Tecnología

En mayo comenzarán a discutirse planes de acción concretos para la inclusión de la mujer en la economía digital

26-04-2018 En el marco de las reuniones del W20,una argentina lidera la discusión orientada a identificar las barreras para reducir la brecha digital en la región
Por Andrea Catalano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La necesidad de incluir a las mujeres latinoamericanas a las oportunidades que habilitan las nuevas tecnologías formarán parte de una propuesta que comenzará a trabajarse a finales de mayo en París cuando, en el marco del Forum de la OECD 2018, se debatirán las prioridades que formarán la base de las recomendaciones que se entregarán al W20 para avanzar en planes de acción concreto.

El grupo de trabajo cuenta con la participación la argentina Paula Ferrari, de la GSMA de América latina, la asociación que nuclea a las principales operadoras de telecomunicaciones de la región, y que por estos días se están terminando de definir las seis principales barreras que enfrentan las mujeres en términos de inclusión digital.

No se trata de barreras limitadas a lo móvil, más allá de la representatividad de la entidad, sino que se amplía a diversos aspectos vinculados con las nuevas tecnologías. Aún así, la cuestión puntual del móvil resulta clave puesto que hoy el celular es la principal vía para acceder a internet.

Las barreras identificadas hasta ahora en el marco de los trabajos que se impulsan para alcanzar esos objetivos fueron:

1. el costo de los dispositivos móviles, es decir, la asequibilidad. En América latina el costo de los celulares es aún alto puesto que su valor final está afectado en un 40% por impuestos. "Ahí hay un espacio para trabajar mucho. Las mujeres en general suelen ganar menos dinero y, por ende, poseen menos independencia económica. Romper con esa barrera permitiría que puedan conectarse más fácilmente", explicó la directora de márketing de la GSMA.

2. la accesibilidad. Se trata de pensarla no sólo desde la cobertura de las redes sino básicamente desde factores aún más básicos como la identidad -que todas puedan tener su documentación para acceder a servicios-, la electricidad -para poder cargar un dispostivo electrónico-, entre otros aspectos.

3. seguridad, y otra vez, no sólo desde el punto de vista tecnológico sino también desde conceptos más amplios, como el acoso, real y virtual. "Esto implica contemplar desde el miedo que tiene una mujer a que le roben el celular hasta el acoso online. Este es un tema que preocupa muchísimo porque el tema no es abordado del mismo modo en los distintos paíss. Y el acoso online presupone, a su vez, otras formas de violencia física", añadió la ejecutiva.

4. habilidades digitales. Aunque hay países donde se impulsan programas de inclusión, hay también "ausencia de programas sistemáticos de alfabetización digital. Hacen falta más programas", aseguró Ferrari.

5. estereotipos de género. Tal vez se trate de uno de los desafíos más parejos a enfrentar en la región. Las mujeres están alejadas de las carreras TICs. "Las habilidades digitales y los estereotipos culturales se mezcalan, y la cuestiones sociales y culturales impactan muchísimo a la hora de sumarse a una tarea tecnológica", consideró.

6. falta de contenidos. "Es necesario tener a más mujeres generando contenidos en y para tecnología. Las mujeres no usan internet porque no hay contenidos que las contemplen, que las incluyan. Si hubieran más mujeres produciendo contenidos se promovería más su consumo", aseveró Ferrari. Y, con ello, también se avanzaría más rápidamente en su inclusión.

La Argentina y América latina en general replican, en términos de inclusión, los números que se dan en el mundo sobre la participación de las mujeres en el mundo TIC. Sólo el 17% de los graduados de carreras técnicas a nivel global son mujeres, una cifra que en la Argentina se ubica en torno al 15% en los últimos años.

Ferrari admitió que la brecha de género en América latina es más chica que en otros continentes. Pero la característica de la región es que muestra diversos contrastes según de qué país se trate.

Y ejemplificó que, mientrasen Brasil la brecha de género vinculada con la propiedad de un celular es de sólo 15%, se reduce a 5% en México. Pero ese porcentaje sube a 32% en el primer país cuando se trata del uso, sobre todo en áreas rurales, mientras en México la brecha se expande hasta el 10 por ciento.

"Los planes y recomendaciones que se discutirán primero en París generarán en torno a estas barreras. Luego del encuentro de mayo se avanzará en la definición de políticas públicas concretas que se terminarán de delinear en octubre y se entregarán en la reunión de diciembre del G-20", aseguró la ejecutiva.

Ferrari está convencida de que se debe comenzar a trabajar de manera enfática desde la base, y que en la medida en que se miran las nuevas oportunidades que dan las tecnologías esa situación podrá revertirse rápidamente.

"A las mujeres se las piensa como programadoras, pero hay muchas más oportunidades, especialmente cuando hay plataformas digitales que permiten que puedan trabajar en distintos horarios, que puedan vender productos y servicios... Si se logra además que la mujer acceda al conocimiento a través de estas plataformas digitales se avanzará en su inclusión de una manera mucho más decidida", concluyó.

La GSMA actúan como Topic Chair de inclusión digital dentro del grupo del W20 que presentará a los estados miembros del G20 temas relativos a la igualdad de género y el empoderamiento económico de la mujer. Como representante de los operadores móviles la entidad participa con propuestas que integran a las empresas del sector, los gobiernos, la agencias de la ONU y diversas ONGs.

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR