Negocios
¿Beneficiará a usuarios?: punto por punto, el decreto "telco" que enfrenta a Clarín con Telefónica
04-01-2017 Los ánimos están muy caldeados. Todos se quejan porque entienden que el nuevo texto, aprobado por Macri, beneficia al adversario. Las posiciones son muy contrapuestas y las autoridades batallarán con cantidad de conflictos. Los reclamos pueden terminar en organismos internacionales
Por Andrea Catalano
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El mercado de las telecomunicaciones navega por estos días en un mar de tempestades. Y nada indica que esto vaya a cambiar en el corto plazo. Más aún, los pronósticos al día de hoy dan cuenta de un empeoramiento.

Las aguas están tan movidas que, se anticipa, será muy arduo el trabajo del Ministerio de Comunicaciones, ya sea por las controversias suscitadas a raíz del flamante decreto 1.340 como por las reglamentaciones que irán llegando en breve.

Esto, en un contexto en el que los grandes jugadores se "olvidaron" de competir en estos últimos años. La apertura trunca del mercado de las telecomunicaciones, allá por 2001, sumió a la industria en una etapa en la que cada empresa sólo se orientó a tratar de conseguir la mayor rentabilidad posible.

Por cierto, lograron tal cometido. Aprovecharon el desconocimiento y el "achanchamiento" de los organismos de control del Estado para "hacer la suya".

Mientras, la demanda se fue tornando cada vez más exigente y las inversiones no resultaron suficientes como para satisfacer plenamente las necesidades de los usuarios. 

El "se corta" comenzó a ser más frecuente en las llamadas y las quejas de los clientes fueron ganando protagonismo.

A raíz de ello, el actual Gobierno se propuso promover una mayor competencia en el sector, acrecentar las inversiones, abrirle la puerta a las empresas a nuevos negocios y cambiar algunas de las reglas de juego vigentes durante el kirchnerismo.

Un decreto, múltiples polémicas
El primer lunes del 2017 fue publicado el decreto (1.340/2016) que introduce correctivos a uno anterior (267/2015) que, a su vez, modificó la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (o de medios), y Argentina Digital.

El siguiente cuadro resume los principales puntos:

El Ministerio ya tomó varias decisiones. Ahora le tocará navegar en aguas turbulentas.

Si se pone la lupa en cada uno de los puntos principales del texto aprobado por Macri, pueden observarse quienes -a priori- aparecen como ganadores y perdedores:

- Artículo 1°: "Impleméntese normas básicas para alcanzar un mayor grado de convergencia de redes y servicios en condiciones de competencia..."

Ganan los usuarios.

- Artículo 3°: "Fíjese el término de 15 años desde la publicación de presente como condición diferenciada (....) para la protección de las redes NGN fijas de última milla para banda ancha ..."

Ganan las telcos: Telefónica, Claro, Telecom.

- Artículo 4°: "El Ministerio de Comunicaciones y el Ente Nacional de Comunicaciones, según corresponda, dictarán las norma de administración, gestión y control del espectro radioeléctrico..."

Ganan todos, siempre que el arbitraje sea en tiempo y forma y distribuya la disponibilidad de espectro de la manera más pareja posible.

- Punto (a) de este artículo: refiere a la redistribución de frecuencias.

Gana Clarín, si bien todos podrán beneficiarse de esa decisión (porque el Ministerio optó por distribuir entre las distintas empresas el espectro en las bandas de 2,5 Ghz y 900 Mhz).

- Punto (b) de este artículo: especifica el llamado a concurso público antes de los seis meses para asignar nuevas bandas de frecuencias.

Ganan todos.

- Punto c): el plazo de autorizaciones para uso de frecuencias en la banda de 700 Mhz correrá desde la efectiva migración de los servicios.

Ganan Movistar, Personal y Claro, ya que se adjudicaron espectro en esa frecuencia en diciembre de 2014.

- Artículo 5°: "Las personas referidas (artículo 94 de la ley 27.078) podrán registrar el servicio de radiodifusión por suscripción por vínculo físico o radioeléctrico a partir de la entrada en vigencia del presente".

Ganan las telefónicas, que quieren entrar al negocio de la TV paga.

- Artículo 5°: se tratará, a modo particular, el caso de localidades de menos de 80.000 habitantes o donde el servicio sea prestado únicamente por cooperativas o pequeñas y medianas empresas.

Ganan las Pyme de telecomunicaciones (cableras, cooperativas, pequeñas telcos), ya que obtuvieron protección ante el arribo de la competencia.

- Artículo 6°: "... los titulares de licencias de servicios TIC y de licencias de radiodifusión por suscripción mediante vínculo de satelital (...), podrán mantener la titularidad de ambos tipos de licencias (...)".

Gana DirecTV. Era un reclamo que venía haciendo desde principios de año y que, ahora, se patentizó en este decreto.

- Artículo 7°: "Los prestadores de servicios TIC que realicen ofertas conjuntas de servicios deberán detallar el precio (...) y los descuentos o beneficios aplicados a cada servicio".

Ganan los usuarios (una vez más, si la vara de medición oficial es la adecuada).

- Artículo 8°: (...) se fijarán "las pautas necesarias para conformación de la Red de Protección Pública y Operaciones de Socorro, Defensa y Seguridad..."

Ganan los usuarios, ante una situación de emergencia.

- Artículo 8: define el reglamento nacional de interconexión para comunicaciones móviles con tarifas asimétricas.

Gana Clarín/Cablevisión y cualquier otro operador entrante, como así también los Operadores Móviles Virtuales (OMV).

- Artículo 8 (roaming): durante tres años, las tres prestadoras de servicios móviles deberán poner a disposición de las otras su servicio en aquellos lugares donde no tengan cobertura.

Ganan todos, si bien el plazo original era de cuatro años.

- Artículo 8: El Ente tendrá a su cargo la tarea de definir precios de referencia por tres años para garantizar la competencia equilibrada.

Ganan todos, dependiendo de la calidad del arbitraje.

- Artículo 11°: El Enacom podrá recurrir a la Comisión Nacional de Defensa la Competencia cuando advierta abuso de posición dominante.

Ganan los usuarios, si el árbitro es justo en su defensa.

Clarín y Telefónica, a pura protesta
El flamante decreto ya generó acaloradas disputas entre las compañías, si bien hay dos de ellas que emergen como las principales contrincantes.

"Sentimos profundamente que una vez más el Gobierno demore la verdadera competencia. La convergencia que pregona está cada vez más demorada", señalan desde Telefónica, que ya advierte que podría elevar sus reclamos antes tribunales locales e internacionales.

"Los anuncios sobre la asignación de espectro, lamentablemente, son el prólogo de otra situación compleja en los accesos móviles ya que se pretende el ingreso de competidores violando las más elementales reglas de igualdad ante la ley", completan desde la compañía de capitales españoles.

Desde la vereda de enfrente, Cablevisión no se queda atrás en sus protestas y recalcan: "Las grandes beneficiadas son las empresas de telecomunicaciones".

Advierten que ganan con la reasignación de frecuencias (refarming) para sus bandas, que lograron la protección de las redes por 15 años.

Obtuvieron el compromiso del Estado para llamar a licitación, prorrogaron las exigencias de la banda de 700 Mhz, conocen con fecha cierta el comienzo de sus actividades de video. Todas están son concesiones activas desde el primer día, sin necesidad de ser reglamentadas", enfatizan fuentes de Cablevisión.

El tema del espectro (materia prima de las telcos a partir del cual pueden brindar sus servicios) se presenta como uno de los puntos más controvertidos.

- Para Telefónica, se estarían creando mecanismos para su asignación alejados de las prácticas recomendadas por organismos internacionales, como la UIT (Unión Internacional de las Telecomunicaciones) y la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos).

- Cablevisión, en tanto, repara en el hecho de que las actuales proveedoras de servicios móviles se verán beneficiadas simplemente por quedar habilitadas a participar de futuras licitaciones, ya que esto les asegura una fuerte ventaja competitiva.

Estas visiones, tan disímiles, es lo que anticipa la ardua tarea que tendrá por delante el ente regulador, que formará parte de una disputa por negocios que moverán cientos de millones.

Por lo pronto, en todos los segmentos del mercado se abrirán más y más frentes de conflicto. Otro ejemplo:

En Telefónica creen que la convergencia en TV paga "se dilata cada vez más, dando beneficios exclusivos a un operador que tiene el 60% del mercado", en clara alusión a Cablevisión, del Grupo Clarín.

Señalan que recién en 2018 y solo en tres ciudades (Buenos Aires, Rosario y Córdoba) se permitirá la competencia. El resto quedará bajo los designios del Enacom.

Para Cablevisión, en tanto, las telcos "ya lograron que pase un año (2016) sin competencia en telefonía celular".

Este negocio se reparte en tres partes casi iguales entre Movistar, Claro y Personal, mientras que el 1% restante es de Nextel.

"Nextel, en el mejor de los casos, podrá empezar a dar 4G a mediados de 2018, mientras que Telefónica puede comenzar a ofrecer servicios de video a principios de ese año. ¿Dónde está la desigualdad?", afirman fuentes del multimedio.

Y añaden: "La única desigualdad es a favor de Telefónica, ya que podrá ofrecer cuádruple play medio año antes que Cablevisión y que cualquier otra empresa de cable".

En su visión, esto contradice todos los antecedentes internacionales que le otorgan entre 5 y 10 años de ventaja a los cables frente a las telefónicas para equilibrar las asimetrías generadas.

Panorama complejo
El mar está bravío. Hay corrientes y contracorrientes que provocan oleajes que salpican a todos, generando dudas sobre cómo el Ministerio de Comunicaciones y su ente regulador, el Enacom, navegará por estas aguas.

Según los últimos datos relevados, el market share en los distintos rubros del sector de las telecomunicaciones se reparte del siguiente modo:

Hace unos días, en el marco de una conferencia, el ministro Oscar Aguad y el presidente del Enacom, Miguel de Godoy, se mostraron firmes en sus posturas.

Para varios expertos, quisieron transmitir que ya están preparados para capear las próximas tormentas.

"El país necesita infraestructura terrestre. Se podrán analizar diferentes propuestas y combinaciones, pero para nosotros la Argentina necesita infraestructura física", enfatizó Aguad.

No era la primera vez que lo afirmaba, sólo que el tono resultó muy distinto, quizás por estar seguro de que contaba con el aval del presidente Macri.

"Lo que alienta este decreto es brindarle una mayor oferta a los usuarios", afirmó De Godoy, que dejó en claro que el foco está más puesto en ellos que en los intereses de las empresas.

Cuando fue consultado sobre los eventuales reclamos ante CIADI que podría elevar Telefónica, apuntó: "Que cada uno haga lo que crea que debe hacer".

"Contemplamos la visión de todos pero hay un momento en que el Estado es el que traza la raya", añadió.

Fue la primera vez que los funcionarios -siempre tan propensos al diálogo- le imprimieron otro tono a sus discursos.

Tal vez porque son los que mejor saben que el mar de intereses sobre el que deberán navegar estará cada vez más picado, a medida que avance 2017.

Más aún cuando este año será clave para que se activen y regeneren inversiones, absolutamente necesarias en un período electoral.

Además, por el efecto que eso podría provocar en otras actividades económicas. Ya lo dijo el ministro: "La Argentina necesita u$s5.000 millones anuales de inversiones en telecomunicaciones".

Será muy interesante ver cómo izarán y arriarán velas según el temporal que se avecine, teniendo en cuenta los datos, tamaños, participación de mercado, prácticas comerciales y otras variables.

Más aún, cómo evitarán que las salpicaduras de este mar bravío afecten los intereses de los millones de argentinos que necesitan de servicios de telecomunicaciones de calidad y a precios razonables. 

 

SECCIÓN Negocios