Economía

Mensaje del Banco Central a fondos del exterior: "Hasta que no aparezca la oferta, vamos a seguir vendiendo dólares"

10-03-2018 La autoridad monetaria entró en el mercado cambiario local de menor a mayor para contener al billete verde: de los u$s30 millones que vendió el lunes, hasta los u$s212 millones que inyectó el viernes. Los motivos detrás de la nueva estrategia de Federico Sturzenegger
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Pasaba la rueda cambiaria del viernes con mucha más actividad por parte del Banco Central. En las mesas de dinero detectaron las posturas vendedoras de la entidad que comanda Federico Sturzenegger en forma mucho más agresiva que las jornadas pasadas.

Mientras que la mesa de dinero comandada por Agustín Collazo (un ex trader de Morgan Stanley en Nueva York) y el vicepresidente segundo Demian Reidel (ex Goldman Sachs que creó un fondo propio para operar) soltaba dólares a diestra y siniestra, los mismos funcionarios del Central trataban de llevar tranquilidad a los inversores.

Fondos del exterior, algunos que están de visita por Buenos Aires y otros que directamente llaman para ver qué está pasando con el dólar en la Argentina, se llevaron la misma respuesta.

"Vamos a seguir vendiendo dólares hasta que aparezca la oferta, sea por la liquidación de la cosecha o por mayor ingreso de flujos financieros", soltaron altísimos funcionarios del BCRA a los inversores que preguntaban por la estrategia oficial, según pudo saber iProfesional.

La visión del Central, hasta ahora desconocida, es que el mercado cambiario está "para un solo lado". Léase, que sólo hay demanda, pero no hay oferta que acompañe. Parte importante de la necesidad de billetes verdes de los últimos días tuvo que ver –cuentan en las mesas de dinero de los bancos privados– con los vencimientos de algunos bonos en pesos del Tesoro que sumaron algo así como $25.000 millones.

Los inversores cobraban esos pesos y se iban a dólares, aumentando la demanda en medio de una escasez de billetes verdes.

Debido a eso es que la autoridad monetaria fue de menos a más. Empezó vendiendo escuálidos u$s30 millones el lunes que sirvieron para "testear" al mercado. Ese día, los compradores se corrieron pensando que el Central iba a jugar más fuerte.

Pero a esa "mini" intervención" le siguió la ausencia oficial que sorprendió a más de uno. Con el dólar escalando, Federico Sturzenegger tiró sobre la mesa otros u$s20 millones en la rueda del miércoles, otra jugada sin efecto concreto.

Y recién el jueves, la mesa de dinero del Central empezó a jugar en serio cuando vendió u$s123 millones. Pero, como se esperaba, el mercado seguía toreando al BCRA. Es por eso que tuvo que soltar u$s212,5 millones el viernes para bajar el tipo de cambio mayorista a $20,25. Costó, y mucho, debido a que la demanda siguió sin aparecer.

Desde una de las entidades que más operan en el mercado de cambios, le decían a iProfesional que, por lo menos, el último día de la semana se vio un ingreso de dólares del exterior. No fue mucho, pero sí representó un cambio de tendencia.

"Los que antes pagaban cualquier cosa para comprarse dólares, ahora los ves vendiendo. Eso muestra que algo cambió", reseñó el jefe de esa entidad líder.

"Esta estrategia del Banco Central se produce en medio de la creciente preocupación por el efecto inflacionario de la fuerte suba del dólar y las crecientes expectativas de inflación", dice, por su parte, el último informe de Banco Mariva.

En general, de acuerdo con la entidad, estas últimas medidas del BCRA ratifican un enfoque "prudente" para:

- velar por la flexibilización de la política monetaria y el monitoreo de la depreciación del tipo de cambio, lo cual tiene sentido por los datos que muestre el IPC que serán "desafiantes"

- contener las negociaciones salariales con la meta de 15% de referencia, un ítem también importante para la administración de Macri

De todas formas, en las mesas de dinero creen que aún hay un "cuello de botella" en el mercado que se tendrá que solucionar.

"El BCRA es el que tiene los dólares y en definitiva tendrá que ser el que abastezca. Simple como eso", señalaba el jefe de una mesa bancaria.

Esto no quiere decir que las presiones alcistas continúen. De hecho, se cree que el dólar tiene ahora más chances de ir para abajo que de intentar escalar más posiciones. Incluso, los más avezados de la City dicen que es probable que intente "testear" los $20.

"Va a depender del día a día. Pero el que quiere salir de estar en pesos y comprar dólares se los va a seguir pidiendo al Central porque es el único que los tiene", remarcan en los bancos privados.

A todo esto y, si como se estima, la semana arrancará más tranquila para el dólar, se podrán bajar las presiones que había por la compra de billetes verdes en las sucursales.

Fuentes calificadas aseguran que el público se estaba llevando a razón de u$s3 millones diarios en los bancos más chicos, mientras que los más grandes por cantidad de clientes, estaban en torno a u$s10 millones diarios o más.

Esta tendencia, que empezó a mermar por la intervención del Central en la semana, podría seguir bajando. Todo dependerá de cómo siga la pulseada entre el mercado y Sturzenegger.

SECCIÓN Economía
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR