Economía

Cristina reconoce al cepo al dólar y a Guillermo Moreno como errores

14-02-2018 En reuniones con excolaboradores habla de errores económicos. Afirma que las restricciones al dólar fueron negativas y es muy dura con el exsecretario de Comercio                                                                                     
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En los últimos encuentros políticos que mantuvo con excolaboradores, se habla de una Cristina Kirchner que señala que algunas "medidas de su Gobierno" no tuvieron "el efecto positivo deseado" y que, quizá, "no deberían haberse tomado".

En al menos cuatro encuentros de las últimas dos semanas, incluyendo algunos de los últimos días, la expresidenta, aunque sin profundizar, reconoció que la aplicación del cepo cambiario, de haberle dado cierto poder omnipresente a Guillermo Moreno y de haber atormentado las cifras del INDEC, terminaron "siendo contraproducentes" y minando la "credibilidad" de su Gobierno, señala Ámbito Financiero.

El reconocimiento incluso llegó al punto de hablar de la necesidad de "haber escuchado más voces antes de tomar decisiones", pero aún culpa a las "presiones de los poderosos" por las medidas criticadas.

En un solo capítulo deja claro que no está arrepentida y que profundizaría sus acciones. Para la exjefa de Estado, su mejor hombre en la economía fue y es Axel Kicillof, y cualquier futuro posible deberá ser con el exministro de Economía dentro de sus huestes. 

Cristina de Kirchner no menciona la palabra cepo. Pero reconoce que las "restricciones" al acceso a las divisas fue un error, al que "se vio empujada a cometer" pero que obedeció a una situación "que no era fácil".

La expresidenta se refiere a lo que ella misma interpretó entre octubre y noviembre de 2011 como un intento de forzarla a devaluar el peso, luego de haber vencido en las elecciones presidenciales por un 54 por ciento.

Antes de reasumir, y mientras armaba su gabinete económico, que llevaría a Hernán Lorenzino al Ministerio de Economía en reemplazo de Amado Boudou, que asumiría como vicepresidente, luego fallido, hubo presiones para devaluar la moneda, que en esos tiempos cotizaba a 4,3 o 4,5 pesos. 

Sobre Guillermo Moreno, la expresidenta es terminante e implacable en su opinión negativa. Hasta, a veces, llega al insulto. En este punto, en varias oportunidades fue explícita y consideró el haberle dado tanto poder al exsecretario de Comercio como un verdadero error político.

Hasta reconoce como una cuestión personal no haberle pedido su renuncia aún antes de noviembre de 2013, cuando luego de haber perdido las elecciones legislativas de medio término, Moreno dejó la secretaría.

Señala al exfuncionario como el culpable de la desarticulación del INDEC, y considera esa acción como una "bola de nieve" de la que no se pudo salir. Más enojada está aún con los pasos que el exsecretario tuvo una vez que dejó su función de diplomático romano y comenzó su andar como hombre del peronismo porteño independiente, precisa el matutino. 

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR