Finanzas
La calma del "día después": como preveía el mercado, el dólar se estacionó en $16,10
01-12-2016 Las pizarras del microcentro porteño mostraron una tendencia descendente, aunque la divisa minorista cerró a $16,10. El mayorista cayó casi cuatro centavos y el informal subió diez. El peso es una de las monedas regionales que más se devaluó en noviembre y el riesgo país argentino avanzó 14% ese mes
Por Mariano Jaimovich
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El día después de la fuerte suba del miércoles que registró el mercado, la rueda cambiaria operó con cierta calma y "cumplió" con los pronósticos de la City respecto a que el dólar se iba a mantener en torno a los $16. Y lo más destacado del día fue el descenso que se registró en el segmento bursátil.

En una plaza volátil y muy demandada, se operó un total de u$s431 millones, un volumen similar al de la jornada previa.

Cabe recordar que esta semana el tipo de cambio ya escaló 35 centavos y acumuló unos 70 en todo noviembre, para así tocar un máximo histórico.

Así, se acomodó un poco más al nuevo contexto mundial y el peso pasó a ser uno de los signos monterios que más se devaluó desde el triunfo de Donald Trump: 6,1%.

El dólar minorista operó sin variantes este jueves, con tendencia a la baja, ya que se vendió a un promedio de $16,10 en los bancos de la city porteña, de acuerdo al relevamiento que efectúa el Banco Central entre las entidades del microcentro, con un máximo registrado de $16,20.  

Por el lado del Banco Nación, la cotización de la divisa cayó 5 centavos a $15,65 para la compra y $16,05 para la venta.

En tanto, en el mercado marginal, el blue se acomodó a las últimas subas de la plaza y negoció con una suba de diez centavos, a $16,25, por lo que la brecha frente al oficial volvió a ubicarse en torno a los 15 centavos, o 1%.

De esta forma, el billete informal tocó su nivel máximo histórico ante una mayor demanda de dólares.

En el segmento mayorista, la moneda estadounidense cayó tres centavos y medio respecto al miércoles, al cotizar a $15,855 para la punta vendedora.

"Los operadores ven como un techo de $16 para el dólar para diciembre, ya que se avecinan liquidaciones con ingresos de divisas para mitad de mes, producto de la exportación de maíz, trigo y girasol, y que vendría con buenos precios y con mayor volumen que el año pasado, sin ningún tipo de trabas para su comercialización", informó Fernando Izzo de ABC Cambios.

A esta oferta de dólares, que generaría que su precio actual se mantenga estable o a la baja, también se le suma la inyección de billetes verdes por el blanqueo de capitales, financiamiento internacional e inversiones comprometidas por las multinacionales.

Efectos de presión
En el comienzo de esta semana también hubo una fuerte presión devaluatoria por una nueva baja en la tasas de interés del Banco Central, que por cuarta semana consecutiva descendieron 50 puntos básicos, hasta el actual 24,75% anual para las Lebac de referencia a 35 días.

Es decir, Federico Sturzenegger retrocedió en noviembre unos dos puntos porcentuales los rendimientos en pesos para bajar el costo del financiamiento y ayudar a reactivar la economía, medida que también desalentó a que los inversores apuesten como "pleno" a tomar todas las posiciones en moneda nacional y se vieran más atraídos por el billete estadounidense. De ahí se explica parte de la suba que experimentó su valor.

"La idea del BCRA es poder separar al tipo de cambio de la inflación, algo que históricamente en nuestro país no sucede pero en otras economías regionales sí (uno de los casos más paradigmáticos es México)", indica a iProfesional Martin Salvo, Portfolio manager de IAM del Bind.

Y acota: "La autoridad monetaria tiene un interés de mantener tasas reales en torno al 3% anual, para evitar el ´pass through´ de depreciación a precios". 

También incidió la fortaleza del dólar en el contexto global y la brusca suba del riesgo país en noviembre, que el miércoles cerró a 515 puntos y registró una escalada del 3,8% en esa jornada. Y en todo el mes avanzó 14%, un nivel similar al que afrontó México (14,5%), Brasil (7,7%) y otros países de la región, que treparon menos del 10 por ciento.

A ello se le suma, a nivel local, una reciente serie de malos indicadores de la economía doméstica que no sale de la recesión. Por ejemplo, el Gobierno informó el miércoles que la producción industrial se desplomó un 8% interanual en octubre, su mayor caída en lo que va del año, un resultado muy por debajo de lo esperado por el mercado.

Pese a todo eso, que el dólar haya superado esta semana el techo psicológico de los $16 no sólo no generó temor sino que, por el contrario, hasta dio lugar a expresiones de alivio.

Esto se debe a que el tipo de cambio está considerado atrasado por una gran parte del sector industrial y por diversas economías regionales, ya que argumentan que perdieron competitividad para poder exportar, justamente por ello. De hecho, en los últimos meses diversos referentes le pidieron publicamente al Gobierno un dólar a $17 u $18.

Es decir, esta depreciación de los últimos días permite no seguir retrasando a esta referencia para fijar precios.

Igualmente, si se analizan las proyecciones del mercado cambiario, en la plaza de futuros del Rofex, donde se operaron 495 millones, se está convalidando un dólar a fin de diciembre a $16,18. Es decir, un nivel similar al actual.

En la operatoria a largo plazo, el 40% del volumen negociado fue en "roll-over" a enero a $16,50 con una tasa de 23,3% anual. El lapso más largo operado fue julio 2017 a $18,13 y los precios de los vencimientos se mantuvieron estables.

Por su parte, en la Bolsa, el contado con liquidación cayó hasta los $15,92, mientras que el dólar MEP bajó a $15,87.

El Merval 
La Bolsa porteña cotizó en baja, afectada por una clara tendencia vendedora de parte de inversores institucionales, que golpeó principalmente a los papeles recientemente incorporados al Panel Líder. 

El Merval de la Bolsa de Buenos Aires perdió 2,29% para bajar hasta las 17.041 unidades. Esto sucedió luego de ganar un 2,3% el martes, lo que le ayudó a recortar la pérdida de noviembre hasta un 0,95 por ciento.

Los papeles más afectados fueron Mirgor, que perdió 5,8%, seguido por Comercial del Plata (-4,4%), Consultatio (-4,3%) y Celulosa, con una baja del 4,1 por ciento.

En cambio, entre las subas se destacó Tenaris, que avanzó 2,7%.

En cuanto a los títulos públicos, se registró fuertes bajas en los de largo plazo, como el Bonar 2046, que cayó 2,7%, y en el Discount en dólares, que perdió 2,1%. También el Bonar 2024 descendió 2 por ciento.

En Estados Unidos hubo un fuerte descenso del sector tecnológico, que arrastró el jueves a los índices Nasdaq y S&P 500 a terreno negativo, mientras que los avances de las acciones de bancos y energéticas impulsaron al promedio industrial Dow Jones a un cierre récord.

El promedio industrial Dow Jones subió 0,36%. En cambio, el índice S&P 500 perdió 0,35%, y el índice Nasdaq Composite cayó 1,36 por ciento.

SECCIÓN Finanzas