Finanzas

Altas tasas en pesos y dólar quieto: un mix ideal para ganar con la "bicicleta financiera" en vacaciones de este verano

10-11-2017 En sus marcas, listos…"a pedalear". Una vez más, en la City se observa a "maratonistas" bien entrenados para practicar un deporte que les sienta bien. La triangulación de monedas les brinda una buena ganancia, en la medida en que se mantenga el "seguro de cambio" del BCRA. ¿Pronóstico?: despejado
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

"Keep calm, and carry trade". La frase que circula en las redes sociales en forma de "meme" -posteada por economistas y traders de la City-, marca lo que a esta altura es casi obvio: la "bicicleta financiera" vuelve a ser la inversión de moda en la Argentina.

Más aun, desde algunos bancos del microcentro porteño vaticinan que será el gran deporte del verano. 

El concepto de carry trade refiere a un simple pase de monedas con el que ahorristas logran buenas ganancias: salen del dólar, compran activos en pesos para aprovechar las altas tasas y, con lo obtenido, recompran más billetes verdes.

"Ya lo avisó (Federico) Sturzenegger. Va a mantener el tipo de interés en un nivel elevado para asegurarse que no ocurra un rebrote inflacionario como el del verano pasado", resume el ejecutivo de un banco privado argentino.

"Es decir, te está diciendo que compres Lebac hoy porque, al menos hasta marzo, no habrá cambio en su política", expresa. 

En su visión, es la propia "bicicleta" la que potencia el ingreso de dólares para aprovechar los buenos rendimientos en moneda local. A su vez, ese incremento en la oferta "verde" no hace otra cosa que empujar hacia abajo al tipo de cambio. 

La sensación que dejó la nueva suba del tipo de interés (que escaló al 28,75%), es que el "carry trade" se convierte nuevamente en la alternativa preferida de los inversores, tanto locales como extranjeros.

No es para menos, ya que les permite hacerse de buenas ganancias, y con "cierta facilidad", en términos de moneda dura.

En lo que va del año, la "bicicleta" les generó buenos rendimientos, más allá de que hubo meses en los que perdieron (por la crisis de Brasil y la incertidumbre previa a las PASO) y pese a las advertencias del Banco Central acerca de la volatilidad asociada con esta operatoria.

Una elección ganadora
Visto en retrospectiva, los momentos en los que el carry trade no llevó alegría a los inversores no han sido tantos:

- Del 17 de mayo al 21 de junio: por la crisis política en Brasil, perdieron 2% (producto del alza del dólar en Argentina).

- Fines de junio al 19 de julio: quienes apostaron por las tasas en pesos terminaron con un rojo de casi 4% (por la devaluación previa a las PASO).

- Septiembre: la apuesta por los activos en moneda local también quedó corta frente a la suba del billete verde. Así, la pérdida fue del 0,4%.

- Octubre: la divisa estadounidense acumuló un alza de 34,5 centavos respecto del mes previo. La devaluación fue del 2% y complicó a los inversores en Lebac

Como contrapartida, lograron picos de rentabilidad en dólares entre principios de enero y mediados de febrero. 

En ese entonces, la "bicicleta" funcionó a máxima velocidad y les regaló cerca de un 7% en moneda dura.

Luego de ese auge, las ganancias comenzaron a moderarse hasta alcanzar un ritmo de entre 2% y 3%, excepto en los períodos descriptos.  

¿En qué momento del año tendrían que haber comprado Lebac y cuándo les hubiera convenido salir para maximizar la rentabilidad? 

Aquellos inversores que adquirieron estos títulos a fines del 2016 y los mantuvieron hasta mediados de mayo (es decir, hasta antes de la crisis brasileña), se alzaron con un beneficio de casi 10% en dólares.

Actualmente -y según datos de MB Inversiones- las ganancias logradas por la apuesta a las Lebac cortas llegan al 23,6% en lo que va del año. 

A esa utilidad hay que descontarle la devaluación que, hasta el momento, es del 10,6%. Por ende, la ganancia neta alcanza un 11,7% medida en divisas estadounidenses.

Desde las PASO a hoy -es decir desde que el Gobierno empezó a respirar un más aliviado por haber opacado a Cristina Kirchner-, el retorno en dólares asciende al 7,7%.

Garantía para el verano
La utilidad se obtiene tan solo colocando los pesos en Lebac y, claro está, "rezando" para que el tipo de cambio no se mueva demasiado. 

Si efectivamente eso ocurre y en el marco de altas tasas en pesos (todo indica que se mantendrán así unos meses), la oportunidad de "hacerse el verano" para los "ciclistas financieros" es cada vez mayor.

Marcos Buscaglia, titular de Alberdi Partners y ex economista jefe de Bank of América, señala a iProfesional que la decisión del Banco Central (de incrementar aún más el tipo de interés) "obviamente fomentará" el carry trade.

"Las tasas y la política de intervención anticipan que no habrá una depresión grande del peso y que el carry seguirá en el verano", indica el experto. 

En su visión, Gobierno y Banco Central insisten con un mix de políticas equivocadas: es demasiado laxa la (política) fiscal y muy contractiva la monetaria". 

"Tendremos un tipo de cambio más sobreapreciado todavía", vaticina Buscaglia. 

¿Quiénes pedalean la "bicicletafinanciera"? Básicamente, los inversores institucionales: compañías de seguros, empresas, grandes financistas y fondos del exterior, principalmente. 

El ahorrista más modesto, dice Buscaglia, no invierte en Lebac sino que "compra dólares directamente". 

Desde un banco extranjero que opera en la City pronostican que puede sobrevenir un aluvión de dólares en el país por las exorbitantes tasas que propone el Banco Central.

"Esto no sólo provocará mayor atraso cambiario, sino que la apuesta de los inversores finalmente se centrará en cuándo el Central va a comenzar a recortar el endurecimiento monetario", sostiene.

Buscaglia considera que podría darse la situación de que Sturzenegger quiera bajar las tasas en momentos en que hayan más ingresos de dólares comerciales, lo que podría extender el ciclo de atraso cambiario.

"Olvidate que la Argentina pueda tener un tipo de cambio competitivo en este esquema de altas tasas y déficit fiscal", sentencia. 

En su visión, el dólar barato se mantendrá durante muchos meses porque, además, la inflación está tardando en ceder más de lo previsto. 

Las proyecciones de consultoras y entidades financieras muestran que el combo entre tipo de interés (alto) y dólar (quieto) seguirá jugando a favor de los "ciclistas" financieros.

¿Hasta cuándo? Según el último informe de Focus Economics -que releva las proyecciones de los principales analistas y bancos-, la tasa bajará al 21,5% recién hacia fines del año próximo, mientras que el dólar, para ese entonces, se ubicará cerca de los $20.

De ocurrir, el billete trepará 15% mientras que el tipo de interés irá en baja, lo que acotará un poco la ganancia del carry. 

"La reciente suba de la tasa sorprendió al mercado, que no se esperaba esta movida tan cerca de fin de año. Es cierto que se mantuvo sin cambios durante seis meses por las elecciones, pero también es verdad que el año próximo el Banco Central se jugará gran parte de su credibilidad", señala el ejecutivo de una financiera con lazos en el exterior.

"Será dura la pulseada entre crecimiento e inflación. Habrá que ver hasta qué punto mantendrá tan alto el costo del dinero y afectará el nivel de actividad en pos de reducir el índice de precios para acercarlo a las metas un tanto irreales que se autoimpuso", añade.

Efectos colaterales
El celo de Sturzenegger por combatir la inflación ha despertado elogios, pero el temor que muchos han dejado entrever se vincula con los "efectos secundarios" que trae la suba del costo del dinero.

Es que el remedio que utiliza resulta demasiado potente para una economía que recién empieza a dar señales de mejoría, luego de una prolongada recesión.

Por lo pronto en la City -y en atención a lo que marcan los antecedentes de este tipo de medidas-, anticipan especulación financiera en ascenso, desestímulo a la producción y mayor atraso cambiario.

Sucesos que, por cierto, ya han ocurrido en la Argentina en anteriores oportunidades, cada vez que se favoreció la "bicicleta".

"Con la economía creciendo y una política monetaria que sigue subiendo tasas para contener las presiones inflacionarias, la apuesta más clara para el inversor sigue pasando por el carry trade", indican desde el fondo de inversión Consultatio.

"No hay mejor lugar para invertir que la Argentina", aseguró días atrás el Presidente a los financistas y empresarios, en el marco de su visita a los Estados Unidos.

Si bien es una invitación a que efectúen desembolsos de largo plazo, lo cierto es que muchos ven una contradicción entre ese convite y una tasa de interés tan alta, que los tienta a direccionar sus dólares pero no a la economía real sino, más bien, a la "bicicleta financiera".

Como reza el "meme" de moda en las redes sociales, del que se hicieron eco los traders, "keep calm and cary trade", temporada verano 2018.

La City ya arrancó los preparativos. Apuesta a las tasas altas y al dólar calmo para pedalear la "bicicleta". Pese al calor, algo de deporte en enero y febrero no viene mal para mantenerse en forma. 

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR