Economía

Hay acuerdo con el FMI: préstamo de u$s50.000 millones y eliminación de déficit fiscal en dos años

07-06-2018 El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, y el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger, comunicaron los detalles del acuerdo y las pautas necesarias para conseguir la "convergencia hacia el equilibrio fiscal". Christine Lagarde, titular del Fondo, felicitó al Gobierno por este convenio
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Finalmente, tal como adelantó iProfesional, el Fondo Monetario otorgó a la Argentina un crédito "stand by" de tres años por u$s50.000 millones, esto significa 11 veces la cuota de la Argentina al organismo multilateral de crédito.

"Felicito a las autoridades argentinas por haber llegado a este acuerdo. Como lo hemos destacado anteriormente, se trata de un plan concebido e instrumentado por el gobierno argentino y que pretende fortalecer la economía en beneficio de todos los argentinos. Me complace saber que podemos contribuir a ese esfuerzo brindando respaldo financiero, que apuntalará la confianza del mercado, dándoles a las autoridades tiempo para abordar un abanico de vulnerabilidades de larga data", señaló Christine Lagarde, directora del FMI.

"Como parte de ese respaldo, tanto el FMI como el gobierno argentino tienen intención de colaborar para que se tomen las medidas y se activen integralmente los recursos necesarios a fin de proteger a la población más vulnerable a medida que avancen las reformas económicas", completó la directiva en un comunicado.

Por su parte, el Gobierno aseguró en un documento distribuido a la prensa: "Para asegurar una más rápida convergencia al equilibrio fiscal, las nuevas metas de resultado fiscal primario son:-2,7% del PBI en 2018 (vs. -3,2% con las metas previas), -1,3% en 2019 (vs. -2,2% antes), equilibrio primario en 2020 (vs. -1,2% antes) y superávit de 0,5% en 2021 (vs. 0% antes). En el acumulado 2018-2021, esto significa una reducción acumulada del déficit de 3,1% del PBI, alrededor de USD 19.300 millones".

"El nuevo sendero de convergencia fiscal permitirá que el ratio deuda pública a PBI comience a reducirse a partir de 2019. Para reducir la inflación el plan refuerza el esquema de metas con tipo de cambio flotante y fortalecimiento de la autonomía del Banco Central. Las metas de inflación son: 17% para 2019, 13% para 2020 y 9% para 2021", completó el documento.


El ministro de Hacienda y coordinador del gabinete económico, Nicolás Dujovne, celebró el acuerdo: "Estamos muy, muy contentos, porque nos van a permitir seguir el camino hacia el equilibrio fiscal".

Y destacó que el monto acordado de u$s50.000 millones "es 11 veces la cuota de la Argentina, lo que cual refleja la confianza de la comunidad internacional".

Según reveló el ministro, Argentina recibirá en principio -a partir del 20 de junio próximo- el 30% de los fondos comprometidos en el acuerdo, unos u$s15.000 millones. El resto de los fondos se mantendrá como "precautorios y siempre en posibilidad de ser desembolsados" por el FMI.

En cuanto a la polémica por el ajuste y el costo social de un nuevo pacto con el organismo crediticio internacional, Dujovne quiso ser tranquilizador.

"Este acuerdo con el fondo tiene cláusulas de salvaguarda social inéditas. El acuerdo prevé eventuales relajamientos en la meta de déficit, para aplicar el gasto adicional a programas sociales en caso de que sea necesario intervenir", advirtió en una conferencia de prensa que compartió con el presidente del Banco Central, Federico Sturzenegger.

Al ser consultado sobre porqué se había pedido auxilio al Fondo Monetario, Dujovne dijo que la decisión tuvo que ver con "sucesos externos y domésticos". Entre ellos destacó la suba de la tasa de interés en los Estados Unidos y, a nivel local, la sequía "que nos ha quitado u$s8.000 millones".

Sin embargo, aunque reconoció una "turbulencia cambiaria", el titular de Hacienda negó que el país haya vivido una crisis. "Decidimos acudir al Fondo de manera preventiva, para evitar una crisis", dijo.

"Si esperábamos y se seguían acumulando presiones, era probable que termináramos pidiendo a la comunidad más tarde, cuando ya se hubiera generado un daño", agregó.

Por su parte, el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, señaló que "no es necesario explicarle a los argentinos porqué es importante bajar la inflación", a la vez que anunció una serie de políticas consensuadas para aumentar la independencia de la autoridad monetaria.

"Una es el proyecto de Carta Orgánica que se enviará al Congreso y que va a reforzar la autonomía, dar la potestad al BCRA, prohibir el financiamiento al Tesoro y darle estabilidad de sus directores, medidas que son frecuentes en los países exitosos", comentó Sturzenegger.

"A partir de este momento –continuó el presidente del organismo–, el BCRA dejará de transferir recursos al Tesoro y es algo histórico. Hemos convividos durante 70 años con inflación y con un Banco Central que transfería recursos para evitar los déficit. Los argentinos la llamamos la 'maquinita'. Esa 'maquinita' hoy se desenchufa"

"El segundo aspecto es la acumulación de reservas. Cuando iniciamos la gestión lo hicimos con un BCRA sin reservas. Llegamos a comprar 40.000 de reservas. El acuerdo es que nosotros comprábamos esos dólares. Teníamos una segunda fuente de emisión monetaria, que nos hacía emitir las Lebac", explicó el economista.

Además, afirmó que "el nivel de reservas que acumulamos en dos años, dado el nivel de reserva y los fondos que el ministro ha anunciando que el Fondo ha otorgado, podemos evitar comprar los recursos adicionales y eso nos exime de emitir la cantidad de pesos correspondientes".

En tercer lugar, afirmó que "en el gobierno anterior, tomaba los dólares y le daba letras intransferibles. Se fueron u$s75.000 millones. Cuando asumió Macri, convirtió u$s15.000 millones en Bonos del Tesoro". Y remarcó: "El Gobierno se compromete a una compra adicional de u$s25.000 millones. Vamos a estar cancelando por el valor de u$s25.000 esos instrumentos de deuda que el Tesoro tiene con el Banco Central. Con eso cancelará su stock de Lebac".

El propio presidente Mauricio Macri se refirió al tema este jueves más temprano, durante el brindis que ofreció en el marco de la celebración del Día del Periodista con los acreditados en la sede gubernamental: consultado sobre si está tranquilo con la firma del próximo acuerdo con el FMI, respondió "sí", y consideró que "va a ser un gran acuerdo para los argentinos".

Además, dijo que será "un punto de partida importantísimo" que va a "generar más oportunidades de desarrollo", y consideró que espera que ese acuerdoá "ayude a fortalecer el desarrollo, el crecimiento y la generación de empleo".

Consultado si durante su presencia en la Cumbre del G-7 que se realizará en Canadá, se reunirá con Lagarde, respondió "seguramente la veré", tras aclarar que "no hay reunión en agenda", pero aclaró "seguramente mantendremos un encuentro".

"Venimos defendiendo un régimen de metas de inflación con tipo de cambio flotante. Ratificamos ese mecanismo. Todos los países han bajado de manera sostenible.  Este es el estándar internacional de política monetaria", completó.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR