Recreo
Insólito: Juanita Castro, la hermana de Fidel, trabajaba para la CIA
30-11-2016 La hermana de los dos últimos presidentes de Cuba llevaba latas en conserva que escondían mensajes y dinero para agentes estadounidenses en la isla
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

"Ante los malsanos rumores de que me dirigía a Cuba para los funerales, quiero aclarar que en ningún momento he regresado a la isla, ni tengo planes de hacerlo". 

La declaración es fuerte porque viene de la boca de Juanita Castro, hermana del recientemente fallecido líder cubano y de Raúl, actual presidente de la isla.

Sin embargo, Juanita no participó de los festejos del anticastrismo: "No me regocijo de la muerte de ningún ser humano, mucho menos puedo hacerlo con alguien con mi sangre y mis apellidos", dijo en una declaración que envió a "El Nuevo Herald", el diario de referencia de los anticastristas de Miami.

Juanita llevaba más de 50 años sin ver su hermano cuando murió. "Como hermana de Fidel, estoy viviendo en estos momentos la pérdida de un ser humano que tuvo mi sangre", apuntó.  Frente a las especulaciones, pidió que nadie la esperara en La Habana, donde el lunes comenzaron siete días de honras fúnebres antes de que las cenizas de Fidel sean enterradas el domingo en Santiago de Cuba. 

Juanita Castro nació hace 83 años como quinta de siete hermanos, justo después de Fidel y Raúl. En 1958, el año previo al triunfo de la revolución que éstos lideraron junto al Che Guevara, aún recaudaba fondos para la causa. Después cambió.

Hasta el 2009 mantuvo un perfil bajo en Miami, donde trabajaba en un farmacia y evitaba pronunciarse públicamente sobre la política de la isla. 

Pero ese año Juanita reveló que había sido reclutada por la Agencia Central de Inteligencia estadounidense (CIA) cuando aún vivía en Cuba.

En sus memorias "Fidel y Raúl, mis hermanos. La historia secreta", contó que en los tres años anteriores a dejar la isla colaboró con la CIA bajo el nombre clave de "agente Donna", entre otras cosas llevando latas en conserva que escondían mensajes y dinero para agentes estadounidenses que estaban en Cuba. 

Fue reclutada a través de la esposa del entonces embajador de Brasil en La Habana, Vasco Leitao Da Cunha. 

Su enlace con la CIA fue el agente "Enrique", alias de Tony Sforza, quien según contó fue clave para el sabotaje económico encubierto de la inteligencia norteamericana tras el fracaso de Bahía Cochinos. 

La CIA decidió sacarla de Cuba cuando Raúl Castro la visitó para decirle que se le había abierto un expediente por "actividades contrarrevolucionarias".

Era el 18 de junio de 1964. Un día después abandonó Cuba y nunca volvió. No lo hizo cuando murieron otros dos hermanos, Ramón y Angelita, y tampoco lo hará esta semana durante las despedidas oficiales a Fidel.


SECCIÓN Recreo