NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Economía

Por el dólar, el "cí­rculo rojo" improvisa tregua con Macri, pero desconfí­a del plan oficial para superar la crisis

Previa al 15M: el "cí­rculo rojo" improvisa tregua con Macri, pero desconfí­a del plan para superar la crisis

En la intimidad del mundo corporativo resurgen quejas y reproches hacia equipo económico. Critican su falta de reacción al desbarajuste cambiario. Además, hay un grupo que considera que algunas de las últimas decisiones oficiales tendrán un impacto negativo. El martes se renuevan Lebac

Por Juan Manuel Barca
14.05.2018 04.53hs Economía

La corrida tomó desprevenido al "cí­rculo rojo" y lo sumió en un clima de incertidumbre, como no se veí­a desde la crisis del 2008.

El estado de alteración quedó reflejado en la maratón de reuniones y cumbres que encabezó el grupo selecto esta semana y que concluyó el viernes en Olivos, donde una decena de estos empresarios fueron recibidos por Mauricio Macri y parte de su gabinete.

En el último encuentro estuvieron Jaime Campos (Asociación Empresaria Argentina), Amancio Oneto (Molinos Rio de La Plata), Gerardo Dí­az Beltrán (Came), Miguel Acevedo (UIA), Luis Betnaza (Techint), Eduardo Eurnekian (AA2000), Enrique Cristofani (Santander Rí­o), Alfredo Coto (Coto), Eduardo Elzstain (IRSA), Cristiano Rattazzi (FCA) y Martí­n Migoya (Globant).

El motivo de la cita extraordinaria fue la necesidad del Presidente de trasmitirles tranquilidad, luego de la decisión de negociar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Pero la convocatoria cursada por Macri también buscó mostrarlo rodeado de dirigentes poderosos -con varios de los que mantiene una tensión velada- y pedirles de nuevo que confiaran en el Gobierno. 

El mismo dí­a, el lí­der de Cambiemos habí­a hecho algo similar con siete gobernadores, una cifra insuficiente si se quiere en el "poroteo" nacional, pero mejor que el apoyo mostrado inicialmente por sus interlocutores provinciales.

La renovada preocupación oficial por tender puentes coincide con la avanzada opositora contra la suba de tarifas, medida que provocó a la vez cortocircuitos con Elisa Carrió y la UCR.

En las más altas esferas del empresariado, hay un consenso implí­cito de evitar que la crisis se traslade al terreno polí­tico y cierta sensación sobre la conveniencia de una "tregua" con el oficialismo.

Con esa preocupación, buena parte de los hombres de negocios salieron a respaldar la decisión de negociar un crédito con el FMI, cuyos detalles se desconocen aún, pero que según analistas alcanzarí­a los u$s30.000 millones.

"La economí­a muestra una buena y positiva situación, por lo que ratificamos las medidas que está implementando al presente el Gobierno nacional", dijo Eurnekian.

Menos entusiasta fue la declaración reciente del Grupo de los Seis, que se limitó a señalar que el equipo económico "cuenta con los instrumentos" para generar previsibilidad. El espacio está integrado por la UIA, la Cámara de Comercio, Construcción, la Bolsa de Comercio, la Sociedad Rural y la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba).

El repentino giro hacia el Fondo del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien en 2016 rechazaba volver al organismo, se sumó así­ al paquete anunciado el viernes previo, por el que se subió la tasa al 40%, se disminuyó la posición neta en dólares de los bancos y se ordenó recortar la obra pública en $30.000 millones.

Con esos instrumentos y las reservas, se intenta frenar la divisa, aunque sin resultados: la última semana siguió en alza y cerró en $23,70.

Igual de fluctuantes, en la intimidad del mundo corporativo resurgen quejas y reproches al equipo económico. En primer lugar, por su incapacidad de reacción al desbarajuste cambiario.

Pero sobre todo, se nota el descontento de aquellos que se ven perjudicados por las últimas decisiones oficiales, que según prevén tendrán un impacto negativo en la inflación, el consumo y la actividad.

Una prueba de fuego
La sensación predominante es que primero hay que "pasar la tormenta". La prueba de fuego para el Banco Central llegará este martes, cuando vencen Lebac por unos $640.000 millones.

El JP Morgan advirtió que "una falla en la renovación de las acciones de Lebacs en proceso de vencimiento generarí­a una oferta por desorden sobre el dólar y una salida de capital renovada".

En el sector financiero, también están expectantes por conocer el volumen del préstamo que negocia la Argentina con el FMI y las condicionalidades que se espera imponga el organismo.

"No vemos una situación grave, algunos se quejan de las tasas pero primero hay que resolver esto", dijo a iProfesional la mano derecha de un banquero privado al salir de un evento privado.

En la mesa de dinero de otra entidad comparten el "cambio de estrategia" adoptado por el equipo económico de Cambiemos para tratar de frenar la sangrí­a de reservas que provocó un "desbalanceo cambiario".

La lectura optimista es que "el Banco Central volvió a tomar el timón" al elevar el 4 de mayo pasado en 1.275 puntos la tasa y dejar atrás el 28D.

El relajamiento de las metas de inflación a fines de diciembre fue leí­do por la banca como la victoria del ala polí­tica del gabinete sobre el el titular de la autoridad monetaria, Federico Sturzenegger, quien redujo entonces la tasa al 27%, decisión que según los analistas financieros terminó por desembocar en una suba del dólar.

En la city financiera creen que hay una "migración hacia el dólar" motorizada por la devaluación de las monedas, el encarecimiento del financiamiento para la Argentina, el impuesto anunciado a la renta financiera y la falta de oferta de divisas del sector privado por la retención de liquidación de exportaciones de granos. Pero también responsabilizan al BCRA

"Está tomando medidas con agresividad, pero no todas fueron bienvenidas", admitieron en un banco privado.

Los analistas cuestionan la demora en reaccionar y la eficacia de incrementar las tasas a niveles récord. Pero tampoco ven con buenos ojos la orden dada a los bancos de reducir del 30 al 10% su posición general neta en dólares.

"Ellos quieren que se pesifique el mercado, pero si buscaban forzar a los bancos a vender divisas en el spot o futuros, no fue efectivo", explicó un operador.

Desde la entidad aseguran que el sector público es el que posee una mayor tenencia de dólares, entre ellos el Banco Nación. Otra lectura posible es que el "mensaje" apuntó a evitar una recompra de dólares de los privados, antes que a un desprendimiento de moneda extranjera. Serí­a una manera de inducirlos a absorver Lebac este martes.

Interna empresaria
Con el pasar de los dí­as, el temor a un agravamiento de la corrida terminó por unificar o al menos dejó en segundo plano la interna entre un sector de empresarios que salió a respaldar sin fisuras al Gobierno frente a la embestida opositora para frenar la suba de tarifas y, por otra parte, un arco heterogéneo de industriales, el campo y el comercio, molestos por los aumentos en las boletas y el impacto de las últimas medidas sobre la economí­a.

Con familiares de funcionarios en su seno, la Cámara de Comercio mantiene un apoyo cerrado al Gobierno. En sus comunicados dejó en claro que las decisiones oficiales apuntan a "fortalecer las finanzas de la economí­a a fin de darle mayor certidumbre y estabilidad a nuestro paí­s en un contexto externo más adverso y volátil".

Asimismo, respaldaron la iniciativa de lograr el apoyo financiero del FMI "de manera preventiva", ya que de ese modo -sostienen- la tasa de interés serí­a "significativamente menor" a la que podrí­a ofrecer el mercado de capitales.

En tanto, el comité ejecutivo de la UIA decidió llevar calma con la difusión de un comunicado el martes pasado de tono neutral en el que se aseguró que "las áreas responsables de la polí­tica económica (BCRA, Ministerio de Hacienda y Ministerio de Finanzas, entre otros) cuentan con los instrumentos y los activos necesarios para brindar previsibilidad cambiaria y financiera de largo plazo.

"No estamos en el 2001, la idea es esperar que pase todo esto para volver al rumbo productivo", tradujo José Urtubey a iProfesional.

De ese modo, los industriales optaron por la prudencia después de debatir durante tres horas si publicar o no un comunicado.

Dentro de la central fabril persisten diferencias entre los "optimistas y pesimistas" sobre la polí­tica económica. Mientras los sectores exportadores piden paciencia, las industrias ligadas al mercado interno reclaman una reacción urgente.

La UIA quedó envuelta en un conflicto semanas atrás, cuando apareció acompañando como parte del Foro Convergencia el rechazo del Gobierno a bajar las tarifas.

"Hay un quilombo tremendo en UIA con las tarifas porque el 98% son Pymes y muchos quedan fuera de mercado con los aumentos", reconoció el directivo de una alimenticia de primer nivel.

En algunos sectores empresarios, ven que el aumento de las tasas y el recorte a la obra enfriará aún más la economí­a, mientras que el esquema de tarifas llevarí­a la inflación a entre el 23 y 25%. La preocupación es compartida por industriales, la Cámara de la Construcción e incluso inversores que esperaban un despegue de la actividad en el segundo semestre.

"Seguimos sin tener un programa industrial, el tema es cómo generás dólares genuinos", dijo a este medio Silvio Zursolo, directivo de la cámara de industriales bonaerenses ADIBA y miembro del comité de la UIA.

Por lo pronto, el Gobierno enfrentará mayores dificultades para cubrir sus pasivos. Con una menor perspectiva de producción, inversión y exportaciones, la economí­a no generará los recursos suficientes para reducir el rojo provocado por la salida de dólares ví­a importaciones (entre ellas las de combustibles) y turismo.

La balanza comercial acumuló en el primer trimestre del año un saldo negativo de u$s2.494 millones, más del doble que los u$s1.177 millones del año pasado. Sin una fuente propia de dólares y la toma de nueva deuda, los intereses seguirán en ascenso.

En ese contexto, los economistas ya hablan de los "ganadores y perdedores" del plan de emergencia que según Macri busca preservar la estabilidad financiera y el "gradualismo".

"En la foto, los sectores exportadores se benefician por el tipo de cambio, y se perjudican los que venden al mercado interno y se financian en el mercado local en pesos, al igual que los asalariados", explicó a este medio Marina Dal Pogetto, directora de EcoGo.

Entre los ganadores figuran los fondos especulativos que desarmaron posiciones en pesos e iniciaron la corrida a favor del dólar.

Pero también, el complejo cerealero que aporta el 44% de las exportaciones argentinas y se beneficia de la devaluación, que desde diciembre ya acumula un 25%. Lo mismo ocurre con los productores que retienen granos.

En los primeros cuatro meses, el polo agroexportador liquidó u$s6.000 millones, pero las autoridades esperaban un mayor volumen.

Si bien la sequí­a en el campo redujo el nivel de cosecha previsto y las lluvias en los últimos 15 dí­as dificultaron la llegada de camiones a los puertos, los operadores admiten que "es un momento complejo para liquidar porque cada sector especula".

Contra ellos se despachó Carrió, sorprendida por la reacción del sector que se ve también beneficiado por la baja gradual de retenciones.

"Nosotros acompañamos al campo en los momentos difí­ciles, bajamos las retenciones, la sociedad acompañó... ahora les digo a ellos: Hagan patria, no retengan la soja, empiezen a liquidar para que ingresen divisas", rogó la diputada dí­as atrás. 

Incertidumbre polí­tica
Una de las cuestionas que genera desconcierto en el "cí­rculo rojo" es la capacidad polí­tica del Gobierno para encauzar su programa económico, cuestionado desde dentro de la alianza oficialista como desde la oposición y una parte del empresariado. Los ejecutivos siguen de cerca las encuestas que muestran una menor simpatí­a de la ciudadaní­a por Cambiemos.

"La confianza se derrumbó como un castillo de naipes", explicó uno de los principales miembros de la UIA.

Según un estudio de la consultora Analogí­as realizado el 6 y 7 de mayo en la provincia de Buenos Aires, la desaprobación del Gobierno alcanza el 60,1%, un aumento de 8,1 puntos desde abril, mientras que la imagen positiva descendió 20 puntos desde las elecciones legislativas de octubre pasado.

La caí­da en la valoración positiva del desempeño presidencial se extendió incluso a la percepción sobre la gobernadora Marí­a Eugenia Vidal, que hasta ahora se mantení­a indemne. En tanto, el paquete de medidas contra la corrida recibió un rechazo mayoritario entre los bonaerenses, del 67% y se impone incluso en segmentos que simpatizan moderadamente con el macrismo.

Ahora, se espera que el regreso al tutelaje del FMI impacte aún más en la imagen de Macri. Un relevamiento realizado a inicios de este mes por las consultoras D´Alessio IROL y Berensztein, reveló que el 75% de los encuestados considera "inadecuado" pedir ayuda al organismo internacional.

Al igual que el sondeo de Analogí­as, el rechazo no solo proviene de quienes votaron a la oposición sino también de los votantes de Cambiemos, en el cual llega al 58%.

Los empresarios tomaron nota del escenario polí­tico más adverso. Si bien aseguran que no hay una oposición que capitalice la pérdida de apoyo del Gobierno, creen que el peronismo está en condiciones de especular con dar la pelea en un eventual ballotage.

Un alto ejecutivo de la Cámara de Empresas Alimenticias (Copal) vinculó los nuevos vientos con la caí­da de las expectativas económicas de la gente. En la entidad ya aseguran que el primer trimestre fue "malo para el consumo" y que, si bien prevén nuevos aumentos de precios en los próximos 15 dí­as, aseguran que el traslado de mayores costos por los insumos dolarizados tiene un lí­mite.

El consumo masivo cerró el primer trimestre del año con una caí­da del 1% frente al mismo perí­odo del año pasado, según la consultora Kantar Worldpanel.

Salvo dos sectores (bebidas y alimentos secos), el resto de los rubros (lácteos, congelados, infusiones, cuidado personal y cuidado de higiene) registraron caí­das de hasta el 9%.

Según datos de la Copal a los que accedió iProfesional, la manteca cayó 6%, quesos 5,7%, yogures 5% y pastas frescas 4,5%. La caí­da de las ventas se sintió hasta en el papel higí­enico, que registró una baja del 5%.

La menor demanda coincide con un nuevo retroceso en la percepción sobre la situación económica futura y un deterioro en las percepciones sobre el momento para la compra de bienes durables. Según un estudio de Kantar TNS, un 53% dice no tener el dinero para vivir según las necesidades y expectativas para su propia vida.

"Esta situación se acentúa principalmente en los niveles socioeconómicos medio bajos y bajos y, en el Gran Buenos Aires, dato que marca una disminución del poder adquisitivo respecto a los últimos dos años", explicó Mercedes Ruiz Barrio, Investigadora Senior de la consultora.

Más sobre Economía
Te puede interesar
Zoom Recomendadas