Tecnología

Internet de las cosas: oportunidades de inversiones en startups y nuevos negocios

21-11-2017 Algunas de las utilidades más disruptivas que aportará a la humanidad son la expansión sensorial, la biomedia, la reanimación de personas, la presencia disociada, y la búsqueda inteligente. Telcos, gigantes de software e Internet están detrás de esta mina de oro
Por Cesar Dergarabedian
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La “Internet de las cosas” (IoT, por su sigla en inglés), un término utilizado para referirse a los dispositivos electrónicos que envían y reciben información a través de la Red, se está convirtiendo en un gran negocio que afectará profundamente todas las actividades humanas.

Hace unas décadas, sólo se conectaban a Internet computadoras grandes o de escritorio a través de una línea telefónica fija. 

Hoy cualquier persona que lleve un monitor de actividad, como FitBit o Garmin, puede enviar esos datos vitales a la Red a través de un teléfono móvil o una red Wi-Fi, al igual que electrodomésticos como heladeras y acondicionadores de aire y sistemas de riego controlados desde un “smartphone”.

Los dispositivos conectados permiten mejorar la eficiencia y productividad de las compañías. Y los sensores electrónicos que utilizan esta tecnología recopilan información en forma constante. 

Las empresas pueden hacer cálculos a partir de estos datos, utilizando aprendizaje automático, para obtener más información acerca de sus clientes, sus máquinas y su cadena logística. 

Se espera que las compañías aumenten el gasto en esta tecnología para aprovecharse de los posibles beneficios de conectar todo a Internet.

El concepto del IoT fue propuesto por el británico Kevin Ashton en el año 2000 en el Massachusetts Institut of Technology (MIT), donde vaticinó un mundo conectado por máquinas capaces de tomar decisiones por sí mismas. 

La consultora Technavio cree que el valor de mercado de esta tecnología podría acercarse a los u$s132.000 millones en 2020. Otra consultora, IDC, estima que serán 1,29 billones de dólares.

Para Gartner, mientras los bienes de consumo conectados a Internet ganan la atención de los medios, "las industrias con grandes activos" son las que más invierten en los dispositivos conectados.

De acuerdo a esta consultora, las compañías que más se benefician son aquellas que ofrecen el servicio que sustenta esta tecnología, porque las empresas todavía se encuentran en una fase de experimentación en muchos de los proyectos que incluyen esta tecnología y están buscando ayuda externa más que intentar solventarlo ellas mismas.

¿Qué proveedores pujan por este mercado? Google, Microsoft, Amazon Web Services e IBM, además de las empresas de telecomunicaciones y los fabricantes de hardware.

Estos fabricantes de artículos y proveedores de servicios relacionados con la IoT generarán en tres años ingresos superiores a los u$s300.000 millones, con un valor añadido en la economía global que superará los u$s1,9 billones, según Gartner.

Esta empresa pronosticó que a finales de año habrá en el mundo 8.400 millones de cosas conectadas, un tercio más que en 2016. La previsión para 2020 es alcanzar los 20.400 millones de conexiones.

Comunicaciones ambientales
Un informe titulado ”When Everything is Media” elaborado por el Institute for The Future, radicado en California, describe el mundo de las denominadas “comunicaciones ambientales”, que nacen de la premisa de que las infraestructuras de las comunicaciones se insertarán en el mundo físico con mensajes e interactuaciones que se adaptarán a las necesidades que marque el contexto y anticiparán movimientos futuros. 

Este instituto analizó algunas de las utilidades más disruptivas que la IoT aportará a la humanidad en una década:

* Expansión sensorial: Los sentidos se están conectando a las redes de una manera que permitirán desplegar los órganos sensoriales casi en cualquier lugar. 

Los robots de telepresencia podrán enviar ojos y oídos al cielo, bajo el océano, o a lugares en los que no se podría estar físicamente, como zonas radiactivas. 

Los sensores inalámbricos también transmitirían información multisensorial que permitirá oler y saborear la cocina que se sirve en otro continente.

* Evolución digital de las especies: El informe considera que en los próximos años “cada uno de nosotros podrá tener una inteligencia artificial omnipresente propia". 

“Imagínese llamando a su cocina y pidiéndole que prepare la cena, charlando con su coche acerca de las noticias del día o pidiendo a su colchón que le cuente una historia para acostarse”.

* Biomedia: “Nuestros propios cuerpos y sus funciones biológicas más básicas, desde la temperatura corporal, la transpiración y el movimiento ocular, se convertirán en puntos de datos que se podrán transmitir en tiempo real a profesionales” y expertos de distintas disciplinas “que los analizarán para entender mejor qué estamos haciendo, dónde y por qué. Los resultados podrán utilizarse como retroalimentación para cambiar nuestras experiencias”.

* Animación y reanimación: “Humagrams u hologramas humanos de personajes vivos, fallecidos o ficticios”, se convertirán en nuevos compañeros de viaje. 

Si a esto se une la inteligencia artificial y la memoria automática, los modelos de aprendizaje permitirían en el futuro a los hologramas comportarse como lo habría hecho la persona real, ya que el sistema habrá aprendido durante décadas de sus respuestas ante cualquier situación y las replicará.

* Presencia disociada: "Durante la próxima década la realidad aumentada y las capacidades de procesamiento nos permitirán liberarnos de la versión plana del espacio virtual y experimentar las superposiciones digitales físicamente. Surgirán nuevas maneras de experimentar la realidad mixta, permitiéndonos experimentar una presencia física compartida a través del tiempo y el espacio, dando a nuestros espacios físicos finitos la inmensidad de la realidad virtual”.

* Búsqueda inteligente: “En el futuro, las máquinas serán capaces de identificar los fenómenos del mundo” lo que facilitará que “pueda buscarse y clasificarse de nuevas maneras. Los avances en la visión de las computadoras y el aprendizaje de las maquinas automatizarán el proceso de etiquetado de personas, lugares y objetos en fotos, vídeo y audio”.

Inversiones de “telcos”
La inversión anual de la industria de comunicaciones en la Internet de las cosas aumentará un 54% hacia el 2018.  Así concluyó un informe de Accenture, según el cual este fenómeno se debe a que IoT les permite a las compañías de comunicaciones y entretenimiento brindar servicios superadores. Se espera que el número de dispositivos conectados exceda los 40 billones para 2024.

La gran oportunidad para estas compañías es la tendencia del hogar conectado, el cual alcanzaría un valor de u$s85 mil millones al año 2020, con un 16% de crecimiento anual. 

Por primera vez en los 12 años de historia del informe de Cisco sobre el estado de la Red, se calcula que las conexiones entre máquinas que soportan las aplicaciones de la IoT será más de la mitad del total de los 27,1 mil millones de dispositivos y conexiones, representando el 5% del tráfico mundial a través de protocolos de Internet para el 2021.

Las innovaciones en los hogares conectados, los servicios de salud , los automóviles y el transporte inteligentes, y una serie de otros servicios entre máquinas de próxima generación están impulsando este crecimiento exponencial: un incremento de 2,4 veces, de 5,8 mil millones en 2016 a 13,7 mil millones en 2021.

Ante esto, las “telcos”, compañías de plataformas y de comunicaciones realizan inversiones, con el fin de que el televisor sea el centro de comando del hogar conectado.

El reporte, al que accedió iProfesional, establece que las compañías deberán enfocarse en cuatro factores de éxito:

* Adaptar los contenidos a los usos emergentes de IoT. Aunque gran parte de las aplicaciones serán usadas a través del “smartphone”, existen otros dispositivos que son puertas a contenido personalizado, como tabletas, relojes inteligentes, pulseras y otros vestibles que están siendo desarrollados.

* Ofrecer experiencias de contenidos inmersivas. Complementado con tecnologías como realidad virtual e inteligencia artificial (IA), la Internet de las cosas creará nuevos ecosistemas de interacción de los usuarios.

