Lunes 17 de Octubre de 2016 04:09:00

La sensación que dejó IDEA: el plan dará resultado en el corto plazo, pero genera dudas sobre su sustentabilidad

17-10-2016 El esperado panel de tres economistas referentes resumió lo que todos pensaban en el Coloquio. Las expectativas son positivas en cuanto a una caída de la inflación y un rebote de la actividad para 2017. Pero hay dudas sobre la sustentabilidad, mientras no haya ajuste fiscla y mayor inversión

Reciba noticias en su e-mail

Dos términos que quedaron flotando para el futuro económico de la Argentina, como resumen de lo que fue el 52 Coloquio de IDEA en Mar del Plata la semana pasada, son inflación e inversión.

En los diversos paneles, y en especial en el muy esperado encuentro de economistas, ambos conceptos se vincularon directamente con los otros aspectos fundamentales en este momento del país, como el nivel de pobreza y el crecimiento.

En el marco de la pregunta sobre cómo se puede construir una Argentina competitiva, economistas muy escuchados por los empresarios -y que, paradójicamente, proponen conceptos muy diferentes y similares a la vez-expusieron sus ideas respecto a temas que son centrales para el mediano y largo plazo.

"Hoy hay que buscar un centro, el país no aguanta más extremos, ya que matan", sentenció Miguel Bein, ex asesor de Daniel Scioli.

El experto consideró que "Argentina está en un problema muy serio, todavía no estamos para discutir las sutilezas, hay 32% de pobreza".

Al respecto, consideró que para bajar este indicador del 32% actual a 16%, la inversión debería tener un comportamiento inverso y pasar del actual 16% del PBI a 32%.

"El país no tiene chances de bajar la pobreza con una inversión como la de estos años. Hacer que ésta crezca 10% al año es el único camino para generar empleo, pero esto va a llevar tiempo en materializarse", dijo.



En este sentido, Eduardo Levy Yeyati, director de la consultora Elypsis, consideró que, hasta las elecciones, el Poder Ejecutivo estará condicionado a obtener buenos resultados políticos para continuar su proyecto, por lo que deberá incrementar el gasto público.

En síntesis, opinó que se debe "salir de esa trampa de siempre" y empezar a construir el futuro del país.

"La limpieza de la maleza y el buen diagnóstico que hizo el Gobierno fue bueno, pero no es suficiente quedarse con eso. Mientras se arreglan las cosas marginales, tenemos 15 meses para pensar en las reformas centrales para el futuro del país y pensar cómo crecemos" genuinamente a partir del 2018.

Por su parte, Dante Sica, director de Abeceb, coincidió con sus colegas, y remarcó: "El desafío no sólo es volver a crecer, sino tener una tasa de crecimiento mayor".

Y completó su concepto: "Más que un reto económico, es político, ya que se necesita gobernabilidad para salir de la trampa. Es decir, las reformas estructurales tienen que ver con ganar competitividad para salir del encierro, abrirse a las inversiones y a un mercado regional".

Bein graficó su el concepto con una frase que generó comentarios entre los asistentes al panel de IDEA: "La economía es la ciencia que reparte costos, no alegrías".

Y repartió críticas tanto para empresarios como para sindicalistas: "Todos quieren ganar plata, se quejan y dicen que no les alcanza lo que obtienen. Todos piden, todos putean, es el país de la manta corta, donde todo el mundo juega a la puja distributiva".

El fantasma del endeudamiento
En cuanto al sostenido endeudamiento del país, describió que el año se arrancó con una deuda externa baja y que ahora se acrecentará la carrera deuda/PBI a un ritmo de 5% por cada año.

"Este ritmo no me preocupa para los primeros dos años del Gobierno, pero después, si se continúa con el mismo esquema, puede ser preocupante para el futuro. La gran pregunta es si apuntamos a un mayor o a menor déficit", resumió Bein.

Para Yeyati, "es bueno que nos endeudemos en pesos" como ocurrió en las últimas semanas con los bonos emitidos por la Secretaría de Finanzas, ya que "si uno toma crédito afuera para solventar la deuda interna, se genera inflación".

Y resumió: "Todos protestan. No queremos tener déficit, ni endeudamiento, ni subir impuestos. No se puede cumplir con estas tres cosas a la vez. No existe un ajuste fiscal expansivo, entonces hay que elegir, el punto de partida que tuvo el Gobierno es difícil. No hay magia".

Considera que la clave para salir de este laberinto es recuperar el crecimiento de forma rápida. "Estamos caminando por un desfiladero delgado, pero no encuentro una fórmula mucho mejor a lo que se está haciendo ahora al analizar la situación actual", cerró Levy Yeyati.

Respecto del crecimiento, Bein indicó a iProfesional que estima un crecimiento de 5% o más en 2017 por el atraso cambiario y "porque el salario le va a ganar a la inflación".

Así, este economista pronosticó que el tipo de cambio seguirá anclado el año que viene, y que estará a menos de $18 para octubre del año que viene, y que los salarios le ganarán al dólar, como suele ocurrir en todo período electoral.

La meta de Sturzenegger, en duda
Respecto a la inflación, los tres analistas consideraron que va a ser inferior los próximos meses respecto al resto del año, aunque quedó flotando la duda respecto a si se cumplirán las metas del Banco Central por debajo del 17% para el 2017.

"No tengo dudas que la inflación va a bajar, el dato núcleo de 1,5% mensual es bueno y creo que va a estar en esos niveles de acá en adelante", opinó Levy Yeyati.

Para Sica, el programa antiinflacionario del Gobierno es "consistente", aunque puso la lupa en que la cuestión fiscal es importante en la sustentabilidad del plan. Llamó a vencer esta "tradición" de la economía argentina de gastar más de lo que se genera.

"Volver a la inflación de un dígito nos va a llevar dos o tres años", proyectó el fundador de Abeceb.

Por su lado, Bein consideró que "estamos mejor con la inflación. Si fuese de 23% anual igual sería muy bueno".

También analizó que Sturzenegger no necesita "subir tanto la vara" al establecer sus objetivos en menos de 17%, porque, a su entender, "si hubiese dicho 23% o 24% era muy positivo igual", debido a que estaría indicando que iba a bajar casi a la mitad.

Es decir, Bein cree que el titular del BCRA puede quedar mal parado en su credibilidad innecesariamente en caso que sea mayor la inflación a las metas, si el tema de las paritarias salariales y las tarifas comienzan a forzar un incremento en el costo de vida respecto a lo planificado.

"Ahora estamos convergiendo en la zona del 1,5% mensual", estimó el economista.

Para Bein, se plantean varias incógnitas para el arranque del próximo año, ya que existen cuestiones de inflación que no depende de política monetaria, sino de temas regulatorios del mercado laboral y las paritarias. "La puja distributiva hay que seguirla con atención, nadie propone gastar menos", dijo.

Además, sostuvo que no hay propuestas para bajar el gasto público, "todos van por más, por aumentar o agregar gastos".

Y entre los responsables citó al Estado: "No puede ser que la presión impositiva aumente. Por un lado hay metas de inflación de 17%, pero por otro aumentan los impuestos inmobiliarios un 30%. ¿Los productores van a recibir 13% más por sus productos acaso? Siempre la solución es la misma en Argentina: crear impuestos".

También el panorama económico dependerá del nivel de las tasas de interés, una cuestión que es básica para los empresarios a la hora de tomar deuda para decidir invertir.

Los analistas consideraron que esta dificultad de acceso al crédito puede disiparse si baja con fuerza la inflación.

"La tasa de interés empieza a bajar y si el Gobierno coloca bonos en pesos al 15% a 10 años, ¿por qué los privados no pueden ayudar a reactivar la economía y armar 24 cuotas en vez de las 12 actuales a un precio más bajo de financiamiento actual?", se preguntó Bein.

Para Yeyati, la falta de transparencia jugo en contra durante muchos años. Ahora la situación más clara ayudará.

 

Reciba noticias en su e-mail