Tecnología

Proveedores tecnológicos para los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires: un negocio que mueve $500 millones

23-02-2018 A diferencia de las Olimpíadas tradicionales, en estos los atletas ocuparán la ciudad durante 40 días, lapso en el que el desarrollo tecnológico deberá responder a sus necesidades. Se efectuarán actividades para promover los valores de la amistad y la tolerancia
Por Andrea Catalano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Una red de fibra óptica de más de 70 kilómetros. 120 pantallas grandes, varias de ellas gigantes. Unos 5.000 puntos de acceso WiFi. Más de 300 televisores dispuestos en los distintos parques deportivos. Una inversión que ya orilla los $500 millones.

Son los primeros números de la apuesta tecnológica que se está realizando de cara a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018. Que se concentrarán en gran parte del sur de la Ciudad pero que también alcanzará a otros parques distribuidos tanto en la Capital como en la provincia de Buenos Aires.

La organización del encuentro deportivo más grande que experimentará la Argentina en su historia está exigiendo un nivel de preparación tecnológica como hasta ahora no se había visto. Y la vinculación entre organismos públicos nacionales y provinciales para atender las diversas exigencias de un acontecimiento de talla mundial.

La Red Metropolitana de Fibra Optica que se construye a tal fin, y cuya licitación ganó Telecom, soportará 16 tipos de servicios diferentes para satisfacer las necesidades de la organización, de la transmisión y de los atletas, y también de los miles de asistentes que se esperan asistirán a cada una de las alternativas que se disputarán entre el 6 y el 18 de octubre próximos.

Se trata de una inversión que rondará, sólo en la base tecnológica, los $500 millones para cubrir las necesidades de comunicación, informática y conectividad que se desarrollarán durante 40 días. Luego, todo lo que se monte en materia de infraestructura, se levantará, con unas pocas excepciones. Así son las cosas cuando se trata de acontecimientos deportivos excepcionales.

Mariano García, director de tecnología de Buenos Aires 2018 explicó a iProfesional los detalles del despliegue tecnológico que se está impulsando en la ciudad y cuyo mayor desafío es que todo funcione a la perfección y se vea en el mundo tal como cuando, desde acá, se miran por televisión las alternativas de cualquier otro juego olímpico.

"Todo se contrata en modalidad de servicio, es decir, que una vez que se termina de utilizar el equipamiento involucrado, se levanta, con excepción de la banda ancha de la Villa Olímpica, que quedará instalada en cada una de las viviendas que, a futuro, el Gobierno entregue mediante créditos blancos", recordó el funcionario.

Esta infraestructura tecnológica base se divide en cuatro grandes ejes:

* La red de los Juegos Olímpicos de la Juventud, sobre la que se apoyarán todos los servicios y aplicaciones. Provista por Atos Origin, la empresa que gestiona todos los acontecimientos deportivos que se realizan en el mundo como los mundiales de los distintos deportes hasta las olimpíadas, usará a su vez un Data Center de Telecom, que tendrá configuración redundante destinado a soportar toda la conectividad. Sobre esa plataforma se ejecutarán las más de 55.000 acreditaciones que se entregarán a los atletas y la prensa internacional que llegarán hasta Buenos Aires durante la primavera.

* Los servicios específicos que exigirán las distintas disciplinas: una red de área local virtual (VLAN, por su sigle en inglés) para los resultados de cada deporte, salidas de internet en cada escenario deportivo o campo de juego donde se concentren los atletas y la prensa, y todo el soporte de comunicación y conectividad que necesita el staff a cargo de cada una de las tareas.

Un circuito cerrado de televisión por internet (TV IP) que servirá para transmisiones abiertas o cerradas, según la necesidad de un deporte o una situación en particular.

* La seguridad informática, tarea que se realizará de manera conjunta con la Agencia de Sistemas de Información de la Ciudad (ASI), tarea que se encuentra en pleno proceso de ejecución.

Fierros, bits y bytes
A estos cuatro ejes se sumarán otros servicios que se están licitando por estos días y que también apuntan a fortalecer la infraestructura tecnológica y de telecomunicaciones que exige la puesta en marcha de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.

Por caso, se está convocando a la adquisión de los servicios móviles para la operación, soporte en sitio y el refuerzo de cobertura, además de una red WiFi pública que permita a los acreditados conectarse todo el tiempo. Se trata de una licitación de 5.000 puntos de acceso (Access point) que abarcará a los cuatro parques involucrados y demás escenarios deportivos.

¿Y cuáles son los parques sobre los que se desarrollarán las distintas disciplinas y que tendrán esta cobertura tecnológica?

Además del Parque Olímpico de la Juventud, de Villa Soldati, las competencias se desarrollarán también en

. El Parque Tecnópolis-Sarmiento (unirá el predio de Tecnópolis con el Parque Sarmiento, apenas separados por la Avenida General Paz),

. El Parque Verde (en Palermo, en la zona del Lawn Tenis Clubs, donde se desarrollarán los partidos de tenis, de beach vóley y otros),

. El Urbano-Dique 5 y 6, en Puerto Madero. Allí harán su debut en estos Juegos disciplinas como escalada y breaking.

. Más cuatro sedes periféricas, como el Club Náutico San Isidro donde se desarrollarán las actividades de vela, windsurfer y kiteboarding; el Club Atlético San Isidro para el rugby; el Hurlingham Club para el golf y el Paseo de la Costa, en Vicente López, para BMX racing y patinaje de velocidad sobre ruedas.

Se trata, en definitiva, de 29 estadios en total que recibirán a los 7.000 atletas que durante las dos semanas de competencia y la previa al inicio de los Juegos se moverán de manera constante entre la Villa Olímpica y los distintos lugares en donde deban realizar sus competencias.

A diferencia de lo que ocurre con los Juegos Olímpicos de mayores que, al finalizar su competencia, se retiran de la misma y dejan la Villa Olímpica, con los de la Juventud ocurre todo lo contrario. Aunque hayan terminado de competir, se quedan en la Villa hasta el cierre de la actividad. Los 3.998 atletas convivirán durante 40 días en las 1.000 viviendas que se construyen en Soldati.

Aquí, tal como lo promueve el espíritu olímpico, prima la amistad. Y en ese marco es que se desplegarán, en paralelo a las competencias, actividades culturales para promover el respeto por la diversidad y la igualdad de género, entre otros valores.

La red de fibra óptica será el esqueleto sobre el que se monten los diversos servicios, los ya mencionados y los que vendrán. Se trata de una súper red, con un ancho de banda de 14.000 Mbps o 14 gb. A esta se sumará una red de fibra oscura para el Olympic Broadcasting Services (OBS), a cargo de la transmisión de los Juegos Olímpicos de la Juventud al mundo. 

Se trata del mismo centro que, actualmente, está enviando las emisiones de los Juegos Olímpicos de Invierno de Corea del Sur, y que hace lo propio en cada uno de estos encuentros, tal como ocurrió en Río 2016 y como sucederá en Tokio 2020. Es, además, el que posee la venta de los derechos.

El OBS trabaja en conjunto, a su vez, con el Centro Internacional de Prensa (IBC) aunque este último cuenta con una red propia, separada de la anterior. Como se advierte, sea desde la propia organización o desde las entidades que brindan sus servicios en el marco de los Juegos, el despliegue de tecnología disponible al 100% a nivel interno y para las transmisiones mundiales resulta fenomenal.

Telecom desplegará una red doblemente segurizada de fibra oscura de conexión con las distintas sedes que, a su vez, estará conectado con el IBC, que operará desde La Rural.

A la hora de individualizar cada una de las diversas actividades, se advierte que, por caso, el IBC contará con televisores de 42 a 55 pulgadas además de una centena de pantallas 2 en 1, es decir, que serán o videoboard o scoreboard según el momento.

En otras palabras, se utilizará una misma pantalla para mostrar ambas situaciones, sea o no en simultáneo. El videoboard permite ver secuencias que ocurren en un campo de deportes, mientras que el scoreboard es el que revela la llegada a la línea de meta en un deporte individual o el marcador de partido.

"Como la organización de los Juegos se desarrolla en un marco de austeridad, las pantallas resolverán ambas situaciones. Sin embargo, los scoreboard específicos y la cronometrización los trae Omega. Los resultados oficiales de natación, atletismo y competencias de ese estilo serán supervisados por esta compañía pues eso es un requisito de cada deporte en particular", especificó García.

A estas pantallas se sumarán más de 300 televisores para los circuitos que se desplegarán en cada uno de los parques y tendrándistintos fines, desde señalética hasta el seguimiento de las competencias como también para el desarrollo de cada deporte en particular. 

Este último caso responde a las características que presentan algunas de las disciplinas. Por ejemplo, el levantamiento de pesas exige que los atletas vayan mirando en las pantallas qué cargas están soportando sus rivales. Estas actividades tendrán televisores puntuales para responder a las demandas estrictas de la competencia.

Hay más. En paralelo a la licitación del equipamiento móvil, se impulsa la de equipamiento informático, compuesto por unas 1000 computadoras portátiles, además de soporte on siete, soporte de Call Center, y software para trackear incidentes de cualquier tipo, es decir, una mesa de ayuda completa. Y a esto se sumará la contratación de una flota de handies que servirá para la comunicación interna dentro de cada parque.

Comunicaciones afiladas
Entre los partners de los Juegos Olímpicos Buenos Aires 2018, además de la ASI, se encuentra el Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) que tiene como tarea reservar espectro para este encuentro. 

¿Qué quiere decir? Que los tres operadores móviles que operan actualmente en el AMBA, Movistar, Claro y Personal, deberán tener súper aceitadas sus redes. Básicamente, que las comunicaciones no se corten. Que todo fluya entre los bits y los bytes sin interferencias. Se prevé que, durante los 40 días de los Juegos, las comunicaciones registren picos de tráfico, especialmente en el uso de internet móvil.

Las redes sociales, una de las principales actividades que efectúan los jóvenes de 15 a 18 años -la edad de los deportistas de estos Juegos- serán uno de los escenarios virtuales en donde también pueda seguirse mucho de lo que ocurra en esos días de octubre.

A esto se le sumará otra tarea. A finales de marzo, el Enacom tendrá que publicar un portal para que los usuarios -es decir, los atletas- registren el smartphone que van a traer. ¿Por qué? Porque las comunicaciones 4G no funcionan necesariamente en las mismas frecuencias de espectro en todos los lugares del mundo.

De modo que, aquellos deportistas que tengan un teléfono que opere en una red no habilitada a tal fin en estas latitudes, no podrá utilizarlo aquí. Y lo sabrá de antemano. Cada federación y comité olímpico nacional tendrá claro esto antes de viajar y deberá tomar las decisiones que crea conveniente para mantener sus comunicaciones en nuestro país.

Por otro lado, el Enacom también se ocupará de fiscalizar eventuales interferencias y actuar en caso de que surja algún inconveniente del tipo. Será otro de los desafíos que tendrá el regulador.

Para cerrar el aspecto estrictamente tecnológico también se contratará un servicio de impresoras. Aunque en el mundo la tendencia es a no imprimir más, a la hora de procesar los resultados de algunas competencias no queda otra que confeccionar una planilla. Y que esté disponible en papel.

"El camino de los resultados es así: los toma Omega, se los pasa a Atos que se ocupa de distribuirlos a los suscriptores del Olympic Data Feed, un sistema de mensajería que informa sobre las alternativas de cada uno de los deportes de manera diaria", agregó García.

El aspecto tecnológico y de telecomunicaciones debe funcionar a la perfección, aún cuando ciertas tareas también exijan el apartado analógico obligatorio. Lógicamente, los resultados también estarán en una plataforma digital y en formato PDF, para que se pueda descargar.

Entre las innovaciones, se destaca que, por primera vez en la historia de los Juegos Olímpicos de la Juventud, habrá 100% de igualdad de género. O, en otras palabras, el 50% de las atletas serán mujeres, y el otro 50%, hombres. Razón por la que, en algunas disciplinas, habrá competencias mixtas e, inclusive, equipos conformados entre integrantes de distintos países.

Como se dijo más arriba, la primera premisa de los juegos es la amistad, razón por la que, a diferencia de los Juegos tradicionales, no hay medallero. Los deportistas que triunfan subirán a un podio, pero no habrá un país que se imponga sobre otros.

Que haya igualdad de género y equipos integrados por dos naciones llevó a un desafío tecnológico: desde Buenos Aires se pidió a Atos que, en los formularios de acreditación de las diversas actividades, se contemplara que habría tanta cantidad de mujeres como de hombres (es decir, que el sistema no diera por entendido, o por default, en la jerga, que todos son varones). Y que en un mismo equipo es posible que puedan haber distintas banderas.

Aunque parezca increíble, esto llevó a exigencias de programación y desarrollo que, luego, servirán para las innovaciones que, eventualmente, proponga Tokio 2020. La inclusión de la agenda cultural, que se desarrollará en cada uno de los parques también se incorporó en el sistema que mantendrá al día todo lo que suceda en el marco de los Juegos.

Como se advierte, una tarea de organización, coordinación y sincronización que ya comenzó a tener su cuenta regresiva.

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR