NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

¿Qué pasará con el dólar?: Federico Sturzenegger convenció a Macri de subir la tasa de interés en pesos para frenar la corrida

¿Qué va a pasar con el dólar?: Federico Sturzenegger convenció a Macri de volver a subir las tasas para frenar la corrida

El presidente del Banco Central habló el viernes con el Presidente y le comunicó que sólo con la venta de dólares no alcanzaba. La decisión no fue coordinada con otros ministerios ni con Jefatura de Gabinete, enfrentados al número uno del Central. Fondos del exterior aplaudieron la medida oficial

Por Leandro Gabin
28.04.2018 00.04hs Finanzas

La sorpresiva jugada del Banco Central contó con la venia de Mauricio Macri

Federico Sturzenegger habló telefónicamente con el Presidente el mismo viernes para compartirle su visión: habí­a que hacer "algo más" que salir a vender dólares para detener la corrida.

En esa conversación -que no fue una de las tantas que él suele tener con Macri todas las semanas- se decidió el plan de acción que luego fue ejecutado por la mesa chica de la entidad, sobre el filo de la semana.

Según pudo saber iProfesional, no fue coordinado con otros ministerios ni con Jefatura Gabinete. "La herramientas para frenar una corrida la tenemos nosotros y nadie más", enfatizó una fuente del Central.   

Por lo pronto, la intervención oficial fue aplaudida por la gran mayorí­a de los fondos y bancos de inversión. El viernes, cuando se prolongaba una inédita corrida cambiaria, Sturzenegger eligió ir por todo.

Es decir, no sólo apeló a seguir vendiendo dólares (tan sólo ese dí­a soltó u$s1.382 millones) para calmar la sed compradora del mercado. También echó mano a la tasa de interés, un instrumento olvidado desde el 28 de diciembre, dí­a en el que la polí­tica monetaria fue "intervenida" por Jefatura de Gabinete.

La suba de 300 puntos básicos en los pases pasivos a 30,25% de un plumazo fue una medida que, a ojos del mercado, demostró que el Central volvió a tomar las riendas de la situación.    

Esto, en el marco de una corrida contra el peso de tal magnitud que dejó cifras no aptas para cardí­acos

- Durante todo el mes, el Central tuvo que desprenderse de u$s4.700 millones

- Las ventas se concentraron en la primera y última semana: u$s400 millones al inicio (en 2 ruedas) y los restantes u$s4.300 millones sobre el cierre.

- Se desprendió de u$s6.771 millones en dos meses. Es decir, del 11% de las reservas contabilizadas al 5 de marzo (u$s61.707 millones).

-En la semana que acaba de terminar, el dólar mayorista acumuló un alza de treinta y cinco centavos respecto del cierre del viernes pasado.

-Durante abril, el tipo de cambio subió 39,1 centavos con relación a su precio de finales de marzo.

- En lo que va del año se incrementó poco más del 10% con respecto a la cotización de fines de diciembre.

Aprobación parcial del mercado
Con respecto a la decisión de subir fuerte la tasa, Daniel Chodos, jefe de estrategia de Credit Suisse, afirmó a iProfesional: "Me parece una respuesta pragmática por parte del Banco Central".

El especialista, otro argentino repatriado desde Wall Street y ahora con oficinas en Buenos Aires, remarcó que la estrategia oficial incluyó un doble mensaje: el Central vuelve a usar todos los instrumentos posibles, por un lado, y "ganó independencia", por otro.

"Desde el cambio de la meta de inflación del 28 de diciembre, el único instrumento al que vení­a echando mano era el tipo de cambio. Influí­a en su precio pero no podí­a tocar la tasa. Pero ahora recuperó esa independencia", señaló Chodos. 

El otro mensaje guarda relación con las posibilidades de las que dispone el banquero central para hacerle perder plata al mercado.

"Seguramente le hizo perder dinero a mucha gente con sus intervenciones y con la suba de tasas", indicó Chodos. 

Su palabras fueron en referencia a que el mayorista llegó a tocar $20,92 en la rueda del viernes pero terminó a operándose a $20,54. De modo que quienes compraron en ese lapso de tiempo lo hicieron a un valor caro. 

"Era una decisión necesaria porque el mercado estaba muy estresado. El actual contexto también es producto del alza del rendimiento del bono a 10 años de Estados Unidos", aseguró en diálogo con iProfesional, Alberto Bernal, estratega de XP Securities desde Nueva York. 

En su visión era la única decisión válida después de haber intervenido fuertemente. "Necesitamos que el mercado internacional se tranquilice para volver a ver un poco más de calma", añadió. 

"La decisión del Banco Central fue la apropiada y también resultó muy significativa", coincidió Mauro Roca, economista argentino y ex Goldman Sachs, actualmente managing director de TCW, un fondo de inversión con sede en Los íngeles.

"Demuestra que la tasa es todaví­a un instrumento primordial de polí­tica monetaria. Además, la magnitud de la suba refleja que Sturzenegger no está atado a condicionamientos y que hará lo que crea necesario", señaló. 

La visión de los banqueros es que el banquero central "pateó el tablero" y que volvió a tomar las riendas, aunque a un costo muy elevado. 

Por un lado, le critican el mal timing de haber "regalado" casi u$s1.500 millones el miércoles para mantener el dólar a $20,26.

No se entendió, además, que al dí­a siguiente haya cambiado de estrategia al dejar deslizar el tipo de cambio y bajar el caudal de la intervención.

"No quedó claro qué se quiso hacer. Creo que hay falta de coordinación y eso quedó demostrado. Fue una reacción tardí­a ante un mercado que se escapaba", reseñó el jefe de una mesa de dinero de un banco extranjero.

La jugada para Sturzenegger tiene, obviamente, también una lectura netamente polí­tica: en pulseada abierta contra el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, y el ex JP Morgan y asesor de esa cartera, Vladimir Werning, él y su equipo están tratando de recuperar "credibilidad". 

De hecho, desde la entidad culpan a estos dos funcionarios de haber sido quienes "dilapidaron la independencia del Banco Central con polí­ticas equivocadas". 

En el cí­rculo í­ntimo del número uno del BCRA no se les perdona que el mercado les haya dado vuelta la cara. 

Aducen que una de las razones por las cuales los inversores "torearon" al BCRA y presionaban con el dólar era que sabí­an que tení­a las manos atadas.

"Era una pelea con una mano atrás de la espalda y encima atada. Así­ no es posible dar batalla, porque te desangran las reservas", indicó un trader del exterior.

Algo de esto quedó en evidencia hace unos dí­as, en las reuniones que se llevaron a cabo en Washington por la Asamblea de Primavera del FMI

Las crí­ticas incluso quedaron plasmadas en un paper de un banco de inversión de Estados Unidos en un evento privado del que participaron dos funcionarios argentinos: Guido Sandleris, Jefe de Asesores del Ministerio de Hacienda, y Mariano Flores Vidal, Gerente General del BCRA.  Fue organizado por XP Securities, una boutique financiera, en el Hotel Four Seasons en DC. 

"Los funcionarios del Banco Central recibieron una cantidad importante de crí­ticas por parte de los inversores a raí­z de las acciones tomadas hacia fines de diciembre", relataron.

La opinión mayoritaria fue clara y quedó plasmada en  el paper: aquel 28 de diciembre (cuando el Gobierno intervino para cambiarle al BCRA la meta del í­ndice de precios para 2018) "se redujo sustancialmente la credibilidad de la estrategia de desinflación".

Esto "independientemente de las explicaciones que las autoridades dieron a la prensa y a la comunidad de analistas en ese momento", se indicó.

¿Será suficiente con lo actuado el viernes para cambiar la tendencia del dólar? En el Central creen que hay margen para pensar que lo peor ya pasó

Señalan que, tras la suba de tasas, el Merval pegó la vuelta y subió 1,8%, al tiempo que repuntaron los bonos argentinos en Nueva York. Además, se ajustó un poco el tipo de interés de las Lebac, que se habí­a disparado a 33%. 

Para Consultatio, empresa del "gurú" Eduardo Costantini, con la decisión de subir la tasa 300 puntos básicos, el Banco Central "dio un paso en la dirección correcta".

No obstante, desde la firma aclararon que aún "no termina de despejarse la incertidumbre básica: la previsibilidad de la polí­tica monetaria".

Señalaron que, en el corto plazo, la flotación cambiaria "debió ser sacrificada en pos de que las expectativas de inflación no sigan alejándose de la meta".

Para Credit Suisse, si bien fue una señal fuerte, aún no se puede saber si la decisión tomada resulta suficiente como para dar vuelta la página. 

"Hay que ver qué pasa con los mercados globales la semana que viene. Hubo algo de mala suerte, producto de la suba de tasas en Estados Unidos, que produjo un desmejoramiento del sentimiento global, indicó Chodos.

"Hay que ver cómo sigue. Puede ser que incluso el BCRA vuelva a subir más las tasas", concluyó.

Te puede interesar
Zoom Recomendadas