* Integrar las tecnologías de IoT en la producción de contenidos. Estas redes permiten a las empresas contar con información en tiempo real sobre qué fórmulas están funcionando y cuáles no para entregar calidad a la experiencia del consumidor.

* Monetizar nuevas ideas que generen valor. La habilidad de monitorear y medir las reacciones de los consumidores con contenidos específicos y experiencias, puede entregar valor a las compañías tanto internamente para guiar las inversiones en contenido, como de forma externa, para aumentar las oportunidades de publicidad.

Nuevo jugador
Un jugador tradicional del sector informático, Dell, habitual integrante del podio mundial de vendedores de computadoras personales, está redoblando sus esfuerzos en la Internet de las cosas,  por lo que invertirá mil millones de dólares en los próximos tres años para este esfuerzo, en el que empleará inteligencia artificial y tecnología de aprendizaje automático.

La compañía anunció la creación de una división que se enfocará en el desarrollo de productos, investigación y asociaciones para un campo que conecta todo, desde automóviles sin conductor hasta bombillas de luz a internet.

El presidente ejecutivo, Michael Dell, busca nuevas maneras de atraer clientes que están gastando más en servicios de computación basados en la nube de proveedores como Amazon y Microsoft. 

Con la IoT, las empresas pueden optar por comprar equipos de Dell que se pueden colocar cerca de un dispositivo conectado para administrar toda la información que están creando, en lugar de esperar a que los bits se envíen a un centro de datos en la nube lejano a través de una red.

La compañía ya vende algunos equipos y software diseñados para la IoT, incluyendo dispositivos que vienen con chips y funciones de red para administrar datos que podrían provenir de una cámara de seguridad o sensores industriales.

La nueva unidad será liderada por Ray O’Farrell, director de tecnología del proveedor de software del centro de datos VMware, que forma parte de Dell, informó la compañía el martes en un comunicado.

"IoT está cambiando cómo vivimos, cómo funcionan las organizaciones y cómo funciona el mundo", dijo Dell, en una conferencia en la que anunció las inversiones, en la ciudad estadounidense de New York, donde iProfesional fue el único medio argentino presente.

Las iniciativas de desarrollo de nuevos productos incluyen:

* Dell EMC “Project Nautilus”: software que permite la consulta de flujos de datos en tiempo real. Posteriormente, los datos pueden ser archivados en un archivo o almacenamiento de objetos para análisis profundos más avanzados.

* “Project Fire”: una plataforma hiper convergente que forma parte de la familia de soluciones IoT de VMware Pulse, que incluye administración simplificada, computación local, almacenamiento y aplicaciones IoT, como análisis en tiempo real. Permite a las empresas desplegar casos de uso de IoT rápidamente, y contar con software de infraestructura consistente de la nube;

* Tecnologías disruptivas: con los aceleradores de procesador, aumentarán la velocidad de los análisis. La colaboración con otros actores de la industria tecnológica como VMware, Intel y Nvidia y la inversión de Dell Technologies Capital en Graphcore, reflejan oportunidades para optimizar los servidores para la inteligencia artificial , el aprendizaje automático y el rendimiento de aprendizaje profundo.

* Proyecto “Worldwide Herd”: para realizar analíticas sobre datos geográficamente dispersos - cada vez más importante para permitir el aprendizaje profundo de conjuntos de datos que no se pueden mover por razones de tamaño y privacidad.

En una conferencia de prensa en New York, donde participó iProfesional, Diego Majdalani, vicepresidente de Dell para América latina, se mostró optimista  por la “oportunidad de negocios enorme” que se abre en la región, donde la IoT está “subexplotada”.

El ejecutivo definió tres áreas de negocio: la consultoría para definir la estrategia de implementación, la infraestructura; y el despliegue y el servicio post venta.

No vamos a ver un Big Bang sino una suma de un montón de cosas chiquitas” en IoT en la región, advirtió Majdalani, en especial en los negocios de manufactura y transporte y luego en ciudades inteligentes, minería y alimentos.

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR