Impuestos

Expertos cuestionan flamantes designaciones en el Tribunal Fiscal de la Nación

07-04-2011 Flavia Melzi advierte que se omitió para la selección de las vacates la valoración de los antecedentes curriculares, científicos, técnicos y profesionales
Por Flavia Melzi, consultora tributaria
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
A través del decreto 391/11, publicado en el Boletín Oficial, el Poder Ejecutivo decidió cubrir los cargos vacantes de vocales en el Tribunal Fiscal de la Nación (tres con competencia impositiva y cuatro aduanera). Para acceder al texto completo de la norma haga clic aquí.

Esta institución durante sus cincuenta años de historia, ha sido fuente permanente de doctrina a través de sus pronunciamientos, y una una muestra cabal de equilibrio, ecuanimidad y respeto de los derechos, tanto para el fisco como para los contribuyentes, consecuencia directa del altísimo nivel académico de sus miembros, de su integración interdisciplinaria y de su independencia de criterio.

Es de lamentar que para elegir los nuevos miembros a integrar dicho cuerpo, luego de convocarse a un concurso de antecedentes, la Comisión de Evaluación que "tuvo a su cargo la evaluación de los antecedentes curriculares, científicos, técnicos y profesionales presentados por los postulantes", haya omitido para la selección la valoración de tales antecedentes, nombrando "a dedo" a los nuevos funcionarios, desatendiendo el razonable orden de mérito de los postulantes, y firmando de este modo el acta de defunción de un Organo "independiente e imparcial".

Frente a tal atropello, sólo podemos expresar un enérgico repudio, que de consolidarse representaría el principio del fin de nuestro querido Tribunal Fiscal de la Nación.

Pedimos a toda la comunidad, profesionales del derecho y de las ciencias económicas y contribuyentes que difundan y denuncien este atropello, pues su convalidación será un paso más para consolidar la desaparición del estado de derecho.

 

SECCIÓN Impuestos
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR