Vinos & Bodegas

Los vinos argentinos ahora vienen con tapón de cristal y con "corchos" derivados de la caña de azúcar

13-09-2017 La innovación en la industria vitivinícola está a la orden del día. Cuáles son las últimas tendencias en materia de packaging   
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En una industria como la vitivinícola, algo tradicionalista, se han venido dando en los últimos años importantes cambios, especialmente en el terreno del packaging, incluyendo los sistemas de tapado.

Por ejemplo, en este último tiempo ha ganado mucho espacio la tapa a rosca. En un principio vista con cierta desconfianza por los consumidores, comenzó a ser utilizada básicamente en vinos rosados. Sin embargo, hoy es muy común que se utilice en blancos y hasta tintos jóvenes.

Ahora, la última innovación son los tapones de cristal. Y la bodega Susana Balbo Wines se convirtió en la primera de la Argentina en utilizarlos, ya que comenzó a implementarlos en su rosado de alta gama: Susana Balbo Signature, cosecha 2017, un blend de Malbec y Pinot Noir del Valle de Uco. 

El tapón de cristal de Bohemia Vinolok es importado en la Argentina por la compañía Vinventions, desde donde destacaron que, "además de un importante diferencial estético, con versátiles alternativas de personalización desde el color hasta la aplicación de adornos y joyería adaptados a cada producto, ofrece una perfecta solución técnica como cierre, ya que al ser de vidrio limpio, puro e inerte, garantiza una evolución estable dentro de la botella".

Así, "se elimina por completo el riesgo de TCA", agregaron. Cabe destacar que la contaminación por TCA o  tricloroanisol, que provoca uno de los defectos más difundidos en el mundo del vino.

Se trata de una reacción química generada por la interacción entre derivados de cloro y un hongo, que puede estar presente en los corchos naturales y que termina desencadenando olores que recuerdan a un “trapo sucio”. 

Además, desde Vinentions resaltaron el "bajo impacto de oxígeno" que se logra con estos tapones de cristal, lo que permite "mantener a la perfección el aroma y la expresión del terroir".

En paralelo, recalcaron que este sistema igualmente conserva la "ceremonia de apertura de cada botella", siendo "sofisticada, ágil y fácil". 

"Este producto tiene su nicho o segmento de mercado que está en franco crecimiento. Es un producto de elite, diferencial, que destaca claramente el packaging posicionando el vino en precios y márgenes más altos”, aseguraron desde la compañía a iProfesional

También, tapones "verdes"
Cuando en el mercado argentino los consumidores ya se estaban acostumbrando a los tapones sintéticos, en reemplazo de los de corcho natural, ahora está avanzando un cambio trascendente.

Este año, se espera que unas 130 millones de botellas de vino en la Argentina utilicen tapones ecológicos, fabricados a partir de la caña de azúcar. 

“Nuestra compañía ya era líder en la industria con un tapón fabricado con materia primera derivada del petróleo. Contamos con un método patentado de fabricación que es la coextrusión y que nos diferencia de otras alternativas sintéticas del mercado. Funcionalmente logramos un producto excelente, pero teníamos una deuda a nivel diseño, como es la estética de los tapones, y la sustentabilidad”, explicó Andrés Belinsky, CEO de Vinventions Sudamérica, la compañía líder en sistemas de tapado a nivel mundial y propietaria de la marca Nomacorc.

“Por eso, tras años de investigación y una inversión realmente importante, hemos lanzando la línea Green Line, basada en una nueva tecnología que hemos denominado Plant Corc, o `corcho vegetal`”, amplió Belinksy.

La buena receptividad que están logrando con estos nuevos tapones -que utiliza la caña de azúcar como materia prima principal- llegó a tal punto que Vinventions apuesta a que en 2018 el 100% de los tapones comercializados en la Argentina sean de la línea ecológica.

Encontranos en:

• Instagram

• Facebook 

• Twitter

SECCIÓN Vinos & Bodegas