Economía

Los banqueros internacionales pronostican una reelección de Macri en 2019 por dos años de crecimiento de la economía

20-03-2018 Un documento del Instituto de Finanzas Internacionales difundido en coincidencia con la reunión de ministros de finanzas del G20 admite que el país tiene por delante un año difícil pero cree que, pese a todo, existen condiciones para que la economía crezca dos años seguidos
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Instituto de Finanzas Internacionales (IIF, por sus siglas en inglés), una organización que agrupa a los bancos más importantes del mundo, realizó el domingo y el lunes su conferencia en Buenos Aires en el marco de las reuniones en paralelo del G20. En los dos días de conferencias, donde pasaron Nicolás Dujovne y Federico Sturzenegger además de banqueros mundiales y fondos de inversión, publicaron su informe mensual sobre la economía argentina titulado "Argentina: un año difícil".

En el paper, Martín Castellano -el economista jefe del IIF- proyectó que el crecimiento se acelerará gradualmente este año. "Estimamos que la economía creció 2,7% en 2017, frente a una contracción de 2,2% en 2016, impulsada por una mejora en la inversión y consumo privado. Se espera que llegue hasta 2,9% y 3,2% en 2018 y 2019, respectivamente, impulsado por la inversión", señalan.

El IIF dice que el crecimiento del empleo y el crédito debería ayudar a mantener el consumo privado. Una recuperación en Brasil, el principal socio comercial de Argentina, y sólidas perspectivas de crecimiento para la UE y EEUU Impulsarían la demanda externa, favoreciendo al sector manufacturero.

A pesar de las alzas tarifarias de servicios y "difíciles negociaciones salariales", la inflación "debería retroceder progresivamente durante el año. Pero la incertidumbre en torno a la el ritmo de la desinflación, sin embargo, sigue siendo significativa", advierten los banqueros.

En otro pasaje, el IIF habla directamente de que existen varios riesgos que nublan las perspectivas macroeconómicas. Señala la combinación de demanda reprimida, políticas de ajuste monetario para frenar la inflación aún alta y una consolidación fiscal limitada, sumado a la dependencia de la entrada de dólares, deja al país expuesto a los cambios en el sentimiento de los inversores y podría convertirse en un lastre para el crecimiento.

Por otra parte, afirman los banqueros, "los pasos del gobierno para lograr una combinación de políticas más equilibrada y eliminar las distorsiones heredadas de años de mala administración de las políticas han estimulado la tensión social".

"Además, el peso se ha debilitado de manera sostenida en lo que va del año, reflejando condiciones políticas y externas más desafiantes en medio de un creciente déficit de cuenta corriente", recuerda el IIF.

Para el organismo, en este contexto mejorar la posición fiscal y avanzar en las reformas de mejora de la productividad son fundamentales para seguir reduciendo la inflación, mitigar la vulnerabilidad externa y fomentar el crecimiento impulsado por el sector privado. "Atender estos frentes mientras se mantiene la estabilidad política y social es una importante tarea de política que impulsaría la sostenibilidad del marco macroeconómico actual", evalúan.

Para el IIF, la administración macrista ha cumplido la mayoría de sus objetivos hasta el momento, que incluyó el crecimiento inicial, la reducción de la inflación y el mantenimiento de su apoyo político contra una oposición altamente fragmentada.

"El ajuste monetario, el mayor acceso al financiamiento externo y un enfoque gradual hacia la consolidación fiscal y las reformas han sido pilares de la estrategia oficial. Esto ha resultado en una disminución constante de los costos de endeudamiento soberano", remarcan.

Y se juegan más allá a la hora de pronosticar cómo Cambiemos podría llegar de cara al próximo año electoral. "Un período proyectado de expansión ininterrumpida en la actividad y la disminución de la inflación debería ayudar a reunir apoyo público por políticas prudentes antes de la carrera presidencial de 2019", señalan.

No obstante, varios factores podrían descarrilar esta perspectiva constructiva a mediano plazo. Los principales riesgos incluyen: un deterioro sostenido del contexto externo (eso lleva a costos de financiación más grandes); ii) pérdidas superiores a las esperadas en la competencia externa por ser más competitivos y una escalada del conflicto social y político si las condiciones macro no mejoran como se esperaba.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR