24.10.2014 Buenos Aires, Argentina.
Martes 05 de Junio de 2012 18:00:00
Internet enfrenta una prueba de fuego para su supervivencia
05-06-2012 En este examen mundial intervienen desde los principales proveedores de servicios y contenidos de la red a fabricantes de dispositivos y sistemas operativos, además de los operadores, que colaboran para detectar los posibles fallos de la puesta en funcionamiento del IPv6  
Reciba noticias en su e-mail
Temas: IPv6, Internet

Internet tendrá una prueba de fuego durante esta semana sin que sus usuarios se den cuenta a primera vista.

El cambio está previsto para el miércoles y autorizará el aumento de los números IP –las direcciones en la red- a miles de millones, frente a los 4.000 millones disponibles en la actualidad.

Para los fanáticos de la web, la operación se conoce con el nombre de “lanzamiento mundial de IPv6”, cuando los operadores y proveedores pasarán de forma permanente a este nuevo sistema, eliminando el entorno precedente que era conocido como IPv4.

Las flamantes normas se introducen debido al agotamiento del número de direcciones IP existentes. 

La transición total llevará varios años y los antiguos aparatos y redes de IPv4 continuarán su funcionamiento habitual.

“La mayor parte de los usuarios no debería darse cuenta de nada”, estimó Leo Vegoda, de la Corporación de Internet para la Asignación de Nombres y Números (ICANN, por su sigla en inglés), que gestiona el sistema de direcciones virtuales. Pero señala que las personas podrían enfrentar algunos “contratiempos”. 

El protocolo IPv4 no dispone de suficientes números IP para que cada aparato tenga el suyo. Por lo que los usuarios deben compartir una misma identificación, lo que supone que puedan experimentar retrasos en las actividades que realizan por computadora.

Sin embargo, en el período en que los sistemas IPv4 y IPv6 coexistan, las conexiones han de encontrar “un camino” compatible entre sistemas, lo que podría ocasionar idas y vueltas que harían más lento el enlace a una página.

Johannes Ullrich, del Instituto Tecnológico SANS, considera que en ciertos casos se podría “constatar una pérdida de la velocidad y de la fiabilidad” al permanecer en el sistema IPv4. “Pero al final, esto debería suponer una Internet más fluida”, añadió.

Las grandes compañías del sector, como Google y Facebook, o de proveedores, como Cisco, animan a las empresas y estados a hacer la transición, asegurando que eso hará más eficaz la comunicación entre los diferentes aparatos de una red doméstica o profesional.

LACNIC, el Registro de Direcciones de Internet Para América Latina y Caribe, es la organización responsable de la asignación y administración de las direcciones IP y recursos relacionados para la región de América latina y el Caribe.

El director ejecutivo de LACNIC, Raúl Echeberría, manifestó que cuando se acaben las direcciones con protocolo IPv4 se van a presentar diversas situaciones: van a existir pequeños bloques de números IPV4 para asignar a los nuevos operadores como apoyo para desarrollar sus redes sobre IPv6 y las grandes prestadoras van a tener que optimizar las IPV4 que ya tienen.

Con relación al crecimiento de Internet en la región indicó que estamos en una etapa muy buena de crecimiento con un 40% de acceso promedio de penetración en la región:

Razones de un cambio
El nuevo protocolo IPv6 es imprescindible para que la web siga creciendo ya que en 2011 la corporación que asigna los número de Internet (ICANN) entregó los cinco últimos bloques de direcciones de acceso del protocolo IPv4, que tiene 4.395 millones de direcciones.

Donde la necesidad es más acuciante es en países como China, que está creciendo muy rápidamente, o Japón, pero también en otros países asiáticos o africanos con un número de direcciones IP asignadas muy limitado.

El nuevo protocolo no es un sistema improvisado. Desde 1992 se trabaja en su desarrollo y desde 1999 existe el IPv6 Forum. La Internet Society dirige el lanzamiento del IPv6 del 6 junio.

En esta prueba mundial, que puede seguirse en este sitio intervienen desde los principales proveedores de servicios de Internet a fabricantes de dispositivos y sistemas operativos, proveedores de contenidos y operadores de red, que colaboran para detectar los posibles fallos de la puesta en funcionamiento del IPv6 y concienciar de la inminencia del cambio que se va a producir en la red.

Todos los actores señalan que la mayoría de los usuarios no tendrán problemas de acceso, aunque en casos puntuales, que Telefónica cifra en un 0,05%, podrían registrarse algunos problemas técnicos.

IPv6 tiene un número prácticamente ilimitado de direcciones: 340 sextillones (340 con 36 ceros), lo que va a permitir la llamada Internet de las cosas, que cada objeto se pueda controlar desde la web, con el incremento exponencial de necesidad de conexiones que ello conllevará.

El nuevo protocolo traerá, además, mas servicios de seguridad, más movilidad, estabilidad de las comunicaciones de dispositivos móviles, nuevos servicios y mejoras.

Los ingenieros han creado un sistema denominado NAT para que los usuarios de los números de IPv4 puedan acceder a las web desarrolladas con el nuevo protocolo IPv6, pero advierten de que no podrán contar con todas las nuevas funciones.

Los nuevos clientes de las operadoras serán los primeros en beneficiarse de la nueva numeración y nuevos routers, pero para los antiguos se prevé un periodo de transición largo. Además, los abonados con direcciones IPv6 también contarán con un sistema para poder acceder a las web diseñadas en IPv4.

Entre los problemas a superar está el hecho de que no se trata sólo de asignar un nuevo número IP, sino también de cambiar miles de millones de routers, lo que supone un alto coste que se repartirá en el tiempo.

Otro costo será de formación, ya que los centros de atención al cliente tendrán que familiarizarse con nuevas direcciones con DNS más largas, que combinan números y letras, y los usuarios tendrán que aprender a configurar sus ordenadores con el nuevo sistema.

Aquí un video de Telefónica qué explica los cambios del nuevo sistema:

Bajo presión
Internet hoy conecta muchas más cosas que sólo computadoras, como ocurría en sus inicios. En la red ahora están “enchufados” teléfonos, electrodomésticos y vehículos, pero además libros electrónicos, tabletas, televisores, sistemas de señalización vial, cámaras de seguridad, sensores de calor o humedad en los campos y equipos de medicina.

Sin embargo, esta explosión de aparatos vinculados a la telaraña mundial informática generó un frente de tormenta que pende sobre la propia Internet.

Es que a cada máquina o dispositivo conectado a la red se le debe asignar una dirección numérica. Y el grupo encargado de la organización de Internet se está quedando sin direcciones bajo los protocolos de Internet (IP) disponibles para identificar los destinos del tráfico digital.

La solución a este problema es cambiar al código llamado IPv6, que permite alojar millones de millones de direcciones, mientras que el protocolo actual, IPv4, provee apenas alrededor de 4.000 millones, más o menos.

En la siguiente infografía, provista por Intel, se muestra lo que sucede en un minuto hoy en la Red:

La ICANN pidió cambiar a IPv6 desde hace casi una década, pero muchos sitios web y proveedores de servicios de conexión se aferraron al viejo protocolo.

Otra razón es que las empresas no se vieron en la necesidad de migrar hacia IPv6 porque de manera interna despliegan una serie de identificaciones privadas, ignoradas por Internet, que son las que usan sus empleados.

Cuando consultan en la web lo hacen a través de la dirección que la compañía tiene registrada en la Red.

El esfuerzo y el gasto que implica hacer el cambio al IPv6 recae sobre todo en los proveedores de servicios de Internet, las páginas web y los operadores de redes, que tienen que asegurarse de que los sistemas puedan manejar las nuevas direcciones y dirigir correctamente el tráfico.

La mayoría de los consumidores no notará el cambio, aunque puede ser que algunos necesiten actualizar los “routers” o módems con los que se conectan.

En este video, Vinton Cerf, jefe evangelista de Internet de Google y considerado uno de los padres de Internet por ser cocreador del protocolo IP, explica el valor del nuevo sistema. Sugerencia: active la transcripción interactiva si ve el video en YouTube, y le aparecerá en forma simultánea la traducción al español:

Ventajas y servicios
IPv4 demostró por su duración un diseño flexible y poderoso, pero está empezando a tener problemas, en especial por el crecimiento en poco tiempo de la necesidad de direcciones IP.

IPv6 resuelve este problema creando un nuevo formato de dirección IP con muchísimas más variaciones, de forma que el número de direcciones IP no se agote incluso contando con que cada dispositivo imaginable, incluyendo electrodomésticos, se termine conectando a Internet.

El nuevo protocolo añade también muchas mejoras en áreas como el routing y la autoconfiguración de red. Los nuevos dispositivos que se incorporen a la misma serán plug and play, es decir, sólo bastará con conectar el dispositivo a la red para que se configure.

Las principales ventajas de IPv6 son:

  • Capacidades expandidas de direccionamiento.
  • Autoconfiguración sin necesidad de conectarse a un servidor.
  • Mecanismos de movilidad más robustos y eficaces.
  • Soporte de autenticación y encriptación.
  • Formatos de cabecera simplificado y mejorado con soporte de identificación de flujos de tráfico.

Además, esta novedad permitirá la masificación de nuevos servicios, como:

  • Control remoto de dispositivos.
  • Monitorización de procesos.
  • Automatización de procesos.
  • Televigilancia.
  • Teledetección.
  • Domótica (tecnología aplicada e integrada para la automatización y el control del hogar).
  • Conexiones directas entre computadoras (peer to peer).
  • Computación en red (Grid).
  • Inteligencia ambiental.

Una nueva generación
El crecimiento indetenible de Internet aceleró los tiempos para el lanzamiento de la nueva generación de la Red, de manos del IPv6, el nuevo protocolo que permite la conexión de todo tipo de dispositivos a la telaraña informática en un entorno más seguro que el actual.

IP son las siglas de “Internet Protocol”. Fue diseñado en la década del ‘70 con el fin de interconectar computadoras que estuviesen en redes separadas.

Hasta entonces los equipos informáticos se conectaban entre sí mediante redes locales, pero éstas estaban separadas entre sí formando islas de información. La Internet como red mundial de información es el resultado de la aplicación práctica del protocolo IP, es decir, producto de la interconexión de todas las redes de información que existen en el mundo.

La dirección IP es un identificador único que se aplica a cada dispositivo que esté conectado a una red IP. De esa forma los distintos elementos participantes (servidores, routers, computadoras de usuarios, etc.) se comunican entre sí utilizando este número de registro.

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter