Legales
Diputados convirtió en ley la figura del arrepentido para casos de corrupción
19-10-2016 La Cámara baja aprobó las reformas introducidas al proyecto en el Senado, con lo que la postergada norma ya está en condiciones de entrar en vigencia. Entre las modificaciones más relevantes se establece que el imputado sólo podrá arrepentirse hasta el momento de la elevación de la causa a juicio  
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En el principio de la sesión de la Cámara de Diputados se aprobó este miércoles el proyecto que modifica el Código Penal de la Nación, introduciendo la figura del arrepentido para casos de corrupción, que de esta forma se convirtió en ley. Los diputados aceptaron los cambios introducidos por el Senado, para aclarar que el imputado solo podrá facilitar a la Justicia datos vinculados a su causa, y hasta el momento de la elevación de la misma a juicio.

El proyecto fue aprobado de manera unánime por 137 votos a favor.

Sobre el tema se expresó la diputada Gabriela Burgos, en momentos en que ya no se encontraban presentes los diputados que decidieron salir para solidarizarse con la marcha de las mujeres. En su discurso hizo referencia al episodio que se había vivido, y se solidarizó con su par Mario Negri, que había sido calificado de “misógino” previamente por la diputada Sandra Mendoza. Pasando al tema del arrepentido, recordó que en su discusión en el Senado se había mantenido el espíritu del proyecto y destacó las características de las modificaciones introducidas por esa cámara, aceptadas por el plenario de comisiones de Diputados.

Tras ella, habló el radical Luis Petri, quien se quejó también por la ausencia de legisladores en ese momento. “La mayoría de las bancas que no están ocupadas son de los que hasta el 10 de diciembre fueron oficialismo. Y son parte de un Gobierno que en la mayor parte de los casos no atendió casos de violencia contra la mujer”, advirtió.

Destacó el legislador que “uno de nuestros compromisos en la campaña electoral era la lucha contra el crimen organizado”, y destacó el papel que juega en ese sentido la figura aprobada por el Cuerpo. “Y en ese ataque decidido necesitamos dotar al Poder Judicial de herramientas que permitan juzgar a las cabezas”, destacó, puntuando que “esta ley del arrepentido se orienta en esa dirección”.

Por su parte, la diputada Mónica Litza señaló desde el massismo que “este Congreso está trabajando mucho y muy bien”, y recordó que la ley en cuestión fue debatida en su momento y durante muchos meses. Destacó los cambios introducidos al proyecto emanado del Poder Ejecutivo, e hizo un reconocimiento a la Comisión de Seguridad que receptó las propuestas de su bloque. Admitió “algunos reparos” respecto de ciertas modificaciones realizadas por el Senado.

De esta manera, a partir de su sanción, el acusado podrá brindar información comprobable sobre la causa a cambio de ver reducida su pena.

El proyecto había conseguido dictamen el pasado 13 de octubre, y establece que el acuerdo de colaboración se celebrará exclusivamente entre el fiscal y las personas que brinden información, y no aplicará para los casos en que se investiguen delitos de lesa humanidad.

De acuerdo con el texto, en ningún caso el arrepentido podrá acceder a la eximición de prisión y sólo podrá acogerse al beneficio en caso de que la información que proporcione esté referida a delitos tipificados con una pena igual o mayor a la suya.

El texto recibió cambios en el Senado, que fueron ratificados por la Cámara baja; el más relevante establece que el imputado sólo podrá arrepentirse hasta el momento de la elevación de la causa a juicio.

Otro de los artículos que se agregó establece que el arrepentido puede acogerse al beneficio en un proceso penal del que sea parte y señalando a personas con su misma responsabilidad o mayor. Sólo podrá referirse a situaciones de las que estuvo involucrado y nunca a declaraciones de terceros.

La figura del arrepentido ya existe en la legislación nacional, y se busca ampliarla a los delitos de corrupción, contrabando, asociación ilícita, prostitución, pornografía infantil y formación de monopolios, entre otros.

SECCIÓN Legales