Miércoles 20 de Febrero de 2013 09:00:00

¿Cuánto dinero cuesta darse el gusto de elaborar un vino propio sin la necesidad de tener una bodega?

20-02-2013 En la actualidad, una persona ajena a la actividad puede "diseñar" un vino junto a un enólogo y así cumplir el sueño de tener su propia marca. Costos

Reciba noticias en su e-mail
Temas:

¿Qué fanático del vino no fantaseó alguna vez con tener una marca propia? En la Argentina, de hecho, actualmente es muy común encontrar hombres de negocios que avanzaron en esa dirección.

Así las cosas, al frente de numerosas bodegas nacionales que buscan hacerse un lugar en las góndolas, hoy en día hay contadores, empresarios del real estate, ex directivos de empresas petroleras y hasta músicos.

Claro que para llevar adelante un negocio que tenga como objetivo obtener una rentabilidad hay que pensar en grandes desembolsos de dinero. Ni hablar si el plan contempla la posibilidad de levantar una bodega y contar con viñedos propios, montos que pueden superar cómodamente los u$s2,5 millones. 

A esto hay que sumarle los plazos para recuperar esa inversión, en la Argentina de hoy, sobrepasa cómodamente los diez años.

Sin embargo, más allá de aquellos que recayeron en la actividad vitivinícola con fines comerciales, están quienes, lejos de las grandes cifras, piensan en tener una marca propia de vinos, ya sea para obsequiar o para tener en casa y darse un simple gusto personal.

En este contexto, Vinos & Bodegas dialogó con Lucas Palmero, gerente general de Casa Palmero Custom Winery, un establecimiento que, justamente, ofrece la posibilidad de que cada cliente diseñe su propio vino, de acuerdo a sus propios criterios, pero asesorado por un equipo de expertos.

En el caso particular de este proyecto, que está apostando de lleno a esta iniciativa justamente en esta vendimia 2013, se ofrece un servicio de elaboración "llave en mano" de tres niveles diferentes: Premium, Super Premium Ultra Premium. La diferencia entre cada uno de ellos es el tipo de uva utilizada, la calidad de las barricas y el plazo que el vino es criado en éstas.

Cabe destacar que la bodega está ubicada en el Valle de Uco, más precisamente en Tupungato, y que para este negocio de vinos personalizados utiliza viñedos de Merlot y Cabernet Sauvignon -de unos 35 años de antigüedad- y nuevas plantaciones de Malbec, de entre cuatro y nueve años. 

"En este primer año de Custom Winery nos hemos enfocado en el marcado nacional. Nuestros primeros clientes son de todas partes de Argentina. Si bien hay de Buenos Aires, también tenemos gente del interior, que va desde Misiones hasta Santa Cruz", detalló Palmero en diálogo con este medio.

El empresario agregó que "en general, quienes se acercan a interiorizarse de este proyecto son personas que apuntan a tener un vino para consumo personal, ya que lo que se obtiene por cada partida son 50 cajas de seis botellas cada una que pueden durar, con un consumo regular, unos tres años".

Palmero agregó que "también hay otros que hacen un mix entre consumo personal, para lo cual desarrollan una etiqueta propia, y estrategia de marketing para proveedores y clientes, de modo que paralelamente diseñan una etiqueta corporativa que en general incluye el logo de la empresa".

Además, el experto agregó que "otra tendencia que estamos empezando a notar es la de compartir la elaboración entre amigos. Nos está pasando que se juntan tres o cuatro personas y, además de vivir la experiencia de hacer un vino, tienen la excusa perfecta para viajar juntos".

El ABC del vino propio
Desde Custom Winery sostienen que "hasta ahora, entrar en el mundo del vino era para unos pocos ya que implicaba una importante inversión, por los volúmenes industriales de producción, dejando afuera de este apasionante mundo aquellos que siempre soñaron con hacer pequeñas partidas de vinos propios".

En esta dirección diseñaron un plan dividido en diferentes etapas y con distintos niveles de precios en función de la materia prima e insumos utilizados.

1- Inicio: aquella persona que se sume al proyecto podrá elegir entre una participación "activa", es decir, estar al tanto de cada paso que se dé en la elaboración de su vino, o dejar que todas las decisiones sean tomadas por el equipo comandado por la reconocida enóloga Mariela Ardito.

2- Provisión de uva: cada cliente pasa a recibir unos 500 kilos de uva, volumen que alcanza para completar una barrica "con una alta concentración de fruta", tal como explicaron desde Custom Winery.

El punto a destacar es que los clientes pueden realizar un seguimiento a través de una página web sobre las variaciones climáticas y su impacto en los viñedos.

3- Plan de elaboración: se define entre el equipo de enólogos y el cliente el plan de vinificación, determinando así la cantidad de botellas y el estilo de vino que se busca producir y el tiempo de permanencia en barrica.

El plan integral contempla los honorarios técnicos, la uva, todo el proceso logístico de transporte, el proceso de recepción de la uva en bodega, así como la fase de fermentación, trasiegos, controles de laboratorio y embotellado.

"La opción mas buscada es sin duda es el Malbec. Y una de las etapas mas lindas a la hora de hacer un vino es elcorte final antes del fraccionado, por lo cual invitamos a nuestros clientes a visitarnos y hacer juntos el blend finalcon un 85% de la uva principal y un 15% de otra cepa, que es el porcentaje que permite el INV para los varietales". 

"A medida que el negocio vaya madurando tenemos la idea de incorporar otras variedades, a la vez que existe la posibilidad de que nuestros clientes traigan la uva que desen elaborar", completó el empresario. 

Una vez que el vino esté embotellado, cada cliente podrá disponer de unas 50 cajas de 6 botellas cada una. 

Respecto de los costos, tal como se puede observar en el siguiente gráfico, el plan Premium tiene un valor de $19.965 (IVA incluido) y contempla los siguientes ítems:

En tanto, el plan Super Premium -que contempla la utilización de uvas provenientes de hileras seleccionadas y con raleo, maceración prefermentativa en frío, otras calidades de corcho y de botella y más tiempo en barricas-, tiene un valor de $26.000 (IVA incluido):

Por último, la alternativa Ultra Premium, que incluye mejoras en casi todos los aspectos anteriormente mencionados, asciende a $33.275 final.


Desde la bodega agregaron que "también ofrecemos la experiencia Label Entertainment, que consiste en que el cliente pase medio día con una especialista en branding, un diseñador y un ilustrador para darle forma a la etiqueta".

Este servicio tiene un valor extra de $750.

Palmero explicó que "venimos a llenar un vacío en este tipo de servicios, porque hasta ahora era muy difícil conseguir que una bodega admita a particulares con elaboraciones menores a los 10.000 litros. Además, hacer 13.000 botellas requiere de una importante inversión y, a la vez, es una producción que supera ampliamente lo que se puede denominar para consumo personal, por lo cual ya se debe pensar en una forma de comercializarlo y recuperar la inversión".

En este contexto, el empresario se mostró entusiasmado con las 35 barricas de diferentes clientes que esperan completar en esta vendimia, al tiempo que apuesta a duplicar la cifra en la cosecha 2014. 

Reciba noticias en su e-mail