Vinos & Bodegas
Update: siete grandes vinos blancos para quienes buscan etiquetas diferentes
03-05-2017 Vinos & Bodegas presenta un seleccionado de ejemplares de alta gama. Son nuevos exponentes que se lucen por su calidad y que vale la pena conocer
Por Juan Diego Wasilevsky
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Para seguir estando actualizados, Vinos & Bodegas presenta un seleccionado de vinos blancos de alta gama. 

Se trata de cuatro Chardonnay, dos Pinot Gris y un blanc de noir elaborado a base de Pinot Noir, que van de los $190 a los $500. ¿El factor en común? La alta calidad.

A tomar nota… 

Confiado Pinot Noir Blanco 2016 – Bodega Séptima Precio sugerido: $360 


¿Qué propone?: se trata de una de las etiquetas que compone la nueva serie de vinos creada por Bodega Séptima, que cada año irán variando, de modo que se trata de partidas limitadas e irrepetibles. De esta primera añada, este blanc de noir es, por lejos, el más disruptivo. Se trata de un vino realmente diferente. Y como todos los vinos diferentes, raros, de esos que juegan su propio partido y no tienen un espejo donde reflejarse, requieren ser degustados con la mente abierta, sin prejuicios y sin preconceptos. Claramente, se trata de un “vino de debate”. Porque a ciegas, muy difícilmente alguien pueda distinguir que se está ante un blanco elaborado con Pinot Noir. Además, conforme gana temperatura en la copa, es un vino que muta rápido y que poco tiene que ver con el Pinot Noir elaborado tradicionalmente. Y eso desconcierta. Si hay que buscarle algún paralelismo, remite a esos Pinot Grigio bien frutados, con un recuerdo entre tropical y notas de frutas de pepita. Se percibe además un exótico toque a pimienta blanca. En boca es un vino con una acidez de altísimo impacto, mordiente. Parece que no tuviera contemplaciones con los paladares sensibles. Pero justo ahí aparece el contrapunto: en boca surge un volumen y una textura agradables y que le dan más armonía hacia el final. No es una acidez vacía: debajo de la cáscara hay cuerpo. No es sucroso como un Chardonnay, pero hay consistencia. 

Conclusión: sin dudas, uno de los vinos del año y que no es sólo para sommeliers: es para consumidores curiosos, que gusten de los blancos mordientes pero estén en busca de algo que definitivamente se desmarque de lo tradicional. Y sobre todo, que les guste debatir. Tendrán tela para cortar con este ejemplar.

Patritti Sangre Azul Chardonnay 2016 – Bodega Patritti – Precio sugerido: $500 


¿Qué propone?: la bodega patagónica había sorprendido el año pasado con la primera etiqueta de la –ahora- familia Sangre Azul. Se trató de un Merlot de alto vuelo que se transformó en uno de los vinos del 2016. Ahora, Patritti repite la experiencia pero con un Chardonnay, elaborado a partir de los mejores sectores del viñedo que posee en San Patricio del Chañar. El resultado es un ejemplar consistente, de nariz elegante y profunda, con notas de frutas tropicales y blancas maduras, toques de miel y un dejo tostado sugerente. La paleta no está exacerbada y lo interesante es que conserva el equilibrio, sin empalagar de entrada. En boca es un vino de paso redondo, con un agradable graso y una acidez que si bien está a años luz de ser mordiente sí se palpa y le aporta algo más de ligereza y frescura. Hacia el final, largo, deja un recuerdo a frutas de pepita y algo de frutos secos. 

Conclusión: luego de una gran tanda de lanzamientos de vinos blancos diseñados básicamente para acompañar frutos de mar en un chiringuito de playa –como diría la periodista Elisabeth Checa-, es gratificante que una bodega vuelva a desempolvar un traje de gala para un Chardonnay que gana por su elegancia y su cuota de solemnidad. 

Petit Bo Bó Chardonnay 2015 – Bodega Trapezio – Precio sugerido: $285


¿Qué propone?: este Chardonnay de Agrelo es un lindo hallazgo y deleitará a quienes busquen lo mejor de los dos estilos actuales que pugnan por seguir ocupando un espacio el universo de esta cepa blanca: encontrarán frescura y untuosidad en dosis agradables, como resultado de un diálogo completamente armonioso. En nariz gustará por su paleta bien frutada, apenas tropical y con muchas frutas de pepita. La madera juega desde el fondo, con un aporte sobrio. En boca tiene un andar apenas oleoso, con un buen volumen y una acidez que, como se señaló, aparecerá pero no incomodará a los paladares sensibles. 

Conclusión: es un blanco bien de Agrelo, con una ejecución actualizada y bien en línea con la tendencia que hoy se ve en el mercado. 

Críos Chardonnay 2016 – Bodega Susana Balbo Wines - Precio sugerido: $190


¿Qué propone?: este blanco, elaborado a partir de viñedos ubicados en la zona de Los Árboles y San Pablo, en Valle de Uco, se luce con una paleta en alta definición; tan expresiva que se entiende el concepto apenas se acerca la copa: hay frutas de pepita (muchas), toques cítricos en primer plano y un dejo tropical que recuerda al ananá pero bien leve. El paso breve por madera se traduce en un trazo tostado apenas perceptible. En boca es grácil y delicado, algo etéreo, dentro de lo que permite la variedad. La acidez, como era de esperar, dice presente y le imprime algo de vértigo. Pero igualmente, en ningún momento renuncia a la delicadeza. 

Conclusión: es fresco, habla más de frutas de tonos “verdes” que de madurez, pero así y todo nunca deja de ser equilibrado. Cuesta $190. Quien busque este estilo tan preciso, no se sentirá defraudado. 

Casarena Single Vineyard Chardonnay 2015 – Bodega Casarena – Precio sugerido: $399


¿Qué propone?: un vino para celebrar: en épocas de frescuras mordientes, este Chardonnay reinterpreta el estilo vieja escuela y resultará reconfortante para aquellos consumidores que busquen notas tropicales, miel, suaves toques lácticos y una delicada vainilla, aportada por la madera. Es una paleta equilibrada, nada explosiva y menos empalagosa, pero que igualmente se apoya en la madurez y en el aporte inteligente de la barrica. En boca ratifica ese equilibrio: punto justo de madurez, punto justo de madera, punto justo de tropicalidad y punto justo de acidez.

Conclusión: un gran Chardonnay pensado para los que paladares que busquen armonía plena. 

Domaine Bousquet Reserve Pinot Gris 2016 – Bodega Domaine Bousquet – Precio sugerido: $299


¿Qué propone?: Interesante blanco. Si bien tiene identidad propia, es un Pinot Gris que "chardonnea". Es más tropical que cítrico y hay más manzanas rojas que verdes, con suaves toques lácticos, que completan una expresiva paleta. En boca es un vino de excelente volumen, con una carga aromática intensa que crece segundo a segundo. Su final es marcado y lo vuelve un blanco perdurable con una acidez controlada y de pulso bajo, lejos de los blancos filosos y mordientes.

Conclusión: un blanco ideal para quienes quieran salir del “oligopolio” dominado por cepas como Chardonnay, Sauvignon Blanc o Torrontés y busquen un ejemplar tan elegante como bebible. 

Desquiciado Pinot Gris 2016 – Bodega Desquiciado Wines – Precio sugerido: $195

¿Qué propone?: este joven proyecto continúa generando nuevas y buenas etiquetas. Y este Pinot Gris no es la excepción. Se destaca por su aromática no invasiva, delicada, pero compleja y que le da vida a una paleta en la que se entremezclan notas de frutas blancas tipo duraznos, dejos cítricos y un intrigante recuerdo a frutos secos. Al paladar se presenta amplio, con un interesante peso y presencia. No es un blanco ligerito y etéreo. Igualmente es armonioso, redondo y algo vibrante, gracias a una acidez apenas intensa. 

Conclusión: un blanco lo suficientemente interesante como para hacerlo lucir y que sea el protagonista junto a una buena selección de quesos. 

© Vinos & Bodegas iProfesional - vinosybodegas@iprofesional.com
SECCIÓN Vinos & Bodegas