Management

Cortocircuitos: Cabrera pidió a los empresarios que "dejen de llorar" y "se pongan a invertir"

05-03-2018 Se acabaron los buenos modales entre el Gobierno y la UIA y los pedidos de inversiones tomaron otro color. ¿Qué respondieron desde la central industrial?
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La "lluvia de inversiones" fue una promesa electoral del Gobierno de Cambiemos en las elecciones presidenciales de 2015. Quienes ahora son funcionarios prometían al "establishment" cambios en la legislación laboral, una reforma impositiva, salida del "cepo" cambiario y acceso al dólar a precios oficiales, excenciones impositivas para sectores como el campo y la minería, entre otras medidas para alentar al sector privado. 

A dos años de gestión, en el Gobierno sienten que se cumplieron la mayoría de las promesas y los empresarios locales sin embargo no cambiaron su parecer respecto de apostar en el país y realizar desembolsos que permitan movilizar la economía. Por el contrario, se suceden cierres de fábricas y despidos de personal, además de batallas gremiales cada año al negociar paritarias. 

El año pasado los pedidos oficiales de inversiones se realizaban sobre todo en privado, más allá de alguna breve "pasada de factura" que algunos de los funcionarios, incluído el presidente Mauricio Macri, realizó desde el atril en discursos pronunciados en eventos empresariales. 

Pero estos "buenos modales" parecen haberse agotado y comienzan a notarse mayores "cortocircuitos". Durante el fin de semana el ministro de Producción, Francisco Cabrera, remarcó la necesidad de que algunos dirigentes empresarios generen una "agenda seria", que "se dejen de llorar", "se pongan a invertir y a competir".

También aclaró que desde el Gobierno no se va "a castigar a todo el pueblo argentino para enriquecer empresas grandes".

"Lo único que no puede pasar es que los argentinos paguen la ropa más cara del mundo", enfatizó en declaraciones relevadas por Télam.

"Algunos dirigentes empresarios se quejan en lugar de tener una agenda seria y adulta de competitividad", sostuvo Cabrera en diálogo con radio Mitre, y aseguró que el Gobierno "tiene siempre las puertas abiertas", pero aclaró que "lo que no vamos a hacer es castigar a todo el pueblo argentino para enriquecer a empresas grandes".

"El Presidente es muy realista y conoce, como todos nosotros, los procesos, las razones y la historia de la producción y la industria en la Argentina. Creemos que hay que tener una agenda positiva y dejarse de llorar. Hay que ganar nuevos mercados y competitividad", agregó el ministro. 

Cabrera subrayó que "la economía creció en en 2017 el 2,9%, en 13 de 15 sectores. Además, es la primera vez que en inversiones, es más importante el reequipamiento que la construcción; esto no pasaba antes".

"En estos dos últimos años es la primera vez en la historia que baja el gasto, crece la economía, tenemos un tipo de cambio libre y bajamos impuestos por dos puntos del PBI. Bajamos las retenciones de toda la economía, no solo de los granos sino de la economía industrial", afirmó.

En esta línea, remarcó que los empresarios "durante treinta años querían tener un reforma tributaria integral que bajara los costos. Hicimos una reforma que baja el impuesto al cheque, la ganancia mínima presunta y los costos patronales y parecen no acordarse".

"Bajamos aranceles de bienes de capital, simplificamos la aprobación de importaciones de líneas completas de producción, bajamos los costos logísticos, desregulamos transporte de bitrenes, aumentamos los reintegros a las exportaciones, financiamos equipamiento, abrimos nuevos mercados. Me parece que tenemos que trabajar en esa agenda, que para eso es necesario invertir", concluyó.

Tras hacerse públicas estas declaraciones, desde el sector industrial no tardaron en responderle al ministro de Cambiemos. El presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Miguel Acevedo, sostuvo que le "llamó la atención" la declaración del ministro de Producción, y evaluó que los funcionarios "quizás están un poco susceptibles".

La UIA expuso duras críticas respecto del avance de las importaciones y la caída del consumo en la reunión de la Junta Directiva.

"Hay que poner paños fríos y volver a tener discusiones más profesionales porque si no volvemos a la dicotomía empresa chica-empresa grande e industria versus campo", subrayó y argumentó que ello "no existe hoy en la Argentina".

En ese sentido, admitió que el comentario no fue bien recibido, pero aclaró: "Lo vemos como un tropezón".

El martes pasado, en un encuentro que duró más de tres horas, los industriales analizaron la actualidad de cada segmento en las primeras semanas de 2018 y mostraron preocupación respecto del balance obtenido. El firme avance de las importaciones, la ausencia de recuperación del mercado interno, el alicaído consumo y los costos energéticos fueron algunos de los principales puntos señalados por los empresarios.

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR