Finanzas

La fiebre por bonos argentinos entusiasma a los operadores locales, que avizoran boom en la Bolsa

19-04-2016 El Gobierno debía colocar u$s15.000 millones en títulos públicos para pagarles a los holdouts, pero terminó recibiendo ofertas por cuatro veces más, un monto que superó todas las previsiones oficiales. Cómo y cuándo puede favorecer al mercado local este gran apetito por los papeles nacionales
Por Mariano Jaimovich
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Gobierno recibió el lunes, en su colocación de bonos de deuda para pagarles a los holdouts, un récord de ofertas por parte de inversores extranjeros, que superó todas las expectativas.

Pese a que debía conseguir u$s15.000 millones, recibió propuestas por un monto que sobrepasó en cuatro veces el dinero que necesitaba para financiarse, unos u$s 67.000 millones.

Esto repercutirá en un descenso de las tasas de interés, prefijadas en un 8% para 10 años de plazo, cuando desde el ministerio de Hacienda anuncien este martes el porcentaje definitivo.

En el ámbito local -más allá de que la plaza financiera es optimista sobre las posibilidades que brindará este acuerdo con los fondos buitre y la gran predisposición de los capitales externos a comprar papeles argentinos- se notó mucha cautela.

En parte, en la city porteña se cree que varios de los títulos públicos que cotizan a nivel doméstico ya se adelantaron hace unos meses a la finalización del litigio con los holdouts.

Así, muchos de estos bonos en dólares que cotizan en la Bolsa porteña tienen rendimientos muy similares a los que se licitarán este martes.

De hecho, hace un año, las rentabilidades para los plazos largos estaban en 11,5%. En cambio, en la actualidad, se ubican en torno al 7,5%.

En consecuencia, el lunes, en Buenos Aires, la Bolsa no reflejó el éxito internacional de la colocación argentina. Más aun, cayó 0,2% por toma de ganancias, luego de haber subido más de 8% la semana pasada.

Además, influyó la baja del precio del dólar en la plaza doméstica y la caída del petróleo a nivel mundial, que generó que los papeles de Petrobras retrocedan 3,6 por ciento.

Entre las alzas que contrarrestaron al descenso general del Merval, se destacaron los papeles de Mirgor (8,3%), Macro (3,1%), YPF (1,9%) y Grupo Galicia, con el 1,7 por ciento.

En Wall Street, entre los ADRs argentinos sobresalieron los de Macro (3%) e YPF, con un incremento del 2 por ciento.

En cuanto a los títulos públicos, entre los más negociados se destacó el Discount, ya que en dólares avanzó 0,7% y en pesos trepó uno por ciento.

Justamente, este bono -que vence en 2033- es uno de los que, a ojos de los analistas, se vería más beneficiado por la reciente emisión.

Para Ruben Pasquali, operador de Mayoral, si se confirma este martes que se emitirá a una tasa menor al 8%, tendrán "un espaldarazo importante los títulos largos que se emiten localmente".

Añade que esto será "más favorable para su precio. Subirán ya que también reflejarán el descenso del interés".

En resumen, en los papeles a más largo plazo es en los que se notará más el upside que, según Pasquali, puede ser del 15%.

En ello coincide José Prats, analista de mercado de Tomar Inversiones, quien considera que el Discount en dólares bajo ley argentina "es el mejor, porque es el más largo y puede subir si la tasa baja".

¿Cuándo llegarán las inversiones?
La exitosa colocación de los bonos argentinos puede generar un boom local de corto plazo y atraer miles de millones de dólares.

Esto ocurriría cuando, puntualmente, haya un cambio de calificación del índice MSCI (Morgan Stanley Capital International) hacia la Argentina.

Es decir que el país pase desde su actual nota de "mercado de frontera" al de "mercado emergente".

En general, esta recalificación demora en realizarse alrededor de un año, pero la presión por parte de los fondos es muy fuerte para adelantar el proceso.

Así, esta alza en la calificación podría ocurrir a fin de año e incluso antes. Una vez que esto suceda, la tasa de los títulos podría descender del 8 al 6% anual en dólares.

¿Por qué este cambio "nominativo" cambiaría radicalmente la situación? Prats afirma que esta llegada de inversiones ocurrirá porque "los fondos internacionales están obligados a realizar colocaciones en países que califican como emergentes, y nuestro país estuvo bastantes años fuera del radar mundial, por lo que presenta oportunidades financieras sin explotar".

Es decir, los analistas prevén que pueden llegar desembolsos en dólares por un volumen ocho veces mayor de dinero del que se opera en la actualidad desde el extranjero hacia la Argentina.

Según un informe de Raymond James, cuando la Argentina sea recategorizada como "mercado emergente, los fondos dedicados a esta clase de activos podrían generar una demanda potencial en acciones de hasta u$s9.000 millones, multiplicando por ocho la demanda actual como mercado fronterizo".

"Esto claramente representaría más un problema de oferta que de demanda en el mercado de capitales doméstico, por lo que es necesario sacar más empresas a cotizar", advierte el informe.

Al respecto, Pasquali describe: "Las acciones se verán beneficiadas porque para valuar su precio en este cálculo se estiman las ganancias de las compañías y se descuenta la tasa de interés, que se relaciona con los rendimientos de los bonos soberanos. O sea, si los rendimientos bajan, entonces suben las valuaciones de las firmas y el valor de las acciones".

Y en bonos la demanda sería el doble que para las acciones, ya que según las previsiones de Raymond James puede ser de entre u$s6.400 millones a u$s18.850 millones.

Desde la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, su presidente, Adelmo Gabbi, consideró días atrás que Argentina recibirá capitales, al menos, por u$s30.000 millones en 2016.

De estos, "unos u$s10.000 millones serán puros de inversión y el resto de organismos multilaterales", agregó el presidente de la BCBA.

Por lo pronto, ya anunció "la llegada de un banco privado importante y de un grupo empresarial" y mencionó que la semana pasada recibió a representantes de, al menos, una docena de diferentes empresas y fondos de inversión interesados en desembarcar en la plaza financiera de Buenos Aires.

 

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR