Management

"Gradualismo" en el empleo: un consumo alicaído e inversiones demoradas llevan a las empresas a extremar la cautela

21-03-2018 La buena noticia que se infiere de una encuesta sobre empleo es que son menos la compañías que planean este año reducciones de personal. Pero también hay señales preocupantes, como que las que quieren incrementarlo lo harán en menos del 4%. Las búsquedas hoy obedecen más a rotación que a crecimiento
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Semanas atrás en el Gobierno de Cambiemos dieron por terminada la etapa de los "buenos modales" con el sector empresario, y en boca del ministro de Producción, Francisco Cabrera, llegaron los primeros reclamos públicos por inversiones y generación de empleo

"Es hora de que dejen de llorar" y "empiecen a invertir" dijo sin rodeos el titular de Producción en un cruce de declaraciones con varios empresarios industriales y de la alimentación, que prefirieron tomar sus dichos como un arrebato aislado y salieron a defender la industria nacional.

Lo que sucede es que los números positivos del empleo que exhiben los organismos oficiales dan cuenta de un crecimiento del cuentapropismo y los monotributistas, y en paralelo, de la poca generación de puestos nuevos en el sector privado, excepto en algunas industrias como la Construcción, que recibió un gran impulso de la obra pública.

Desde hace años que, pese al optimismo que aún mantienen los empresarios, esta variable aún no despega. Y lo que si abundan son búsquedas laborales por reemplazos y rotación natural. 

"gradualismo" extremo por el cual los números se mantienen positivos pero con un crecimiento poco pronunciado.

"El último relevamiento a más de 240 empresas, cuya facturación conjunta supera los $850.000 millones y tienen 200.000 empleados, muestra que el gradualismo es el sistema preferido por la mayoría de los encuestados", indicaron desde la consultora, y aseguraron que no se vislumbran grandes cambios respecto de su última encuesta, realizada en septiembre.

Esa conclusión se sustenta en el hecho de que la mayoría de las compañías que participaron de la muestra (58%) esperan que su negocio se mantenga igual este año -un 30% indicó que aumentará y un 12% piensa que disminuirá-, y siete de cada 10 aseguraron que sostendrán su nivel de inversiones respecto a 2017. Menos de un 20% planea incrementarlo.

Entre quienes tienen una expectativa favorable para 2018, uno de cada cuatro estima un crecimiento de entre 1 y 4 por ciento; otro 38% lo lleva hasta el 8%, y el resto espera crecer entre 9 y 12 por ciento este año, bastante por encima de lo que se pronostica oficialmente para la economía en general.

Vale la pena destacar que, en este grupo que espera multiplicar su negocio, solo un 33% espera ver este año una mayor demanda de productos y servicios en el mercado local, y el resto aspira a crecer por otras vías.

En tanto, quienes esperan reducir su operación este año, en su mayoría (67%) anticipan que perderán precisamente entre 9 y 12 por ciento de su negocio.

La mitad de este segmento anticipa que su facturación se achicará de la mano de una menor demanda de parte del mercado, y solo un 16% acusa una mayor competencia de productos importados.

En este escenario, no será el consumo entonces el "motor" con el que pueda despegar el empleo en 2018. "Hay rubros que hoy están augurando un crecimiento un poquito más alentador y otros siguen estando extremadamente conservadores", dijo a este medio Laura Bitocco, gerente general de Hidalgo & Asociados, sorprendida por los resultados "cautelosos" de la encuesta.

"Pensé que iba a haber un poco más de énfasis en la creación de nuevos puestos y de empleo genuino, que en los últimos años no hubo", confesó quien llevó adelante este relevamiento.

Inversiones
Con una previsión poco auspiciosa para el incremento del consumo, y con las inversiones concentradas en áreas no productivas, es difícil que se termine el gradualismo en materia de empleo en el sector privado.

Los desembolsos, según el mencionado reporte, en gran parte se destinarán a optimizar los actuales procesos, a fortalecer las áreas comerciales y de marketing, así como a mejorar los sistemas de tecnología. Sólo alrededor del 20% se dedicará a ampliar las plantas productivas.

Y los nuevos negocios, que suelen ser generadores de puestos de trabajo, aparecen recién en una de cada 10 compañías como motivo de inversión.

"Hoy en Argentina hay muchas búsquedas de personal ocultas, no publicadas en ningún lado. Son cuadros de reemplazo, sustituciones. No hay una convocatoria abierta ni se crean posiciones porque se genera una nueva unidad de negocios. Eso pasa en muy pocos segmentos. En general sigue la cautela, la discrecionalidad", añadió Bitocco.

Tampoco son muchos los empresarios que han decidido ya incrementar su apuesta en base al cumplimiento de una de las promesas del gobierno de Cambiemos, que fue la reducción de costos laborales.

Si bien algunas de las medidas que ya se pusieron en acción en este punto, en respuesta a un incesante reclamo de parte del empresariado, aún no están teniendo la respuesta que se espera y solo el 12% destacó ese factor como motivo en la toma de decisiones de inversión.

Bitocco coincidió en que la cantidad de encuestados que mencionaron ese cambio son pocos, y que esa variable no está mostrando aún el impacto que se esperaba.

"Las empresas necesitan un paso más del Gobierno para hacer una apuesta un poco más fuerte. Por ahora sigue habiendo volatilidad, por lo tanto las decisiones siguen un poco postergadas. Se toman aquellas que no se podían demorar más", añadió la gerenta general del grupo Hidalgo & Asociados.

Contrataciones y "multitasking" 
En la medida en que el panorama de los negocios no se presenta como el más alentador, el pronóstico para el empleo no dista de esa misma proyección. 

Pero en la consultora de Recursos Humanos destacaron un dato alentador: son muchas menos las reducciones de personal.

En octubre último, un 40% de las empresas encuestadas en este mismo informe señalaban que durante el 2017 habían achicado sus estructuras. Las que ahora proyectan disminuir su personal son el 13%, aseguraron.

Las áreas de Administración y Finanzas, como la de Producción serán las más afectadas por esas reducciones, aclararon desde Hidalgo & Asociados.

En tanto que las que esperan aumentar su "headcount" este año son casi tres de cada 10 compañías (29%) y será principalmente en las áreas de Ventas, Marketing y Logística. Bitocco agregó que probablemente la industria automotriz, la petrolera y la construcción sean las que tengan una mejor perspectiva este año.

Los reemplazos de personal siguen siendo una de las causas fuertes que generan las búsquedas de talentos, pero empiezan a aparecer otras variables más asociadas a la creación de puestos, como nuevos negocios y necesidad de perfiles que hasta ahora no existían.

Bitocco sostiene que la situación es de reacomodamiento: "El foco en estos últimos años estuvo en mejorar los costos; por ello es de esperar que las inversiones e incorporación de personal crezcan a tasas más alentadoras, en la medida que la economía acelere".

También resaltó que las empresas ponen énfasis en el "multitasking", tanto porque el avance de la tecnología augura que serán necesarios profesionales capaces de asumir tareas y trabajos que hoy se desconocen, como por la necesidad de las empresas de resolver más de un tema pendiente con una sola persona.

"Cada vez más se necesita un perfil multitasking, que pueda moldearse de un sector a otro o de una tarea a la otra. Se juegan fichas muy puntuales y determinadas a la hora de elegir a alguien", opinó la experta. 

Aseguró que los seleccionadores hoy realizan una tarea "casi de futurología", intentando elegir en base no solo a las condiciones de los candidatos sino a una predicción de dónde puede terminar esa persona en caso de que haya una reducción, de que se lo tenga que cambiar a una tarea que no es aquella para la cual se lo contrató, etc.

"Estamos haciendo mucha evaluación de potencial para ver dónde puede estar la posición, por ejemplo, de acá a dos años", contó Bitocco, y reveló que aún muchas empresas no reemplazan y algunos puestos quedan vacantes por tener "freezados" los ingresos.

Asimismo, destacó que cada vez se emprenden menos programas de Jóvenes Profesionales y de Pasantías. Los reclutadores se vuelcan a "tomar a alguien que ya sepa lo que tiene que hacer, porque la inmediatez del negocio hace que la necesidad de cubrir las posiciones sea prioritaria a pensar en un desarrollo de carrera".

Otro dato positivo de la encuesta de Hidalgo & Asociados es que este año los asalariados no perderán frente a la inflación, que oficialmente se calcula en un 15% anual.

El 65% del personal dentro de convenio, tendrá ajustes de entre 15% y 20%; y otro 31% de entre 20 y 25%. El resto, un aumento de sueldo mayor al 25% anual.

Por otro lado, para los que están fuera de convenio, las perspectivas son un poco mejores: el 39% recibirá entre un 20% y 25% de aumento.

Bitocco sostuvo que es también parte del reacomodamiento dado que, durante muchos años los mejores aumentos fueron para los agremiados, generando malestar -principalmente- en los mandos medios que, por razones de presupuesto, solían ser los más afectados.

"Siempre las empresas tratan de acompañar el ajuste que hace para su personal dentro de convenio. Por momentos, con una inflación agresiva, queda por fuera la posibilidad de hacer un repunte por mérito o performance. Se supone que este año van a tener ese pequeño aire que antes no tenían", resumió.

SECCIÓN Management
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR