Impuestos
Cambios en Ganancias: ahorrar para la jubilación puede ser un buen negocio
17-10-2016 El proyecto en estudio propone llevar las deducciones por vida y retiro individual a $19.500 anuales, frente a los $996 actuales, y a $12.000 para las pólizas de retiro colectivo que actualmente roza los 600 pesos               
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Los argentinos no tienen costumbre de ahorrar a largo plazo y motivos no han faltado en la historia económica de las últimas décadas.

Sin embargo, con el panorama económico algo más despejado y reglas de juego más estables, planificar e invertir a 10 o 15 años debería empezar a figurar en la agenda de los que tienen más de 35 años.

Tomar esta decisión cuesta, y se posterga, mucho más que la de entrar a un plan de 18 cuotas para pagar un viaje a Disney.

El disparador que podría impulsar un cambio de hábito estaría en gestación. Según fuentes oficiales y del sector asegurador, sería casi un hecho que a partir de 2017, aumentarán considerablemente los montos aportados a seguros con capitalización que se podrán deducir del Impuesto a las Ganancias.

El proyecto en estudio propone llevar las deducciones por vida y retiro individual a $19.500 anuales, frente a los $996 actuales, y a $12.000 para las pólizas de retiro colectivo que actualmente roza los 600 pesos.

Otro dato interesante sería que a partir del año próximo no solo los empleados podrían descontar el aporte que hagan al pago de una póliza de retiro sino que también las empresas podrían deducir sus aportes en el caso de los seguros de retiro colectivo.

Los montos que se pueden descontar de Ganancias no se actualizan desde el año 1992 y la modificación es largamente esperada tanto por la industria aseguradora como por los ahorristas. En ese sentido, otro punto alentador es que tras la modificación, las cifras tendrían movilidad por inflación.

Si a este estimulo se le suma que los seguros de retiro están exentos del pago del Impuesto a los Bienes Personales (por el capital acumulado), el ahorro a través de este tipo de instrumentos a largo plazo se hace muy tentador, porque es una manera de capitalizar y "quedarse" para sí un dinero que de otro modo se "perdería" dentro de la maraña de impuestos.

En las aseguradoras van preparando el terreno con productos ad hoc. "Estamos trabajando en la renovación y relanzamiento de los productos de vida y retiro individual, gestionando con la Superintendencia de Seguros (SSN) la revisión y aprobación de todos nuestros planes", adelanta Daniel Onofri, gerente de Producto HSBC Seguros.

"Las perspectivas son las mejores y nuestro objetivo es mantenernos como líderes del mercado de los seguro de retiro individual", dice de arranque Claudio Carletti, gerente comercial de San Cristóbal Retiro, que tiene productos destinados a acumular fondos a mediano plazo y fines más o menos específicos (para garantizar, por ejemplo, el pago de la carrera universitaria) y otros de horizonte mas largo.

Claro que para que las proyecciones se conviertan en hechos, hace falta algo más que cambios impositivos. "Los incentivos fiscales son necesarios para el estímulo de esta industria, aunque sin perder de vista que sin estabilidad monetaria e institucional, esos incentivos servirían para muy poco", señala Diego Nemirovsky, vicepresidente de la calificadora Moody's.

Los seguros de retiro, lo mismo que los de vida con capitalización (es decir, un mix de protección más una parte de ahorro) tienen la enorme ventaja de servir para disciplinar a los desorganizados.

Como el pago mensual de la póliza se puede hacer por débito automático, el ahorro se convierte en "forzoso". Un buen remedio para los que les cuesta separar una porción del ingreso sin obligación. Incluso, se puede pactar de antemano una actualización anual del monto aportado, para no quedar retrasado y asegurar los objetivos. Además al capitalizarse los intereses (interés compuesto) el fondo crece más vigorosamente.

"Es importante destacar -aporta Carletti, de San Cristóbal- que el seguro de retiro cuenta con tasa garantizada por ley, la cual fue en el último ejercicio del 18%, lo que representa una garantía significativa a la hora de preservar el capital invertido."

¿Cuánto hay que aportar? ¿Y cómo funciona el sistema? "El porcentaje de ahorro del ingreso mensual depende del poder adquisitivo y de la composición familiar o necesidades de la persona. Pero como regla base, estimamos que es bueno destinar desde una edad temprana alrededor de un 10% a generar un ahorro de largo plazo para así poder acumular un buen capital para la edad jubilatoria", recomienda Onofri de HSBC

"En el caso de nuestros seguros de mediano y largo plazo, el aporte y el tiempo de permanencia lo define libremente el asegurado. El aporte mínimo es de $500, en pólizas en pesos, y u$s100 en pólizas en dólares con un plazo mínimo sugerido no inferior a cinco años", explican a La Nación en San Cristóbal.

Los seguros de retiro son una opción también para las empresas que -a través de las pólizas colectivas- los ofrecen como un incentivo extra a sus empleados que pueden aportar también al mismo fondo, para garantizarse un buen complemento a la hora de jubilarse.

SECCIÓN Impuestos