Autos iPro

El 30% de las ventas de Citroën en la Argentina son vehículos diésel (y enseñan cómo usarlos)

09-05-2018 La marca sigue apostando a la motorización en 9 de los 12 modelos que comercializan. Es por eso que en dos videos muestran los cuidados que se deben tener
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Desde hace un tiempo, varias marcas masivas dejaron de tener en su portfolio de productos modelos con motorización diésel, o los redujeron a una mínima oferta.

Pero ese no es el caso de PSA, grupo que se destaca por ofrecer la gama más completa de vehículos con opción diésel o naftera.

Además, tanto en el caso de Citroën como de Peugeot, son modelos que tienen un nivel de consumo tan bajo que bien justifican pagar un poco más por acceder a estos modelos.

Ante la apuesta, que es cada vez más marcada, desde Citroën hicieron un repaso por toda su oferta y además acompañaron la presentación con videos que enseñan las precauciones que se deben tener con el uso de estos motores.

Los mismos fueron publicados también por otras marcas, a partir de los problemas que tuvo que enfrentar Fiat con la pick up Toro, lo que mostró la falta de conocimiento que existe muchas veces en los clientes.

En cuanto a los modelos de Citroën, 9 de los 12 productos que ofrecen tienen la opción de motor diésel o naftero, lo cual representa un 30% de sus ventas.

Desde el más chico, el C-elyseé, hasta el más completo, el C4 Lounge, cuentan con motor HDI. También los familiares como Berlingo Multispace, C4 Picasso y Grand C4 Picasso, al cual se sumó recientemente el Spacetourer.

Entre los utilitarios, se encuentran el Berlingo, Jumpy, y Jumper.

Estos modelos propulsados por motorizaciones diésel consumen menos combustible y tienen más autonomía. Pero esa no es la única virtud de los diésel. Sino que también son nobles que, por la robustez de sus componentes, pasan a ser más durables que los nafteros.

"La entrada en vigencia de la norma Euro 5 en Argentina a partir de enero del 2018 fue sin duda un avance que mejora la eficiencia de los motores diésel que se comercializan el país. De todos modos, estas novedades técnicas han despertado ciertas dudas en los usuarios argentinos. Es por eso que siempre es oportuno repasar los principios de estas evoluciones", explicaron desde Citroën.

En el año 2000, PSA patentó la tecnología FAP (en francés Filtre à Particules Additivé), con el afán de reducir las emisiones contaminantes de sus motores Diésel motivado por la entrada en vigencia de normas cada vez más restrictivas, por entonces sólo aplicadas en Europa.

Se adelantaba de esta forma una década en el desarrollo de esta tecnología que sería obligatoria en el viejo continente a partir de la normativa Euro5 del 2009, y se convertía así en un referente en tecnología de Filtro de Partículas Diésel, también conocido como DPF en otras marcas.

Citroën dio un paso decisivo en materia de innovación tecnológica y sacó ventaja a sus rivales. 

En Argentina, la marca comenzó a comercializar algunos de sus modelos con tecnología FAP a partir del año 2011 (con el C4 Picasso y C5), y en productos de fabricación nacional, a partir del año 2016 con el C4 Lounge HDi, adelantándose dos años a la entrada en vigencia de la normativa Euro5 en el país.

FAP-AdBLUE: Beneficios
Una vez que estas normas se hicieron extensivas a este mercado, el público comenzó a familiarizarse con el término de Filtro de Partículas y su importancia.

Thomas Burguete, gerente de Marketing Estratégico de Citroën Argentino expresó: "Fuimos incorporando una serie de elementos para lograr reducir al mínimo los componentes contaminantes de la combustión y convertirlos en componentes que se consideran no contaminantes. El primer elemento es el catalizador que nos permite convertir los monóxidos de carbono y los hidrocarburos no quemados", comentó.

Luego siguió "el Filtro de Partículas va a permitir capturar las partículas de hollín o humo negro. Pero lo cierto es que, con el paso del tiempo, esos elementos tienden a quedar retenidos en ese punto, saturando el filtro, lo que obliga a encontrar una forma de limpieza. Allí nace el concepto de regeneración del Filtro De Partículas o FAP que, en el caso de Citroën  va a realizarse en forma natural, gracias al aporte de un aditivo (cerina) que en lugar de la temperatura natural (550 grados) va a realizar el proceso a 450 grados centígrados".

¿El beneficio directo para el cliente? Casi sin darse cuenta, al utilizar su automóvil normalmente está regenerando el filtro de partículas para así poder seguir funcionando normalmente. Sin necesidad de cumplir con ningún procedimiento que no sea el uso de su vehículo.

En caso de no llegar a la regeneración natural por las condiciones de uso, se realiza una regeneración artificial, donde el vehículo le avisará al cliente cuando esté sucediendo, para evitar interrumpirlo.

El filtro de partículas -para tener magnitud de su importancia-, logra filtrar un 99,9% tanto en cantidad como en masa de las partículas de carbono, por lo que otorga una pureza de emisiones muy superior. Algo que también es importante destacar en cuanto al mantenimiento, es que en los motores que utiliza Citroën, el Filtro de Partículas puede durar entre 180.000 y 200.000 km.

Burguete continuó diciendo: "La constante evolución de la tecnología aplicada a los motores HDi -cada vez más económicos en el uso, con muy bajo costo de mantenimiento y generando menos emisiones- permite en la actualidad tener en oferta en el portfolio local dcon tres modelos que ya ofrecen soluciones propias de la nueva normativa Euro 6 vigente en Europa, al incorporar además de Filtro de Partículas, el elemento SCR de reducción catalítica selectiva. Ya son vehículos que parten de esta configuración de fábrica, es decir que están un paso más avanzados", dijo.

El SCR, básicamente, realiza un ataque selectivo a los óxidos de nitrógenos y se los hace reaccionar para reducirlos a través de una solución acuosa que es el Adblue, a base de un elemento orgánico como la urea.

Son motores súper limpios con la emisión en los escapes que es muy pura. El producto AdBlue de Total Lubricantes es nuevo en el mercado y en el caso del Spacetourer y Jumpuy cuentan con un depósito de 22 litros que les otorga un rendimiento aproximado entre 20.000 y 22.000 kilómetros, con lo cual no se condiciona el uso del vehículo ni nada por el estilo. El nivel de este aditivo se va indicando en el tablero a partir de 2.400 -y cada 600 km- kilómetros antes de agotarse el AdBlue con distintos avisos de manera de no llegar hasta el final sin haber repuesto el producto.

Con la adopción del denominado Filtro de Partículas, la marca se aventajó 10 años al resto del mercado y le permitió adelantarse a las reglamentaciones ambientales más exigentes. El desarrollo de nuevas tecnologías Diésel permite convivir en un planeta cada vez más limpio sin resignar confort, prestaciones y consumos reducidos. 

SECCIÓN Autos iPro