NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Tecnología

Por primera vez, el INDEC medirá el consumo de los servicios digitales en el hogar

Censo digital: por primera vez, el INDEC medirá el consumo hogareño de Internet, celulares y tablets

La Encuesta Nacional de Gasto en Hogares (ENGHO) está en pleno proceso. Se incluyeron, esta vez, nuevas preguntas vinculadas con las telecomunicaciones

Por Andrea Catalano
11.06.2018 05.46hs Tecnología

¿Contrata servicios de streaming? Y los servicios de internet, ¿los tiene en combo con la televisión por cable? Las preguntas pueden resultar obvias. Pero es la primera vez que estas consultas se incluyeron en la Encuesta Nacional de Consumo en Hogares (ENGHO) que realiza el INDEC.

Por primera vez, a la hora de evaluar los gastos de telecomunicaciones, se pondrá foco en las nuevas modalidades de contratación de servicios empaquetados y hasta en los nuevos consumos digitales que se realizan en los distintos sectores del paí­s.

Se indagará también si compran por internet y si lo hacen en sitios nacionales o extranjeros y de las respuestas se obtendrán el dato de gastos de canasta de telecomunicaciones oficial más completo que se haya alcanzado hasta ahora.

La actividad está en pleno proceso. La nueva edición de la ENGHO se lanzó en noviembre de 2017 cuando se inició el trabajo de campo, que concluirá en noviembre de este año.

Es una tarea que el Instituto Nacional de Estadí­sticas y Censos realizó ya en cuatro oportunidades desde el retorno de la democracia. Y donde las preguntas que más cambiaron desde entonces fueron las relacionadas con las telecomunicaciones y la electrónica de consumo. En esta quinta edición es donde más se notará la diferencia. En otras palabras, será la más marcada por los tiempos digitales.

Los técnicos del INDEC que llevan adelante la tarea advierten que hoy la compra del teléfono móvil es lo más importante, en la consideración de los ciudadanos. Porque es el punto desde el cual se conectan a internet. Y esto es uno de los parámetros que llevó a hacer nuevas preguntas en la encuesta que se encuentra en pleno desarrollo.

Todo indica que los resultados del sondeo que finalizará este año se mostrará fuertes cambios en los consumos de telecomunicaciones por hogar. Respecto de mediciones anteriores y también de lo que ocurre con otros servicios públicos, por más que en el rubro de telecomunicaciones general sólo la telefoní­a fija es un servicio público.

Se estima que, al finalizar el sondeo, las cifras hayan experimentado fuertes cambios respecto de encuestas anteriores. "Por los números que van llegando se ve que el gasto de comunicaciones en el hogar es más alto que el de cualquier otro servicio público", dijo a iProfesional, Guillermo Manzano, director de Estudios de Ingresos y Gastos de los Hogares del INDEC. Aún cuando todaví­a no es posible tener números finales.

No obstante, esa percepción parece tener asidero tanto cuando se recuerdan los montos de las facturas que llegan al hogar, como cuando se hace la consulta entre las prestadoras de los esos servicios públicos.

Hacer el ejercicio respalda parte de lo que ya se vislumbra desde la ENGHO: Mientras en Capital Federal ningún servicio de banda ancha (sin promoción) baja de los $600 o $700, el consumo promedio de los 2 millones de clientes que tiene Edenor se ubica en los $446, a mayo, según datos de la empresa. Y si se trata del gas, los 2,3 millones de usuarios que posee Metrogas pagaron en promedio una factura de $704 en abril, según información de la empresa.

Si las telecomunicaciones están compuestas, además, por la telefoní­a fija, la móvil y la televisión por cable, la cuenta final de este sector será muy superior a la del resto de los servicios públicos. Y si bien en los datos finales del sondeo del INDEC figurarán los porcentajes de lo que cada gasto representa en el hogar -y no los precios- es posible aventurar que la participación de las telecomunicaciones será importante.

La decisión de introducir nuevas preguntas se tomó ante la evidencia empí­rica de que los argentinos están consumiendo y contratando servicios de telecomunicaciones bajo nuevas modalidades. Comportamientos que, además, se van a ver fuertemente modificados hacia adelante, en momentos en que el paí­s avanza, aunque lenta y trabajosamente, hacia una mayor convergencia de las telecomunicaciones.

"Ahora se pregunta si se contratan servicios de streaming, si los servicios de internet y televisión se los adquiere en paquetes, y si compra por internet", explicó a iProfesional, Santiago Boffi, coordinador de la ENGHO.

Entre las preguntas nuevas se incluye si los hogares consumen banda ancha más telefoní­a, o banda más TV por cable o, inclusive, banda ancha más TV por cable más telefoní­a fija. Estas alternativas engloban las variantes móviles y satelitales, todo dentro del rubro Paquete de Servicios de Comunicación.

También se hará la diferenciación dentro del Servicio de Televisión, pues la pregunta gira en torno a la tecnologí­a, es decir, si se trata de televisión por cable o satelital.

En cuanto a la telefoní­a fija, la consulta irá por el servicio básico tal como se lo conoce o si se usan tarjetas para poder hablar, una modalidad que se implementó hace más de 10 años, tras las crisis del 2001.

En cuanto a internet, aparecen las preguntas relativas a si el acceso se realiza desde la conexión telefónica, o por cablemódem, por satélite o si es ví­a teléfono móvil. Acá entran, a su vez, las consultas vinculadas con los servicios de streaming, sean videos, música, o pelí­culas por la web.

Si bien muchos de estas aspectos están medidos desde el sector privado, se trate de consultoras o de asociaciones empresarias, la validez de esta medición es que será oficial y que podrá ser contrastada con esos datos, dado el universo de casos que toman. Actividad que sólo un organismo como el INDEC está en condiciones de desplegar de manera tan vasta.

La evaluación alcanza a 45.000 viviendas distribuidas en todo el territorio nacional, en poblaciones urbanas y rurales que están por encima de los 500.000 habitantes o que cuentan con sólo 2.000 ciudadanos constantes. Tal la dimensión de la muestra.

La selección de hogares se realiza según estrato socioeconómico y representa a las viviendas de cada uno de ellos. Los elegidos deben contestar, en una semana, cinco cuestionarios, a saber:

1. Caracterí­sticas de los hogares.

2. Gastos diarios (alimentos, bebidas, artí­culos de limpieza)

3. Gastos varios (telecomunicaciones, transporte, ropa, consultas médicas, etc)

4. Gastos personales para miembros de 10 y más años (entrada al cine, viaje en colectivo, etc)

5. Ingresos.

"Los datos contribuyen a definir la canasta IPC (Indice de Precios al Consumidor) y la lí­nea de pobreza", explicó Manzano, quien admitió que el acceso al teléfono móvil es básico para los segmentos de menores ingresos económicos puesto que es el único punto con el cual se puede conectar a internet y, a partir de allí­, buscar trabajo, solicitar una emergencia, y demás servicios

Mediciones cargadas de vértigo
Aunque hoy no es posible tener datos concretos sobre el consumo de la canasta de telecomunicaciones por estar en pleno trabajo de campo, la percepción indica que volverá a crecer de manera exponencial, tal como viene ocurriendo desde las primeras mediciones realizadas allá por 1985/1986, en plena vigencia del Plan Austral de la presidencia de Raúl Alfonsí­n.

En aquel entonces, las telecomunicaciones tení­an una participación del 0,9% en el gasto por hogares. Era la época en que tener teléfono fijo era tan difí­cil como ganar la quiniela y que, según en qué parte del paí­s se viviera, el acceso a productos de electrónica de consumo era un lujo de unos pocos.

Ese mismo í­ndice saltó al 2,4%, es decir, estuvo cerca de triplicarse en la medición de 1996/97 cuando, en pleno menemismo, se realizó la primera medición a nivel nacional. La primera se habí­a concentrado sólo en el área metropolitana y GBA. Por ende, la de los '90 se constituyó en la primera que barrió todo el territorio argentino.

¿Qué ocurrí­a en aquel entonces? La Argentina se encontraba en plena ola privatizadora. Hací­a apenas tres años que habí­a arrancado la telefoní­a móvil de manera masiva. Sólo existí­an Miniphone (una compañí­a conjunta entre Telefónica y Telecom) y CTI que, en conjunto, no llegaban al millón de habitantes. Para conectarse a internet habí­a que marcar el 0610, escuchar un ruidito sordo y esperar a la buena suerte pues tampoco existí­a lo que, años más tarde, se conocerí­a como alta velocidad, la banda ancha.

¿Cómo es que saltó tanto el í­ndice entonces? Porque fue la época de la construcción de redes telefónicas basadas en cobre que, en poco tiempo, logró que la mayorí­a de los hogares del paí­s, tuviera teléfono fijo. En sólo 15 dí­as era posible tener el servicio. Desde entonces, ya no hubo que ir a la casa del vecino a pedirlo prestado para hacer una llamada insalvable.

Cambió el milenio. No hubo error informático. Y se llegó a la medición de la ENGHO de 2004/2005. Se habí­a superado la crisis de 2001, la Argentina se encontraba en plena etapa de recuperación y crecimiento. También de las telecomunicaciones. En el lapso, entre medición y medición, y pese a la crisis, los argentinos conocieron internet a través de cibercafés y locutorios. Y vieron que conectarse era bueno.

El consumo de la canasta de telecomunicaciones volvió a saltar. Ahora, hasta el 3,9% a nivel nacional. La decisión de contratar internet en el hogar, la irrupción del cablemódem como alternativa, la web, en definitiva como ventana para pispiar nuevas oportunidades comenzó a ser un hecho.

Así­ se llegó a la encuesta de 2012/13, donde también se advierte un salto. Para ese entonces, el gasto de telecomunicaciones en el hogar alcanzaba el 5% del total. Sin embargo, esta medición no es muy tomada en cuenta a nivel técnico.

Sucede que, cuando se la efectuó, no fue posible obtener una muestra lo suficientemente amplia, y muchos datos generaron muchas dudas, razón por la que decidió encararse la nueva ENGHO el año pasado. A la falta de amplitud de la muestra debe agregarse la situación de inestabilidad que afectó al INDEC desde 2006 en adelante.

Por eso, en la que se encara ahora, no sólo se abordan nuevamente cuestiones de aquel sondeo sino los nuevos, más acordes a los tiempos digitales. Pero también los relativos a comportamientos que "vuelven" como la compra de discos de vinilo.

"Respecto de la compra de aparatos se pregunta siempre sobre los existentes en el mercado. Por ejemplo, ahora se vuelve a preguntar sobre los vinilos porque hay un resurgimiento de ese segmento", señaló Boffi.

Al igual que en oportunidades anteriores, este tipo de gasto continúa agrupándose en un paraguas mayor de Transporte y Telecomunicaciones, pese a que la relevancia de este último es creciente.

La encuesta se extiende a lo largo de 52 semanas de las cuales 48 quedan bajo estudio puesto que, por cada trimestre, se da una semana de descanso. Ya hay más de 29 semanas relevadas.

"La consulta se hace de manera simultánea en todo el territorio. En esta encuesta se hará un mejor barrido puesto que se están relevando centros urbanos desde 2.000 habitantes en adelante. En la encuesta anterior la medición se tomaba en localidades desde 5.000 habitantes. Y todas las semanas se están realizando los sondeos a los diferentes estratos sociales y geografí­as", señaló, por su parte, Ariel Rabasa, coordinador nacional de Relevamientos del INDEC.

Se trata, como se dijo, de una evaluación sobre cinco estratos sociales distintos divididos por áreas compuestas, cada una de ellas, por unas 300 a 500 viviendas. La muestra más importante del paí­s a cargo de más de 500 personas.

La ENGHO, por ende, permitirá echar luz sobre el gasto total de hogares y, a partir de ahí­, obtener la comparación más fidedigna realizada en tiempos digitales.

Más sobre Tecnología
Te puede interesar
Zoom Recomendadas