22.07
Buenos Aires, Argentina.
Última actualización 20.37 hs
Impulsan en la Argentina un combustible 60% más barato que la nafta
18-03-2009 El gas licuado de petróleo (GLP) cuenta ya con 140 usuarios particulares, y las principales petroleras presentaron proyectos ante la Secretaría de Energía para instalar estaciones que comercialicen el producto. El Gobierno impulsa el desarrollo local de tecnología para la conversión de autos a GLP
Última actualización: 18/03/2009 11:03:00 am
Temas:
La permanente escalada de precios que exhiben las naftas impulsa la adopción de alternativas que, incluso, podrían poner en suspenso la expansión que evidencia el gas natural comprimido (GNC). El gas licuado de petróleo (GLP) cuenta ya con más de 140 usuarios particulares en la Argentina, y las principales petroleras presentaron proyectos ante la Secretaría de Energía para instalar estaciones que comercialicen el producto a lo largo del país.

En simultáneo, desde el Gobierno impulsan el desarrollo local de equipos orientados a convertir a GLP los vehículos que hoy sólo circulan con nafta o gasoil.

"El GLP otorga grandes ventajas en cuanto a cuidado ecológico pero, principalmente, en lo referente al bolsillo del usuario: cuesta un 60% menos de lo que vale el litro de nafta. Eso explica, también, porque este último tiempo aparecieron tantos interesados en el recurso", explicó a iProfesional.com Alberto Osso, coordinador de GLPA en la Secretaría de Energía.

El funcionario comentó que la resolución 131 del 2003 abrió la puerta al uso masivo del gas licuado de petróleo, "pero recién en el último tramo del 2008 el interés se hizo realmente creciente para casi todos los sectores".

En la actualidad, sólo existe una sola estación de servicio que comercializa GLP, y está ubicada sobre la ruta 16 en cercanías de Resistencia, Chaco. Pero en los próximos meses entrará en funcionamiento una segunda plaza en Bahía Blanca.

Sin embargo, el uso masificado del combustible llegaría de la mano de una las principales hidrocarburíferas con operaciones en el país. "Las privadas presentaron numerosos proyectos y prevén inversiones en GLP. De hecho, una gran petrolera brasileña nos comunicó su interés por impulsar estaciones basadas en ese producto", deslizó Osso.

Además del punto de venta chaqueño, distintas estaciones servicio privadas con presencia en esa provincia y Misiones utilizan gas licuado de petróleo en sus respectivas flotas de vehículos.

Otros usuarios en esa área del país son los trenes y vehículos pesados que operan dentro del Parque Nacional Iguazú, y distintas unidades de traslado de la Fuerza Aérea Argentina. "El consumo de GLP hoy está concentrado en un 94% en Chaco y Misiones. El 6% restante corresponde a clientes de la provincia de Buenos Aires", señaló el entrevistado.



Con relación a las particularidades del producto, Osso explicó que el GLP "se puede almacenar a baja presión, de forma líquida, para una posterior expansión a gran escala cuando pasa a estado gaseoso".

"Un litro de GLP líquido equivale a 250 litros de gas en el aire. De este modo, en poco volumen podés acumular mucha cantidad de gas. Eso te asegura mayor autonomía. Para dar un ejemplo, un tanque de 60 litros de GLP te permite viajar más de 450 kilómetros sin efectuar recargas", ilustró.

Origen
Osso explicó que el uso de GLP como combustible para automóviles "no es nuevo", pero su aplicación estuvo prohibida en la Argentina hasta 2003. A partir de ese año las productoras de hidrocarburos también comenzaron a ver a ese combustible como una alternativa capaz de generar rentabilidad a futuro.

"Hoy la principal productora de GLP es YPF, pero también hay empresas como Petrobras, Shell y Esso que están en el negocio", dijo.

Y añadió: "Obviamente, la presencia de estos actores responde al modo mismo en que se produce el gas licuado de petróleo. Al GLP se lo extrae de la boca de pozo de crudo, como separación del gas natural o, de lo contrario, se lo separa en refinerías".

El funcionario argumentó que una variable positiva al momento de evaluar el combustible es "su perfil ecológico". "La emanación de gases es muchísimo menor a la que generan la nafta y el gasoil. Por eso ya tenemos muchas empresas de transporte en el país que están experimentando para colocar equipos de GLP en unidades pesadas", puntualizó.



Proveedores
Consultado respecto de la disponibilidad en el país de equipamiento de GLP para automóviles particulares, Osso precisó que hay en operaciones 3 fabricantes de tanques y 3 ensambladores de sistemas para conversión de vehículos a gas licuado de petróleo.

"También existen dos talleres para el montaje de tanques y sistemas. Uno ubicado en el Chaco y otro en la provincia de Buenos Aires. Confiamos en que los instaladores crezcan en número de la mano de las ventajas a nivel costos que ofrece el GLP", indicó.

Según Osso, tanto el tanque como la tecnología de conversión del gas licuado de petróleo "son más baratos que sus similares para el GNC". Y sostuvo que para su uso el automovilista "sólo debe hacerse con obleas similares a las que se utilizan para cargar gas natural comprimido".

El funcionario adelantó que antes de abril llegará al mercado el primer equipo de GLP desarrollado íntegramente en la Argentina. "La tecnología actual es italiana, pero estamos ultimando detalles para presentar tecnología local. Para eso recurrimos a especialistas del área, y trabajamos en conjunto con diversas universidades nacionales", concluyó.


Patricio Eleisegui
© iProfesional.com

@iProfesional en Twitter