NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Efecto devaluación

Metrogas vuelve a perder dinero y se complican sus posibilidades de encontrar comprador

Metrogas vuelve a perder dinero y se complican sus posibilidades de encontrar comprador
La distribuidora de gas cerró el primer semestre con un rojo de $2200 millones. por los efectos que el tipo de cambio provocó en su deuda financiera
Por Andrés Sanguinetti
10.08.2018 05.25hs Negocios

Para una empresa como Metrogas, con una actividad íntimamente vinculada al mercado argentino, y en particular el servicio de distribución de gas que es muy sensible tanto para la población en general como para la mayoría de las actividades económicas, la evolución de la situación macroeconómica durante el último año se ha tornado muy relevante.

Y si bien el nuevo marco tarifario le ha permitido mayores ingresos, la fuerte devaluación del peso frente al dólar provocó que la mayor distribuidora de gas de la Argentina retome el camino de las pérdidas en su balance, luego de varios períiodos de rentabilidad. De hecho, su balance anual del 2017 arrojó ganancias por $772 millones.

Por este motivo, en lo que va del año Metrogas ya acumula un rojo de $2.200 millones, contra una ganancia neta de $718 millones generada en el mismo período del ejercicio anterior.

Según fuentes de la distribuidora, esta fuerte pérdida es producto de la devaluación, ya que Metrogas posee una deuda financiera y comercial en dólares que le impacta en sus resultados financieros. De hecho, en el último balance enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires correspondiente al primer semestre de este año, su directorio admite que la sociedad está expuesta principalmente a la fluctuación del tipo de cambio del dólar con respecto al peso “en virtud que la totalidad de la deuda financiera se encuentra denominada en dólares”.

Al 31 de junio pasado su pasivo financiero denominado en dólares asciende a u$s7.191 millones, cuando a fin del año pasado llegaba a los u$s3.409 millones y la denominada en moneda local a $20.610 millones. En el mercado se asegura que este escenario negativo desde lo financiero le suma un nuevo problema a la posibilidad de que Metrogras cambie de dueño durante este año o en el primer trimestre del 2019.

La venta es una orden que las autoridades del Ministerio de Energía le ha hecho llegar al directorio de YPF, como accionista mayoritario de la distribuidora, en febrero del 2017 y con la necesidad de cumplir con las leyes que impiden la integración vertical en el mercado de la energía. Si bien inicialmente desde YPF opusieron resistencia a la medida y hasta presentaron un recurso ante las autoridades regulatorias, terminaron contratando al Citigroup para buscar potenciales interesados entre los que se habrían anotado los empresarios locales Eduardo Eurnekian, José Luis Manzano, Alejandro Macfarlane; el fondo norteamericano Blackstone y el grupo español Gas BAN.

Sin embargo, los números en rojo sumados a la devaluación y a la falta de apuro de YPF de salir de Metrogras, obligarían a congelar esta operación y hasta a volver a tasar el precio solicitado que ronda los u$s1.200 millones.

En la actualidad, Metrogas es la mayor distribuidora de gas de la Argentina en términos de cantidad de clientes y volumen de gas entregado. Distribuye aproximadamente el 18% del total del gas natural que abastecen las nueve compañías a las que se les adjudicó ese negocio a fines de 1992, y le brinda servicios a 2,4 millones de clientes de Capital Federal y 11 partidos del sur del Gran Buenos Aires.

De su último balance semestral se desprende que en los primeros seis meses de este año sus ventas aumentaron 97,6% pero sus costos lo hicieron mucho más, con una suba del 124,6% respecto del mismo período del ejercicio anterior.  En el mismo lapso, su ganancia operativa cayó casi en $200 millones ya que pasó de los $581 millones del primer semestre del año pasado a $381 millones en estos últimos seis meses. Sus resultados financieros netos le generaron una pérdida de $3442 millones contra un rojo de $338 millones en el mismo período del ejercicio anterior.

Otro de los problemas que se le suman y que también derivan de la suba del dólar es el cumplimiento del pago de los contratos que firmó con sus proveedores de gas y que están nominados en la moneda norteamericana.  Ante esta situación, el directorio de Metrogas envió una nota al Enargas con los nuevos cuadros tarifarios solicitando que se reconozcan estos valores a fin de ir equilibrando parcialmente la incidencia de los mayores costos de adquisición del gas y comenzar de esa forma a reconstituir el capital de trabajo, sus resultados y su patrimonio neto. Es decir, reclamó más incrementos de tarifa por encima de los ya acordados en el nuevo marco regulatorio.

Sin embargo, hasta ahora no hubo respuesta del organismo estatal por lo que en el balance semestral finalizo en junioi pasado no registró ingresos por este concepto.  Este escenario le provocó entonces un impacto negativo en el resultado del período, en su patrimonio neto y en el capital de trabajo y le impidieroncumplir con los pagos a sus productores de gas correspondientes a abril pasado. Hasta debió registrar dentro del rubro “Cuentas por pagar” las diferencias entre el valor del componente del gas incluido en la tarifa y el precio al cierre del período, cuyo pago está sujeto a la autorización del Gobierno para que traslade a la tarifa la diferencia.

Por otra parte, se vio obligada a renegociar los términos de un préstamo no garantizado por u$s250 millones ya que no podría haber cumplido con una serie de compromisos financieros bajo los términos y condiciones originales del acuerdo del crédito. Esto habría acelerado los vencimientos de los pasivos financieros.
En este marco, sus acreedores financieros consintieron formalmente dispensar a la distribuidora de cumplir con los términos iniciales. El crédito le fue otorgado por un comité de bancos conformados por el Industrial and Commercial Bank of China Limited; Dubai Branch e Itaú Unibanco - New York Branch.

Metrogas destinó los fondos al rescate de la totalidad de las Obligaciones Negociables (ON) que tenía en circulación; a la refinanciación de pasivos corrientes y a capital de trabajo.

Los compromisos que debía cumplir y que fueron refinanciados se vinculaban a restricciones para endeudamiento y pagos de dividendos, entre otros.

Además, su patrimonio neto a cada cierre trimestral hasta el 30 de septiembre próximo no podrá ser menor a $8000 millones, subiendo a no menos de $9.200 millones desde esa fecha hasta el 30 de septiembre de 2019; a $10.120 millones hasta el 30 de septiembre del 2020 y a $11.132 millones hasta la finalización del contrato, en el 2021.

En cuanto a sus planes, la distibuidora definió el año pasado una nueva estrategia que impacta en su planificación empresaria, política comercial y el desarrollo de las inversiones. El objetivo es transformarse en el referente de la distribución de gas y líder en la comercialización de productos energéticos. Y sobre las inversiones, puso en marcha un plan para el quinquenio 2017-2021 en las áreas de expansión, seguridad e integridad, confiabilidad, sistemas, operaciones y mantenimiento.











Más sobre Negocios
Te puede interesar
Zoom Recomendadas