Vinos & Bodegas

Bodega Norton apuesta por vinos cada vez más frescos y renueva su línea de alta gama

19-09-2017 En sintonía con la designación de David Bonomi como jefe de enología, acaba de presentar la nueva imagen para sus vinos del segmento de más alto precio
Por J.D.W - vinosybodegas@iprofesional.com
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Azul índigo. Ese es el color que, desde este momento, pasará a distinguir a los vinos de alta gama de Bodega Norton. 

El nuevo color, según los responsables de Marketing de la bodega, estuvo inspirado en el Malbec profundo de Luján de Cuyo.

Además, como parte de este restyling, cada etiqueta pasará a sumar la leyenda "Signature Winemaking".

Son momentos de cambio para esta bodega tradicional de Mendoza. De hecho, esta jugada no se trata de un cambio meramente estético. 

Por detrás, hubo toda una renovación: por un lado, se oficializó la designación de David Bonomi como jefe de enología, en reemplazo de un referente histórico como Jorge Riccitelli. 

Y, en línea con este cambio, por primera vez en su historia, la bodega está mirando con mucha atención hacia el Valle de Uco, para darle a sus vinos un perfil mucho más fresco y vibrante

"Sentimos que todavía tenemos mucho trabajo por hacer en esta categoría en la Argentina. Y esto explica por qué estamos lanzando una nueva estrategia para nuestros vinos de alta gama", apunta Michael Halstrick, presidente y CEO de Norton. 

"Las cosas cambian. Eso es inevitable. Jorge se jubiló pero estoy feliz con la transición, porque David asumió como jefe de enólogos. Lo bueno es que David se había formado con nosotros antes de tomarse una `pasantía` de diez años y trabajar en otra bodega prestigiosa", bromea el directivo. 

Según Halstrick –hijo del austríaco Gernot Langes-Swarovski, referente a nivel internacional en el mundo de la cristalería-, "ahora se habla mucho de los vinos de terroir. Por eso, es necesario tomar la lupa para ver dónde se pueden lograr los mejores vinos y David conoce desde los viñedos hasta la bodega y es nuestro responsable de buscar los diamantes en esos viñedos".

Al momento de profundizar sobre el perfil que vienen adquiriendo los vinos de la bodega en este último tiempo, Bonomi hace una abierta defensa de la diversidad

"Me gusta el Valle de Uco. Y si bien somos lujaninos, tenemos que pensarnos como un cuerpo. Tenemos brazos, piernas… Por eso desde 2014 decidimos incorporar a productores de diferentes partes de Uco", señala. 

Y lo que se empezó a buscar en esa parte de Mendoza, hoy se plasma en el producto final.

"Amo la acidez. Es la estructura ósea del vino. Y ahora estamos marcando más la acidez. Por eso es probable que los que hace mucho tomaban determinados vinos de Norton, hoy noten la diferencia", agrega el enólogo. 

A su turno, Halstrick lo respalda: "Hubo un gran cambio en la forma de hacer vinos y ahora buscamos mucho la frescura, no sólo en los terroirs, también en los tiempos de cosecha". 

Para el presidente de Norton, el cambio que ha habido en los últimos años en la concepción de los vinos de alta gama ha sido positivo: "En un momento, la acidez era mala palabra. Hoy se está comprendiendo que es la columna vertebral". 

Como parte de estos vientos de cambio, Norton está presentando dos nuevos ejemplares: 

Lote Negro 2015 ($620 sugerido en vinotecas)

Se trata de un corte que conjuga Malbec y Cabernet Franc del Valle de Uco. Es un vino perfumado con una nota de fruta roja y negra y un sutil juego entre los toques mentolados y las especias y hierbas. La madera apenas se sugiere. Hay una búsqueda y se entiende el concepto: la paleta es tenue, nada estridente. Elige susurrar antes que gritar. En boca es un vino bien fluido, más largo que amplio y con una estructura equilibrada. Nuna habla de concentración, por eso tiene impronta pero mucha sutileza. Es un vino fresco con una acidez presente pero bien ensamblada. 

Quorum IV ($515)


Esta cuarta edición del exótico blend conjuga Malbec cosecha 2010, Petit Verdot 2012 y Cabernet Franc 2013. Es un vino que mantiene el "espíritu lujanino", pero no justamente por esas frutas voluptuosas y confitadas. La impronta de la fruta está presente pero hay capas de aromas que le dan vida a una paleta elegante, que habla otros idiomas, como el de las especias y las hierbas frescas. En boca es un vino donde se percibe buena estructura, con taninos maduros. Tiene pulso bien seco y el leve dulzor que se percibe sólo está aportado por la madera. 

Al referirse a su nuevo protagonismo en una bodega líder de Argentina como Norton, Bonomi prefiere esquivar los personalismos: "Los vinos nos trascienden. Hay añadas de las cuales no nos acordamos quién las elaboró. Por eso tengo en claro que lo único que queda y lo único que importa es el vino".

Por J.D.W. - Editor Vinos & Bodegas iProfesional - vinosybodegas@iprofesional.com

SECCIÓN Vinos & Bodegas