SECCIÓN Politica