Abu Dhabi, un destino donde el lujo nunca pisa el freno
08-11-2012 Allí hay mucho por conocer. Construcciones faraónicas que unen tradición y novedad y parques de diversiones como el de Ferrari, entre las atracciones
Última actualización: 08/11/2012 5:11:00 pm
Reciba alertas sobre Life & Style

Abu Dhabi es un destino más que atractivo para los viajeros del mundo, ya que allí el lujo nunca parece encontrar un techo.

El emirato está acostumbrado al bullicio y los autos más lujosos, porque la capital de los Emiratos Árabes Unidos hace mucho que dejó de ser una remota isla al sureste del Golfo Pérsico.

Allí el lujo sí que va sobre ruedas y habita entre extracciones de petróleo, construcciones faraónicas y un parque de atracciones conducido por Ferrari.

En sólo cuarenta años, este pequeño pueblo de pescadores ha emprendido una carrera frenética de cambio para convertirse en una de las más ricas potencias del mundo.

Nunca es mal momento para escaparse hasta Abu Dhabi, asegura una nota del medio Expansión, que se realizóm con motivo de la carrera de Fórmula 1 que se corrió allí el pasado fin de semana.

Al viajero le aguarda una agenda con visitas a jardines, oasis, playas e infraestucturas de altura para maridar con la tradición de un país con más de 3.000 años de antigüedad.

Las mezquitas conviven con los rascacielos, pero la manera de fusionar vanguardia y tradición es lo que hace de Abu Dabi un lugar para conocer.

Primera postal: la vista que el turista contempla de las aguas del Golfo Pérsico, donde han empezado a aflorar pequeñas islas que acogen impresionantes construcciones y hoteles donde el lujo se eleva tanto como el skyline de la ciudad.

Para tomar el pulso al emirato en poco tiempo, lo mejor es visitar el zoco, el palacio de Al Husn, el bazar iraní o el mercado de dátiles y verduras de Port Zayed.

Imprescindible es también una visita a su Biblioteca Nacional, al Centro Cultural del país y, como no, a la mezquita Sheikh Zayed.

El desierto es el alma de Abu Dhabi, por eso es recomendable recorrer caminando alguno de sus tramos. ¿El mejor momento del día para hecerlo? Al atardecer, responde el medio español.

Se acusa a Abu Dabi de ser una ciudad artificial, pero es que en el emirato lo que no tienen, lo contruyen. Un ejemplo es el canal por donde se puede hacer travesías en bote y admirar joyas arquitectónicas como el hotel Sangri-La.

El abanico de establecimientos de lujo es impresionante, como el hotel Yas, que se encuentra en mitad del circuito de la Fórmula 1 o el hotel Emirates Palace que tiene nada más y nada menos que siete estrellas y está entre los más caros de Abu Dhabi (desde 400 euros la noche).

Construcciones faraónicas
La atracción de los Emiratos Árabes por las construcciones faraónicas son un punto y aparte. Una de las más sonadas ha sido el parque temático y complejo turístico que el Real Madrid pretende construir en el Estado de Ras Al Khaimah y que se llamará Real Madrid Resort Island.

O el Museo del Louvre que se está construyendo en el emirato y que está previsto que se inaugure en 2013.

El parque temático de Ferrari
Ferrari abrió en Abu Dhabi en 2010 Ferrari World, un parque temático de 200.000 metros cuadrados (lo convierte en el mayor parque cubierto del mundo) que tuvo un costo aproximado de 800 millones de euros.

El complejo está instalado en la isla de Yas, que alberga el circuito de F1, donde Fernando Alonso y el resto de pilotos se midieron el pasado fin de semana.

El Ferrari World cuenta con una veintena de atracciones y como todo parque que se precie, incluye la Formulo Rossa, una de las montañas rusas más rápidas del mundo.

Esta diversificación de la marca le permitió a Ferrari acumular ingresos, como los 12,5 millones de euros que consiguió gracias a las ventas de la Tienda Ferrari en el parque, indicó Expansión.

Más notas:

* Los creadores de Shrek y Madagascar abrirán su primer parque temático
* Así será el lujoso parque temático del Real Madrid
* Los mejores parques de diversiones del mundo

@iProfesional en Twitter
Copyright © 2010 Emprendimientos Corporativos S.A. Todos los derechos reservados