Management

Mujeres en carreras STEM: qué lecciones de management dejó la película "Talentos Ocultos"

10-02-2017 Cuál es en Argentina el panorama de la inserción del género femenino en las áreas de ciencia y tecnología que generarán más oportunidades laborales
Por Stella Loiacono, Directora de Tecnología de IBM Argentina
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

"Talentos Ocultos" es una película basada en hechos reales que ofrece lecciones poderosas sobre el potencial de las mujeres en ciencia, tecnología, ingeniería y matemática.

Presenta la determinación de las "computadoras humanas"-nombre que recibían las mujeres que realizaban complejos cálculos a mano- y está centrada en Katherine Johnson, Dorothy Vaughan y Mary Jackson, tres matemáticas afroamericanas cuyo trabajo pionero hizo posible que el astronauta John Glenn sea el primer americano en orbitar la Tierra. Luego su trabajo también fue clave para las misiones espaciales a la Luna.

Debido a sus destrezas en matemáticas, física e ingeniería, estas mujeres resolvieron ecuaciones de vida o muerte y programaron un complejo sistema de computación -primero en su clase- de IBM.

Sus logros reforzaron la competitividad de Estados Unidos en la búsqueda de tecnologías espaciales innovadoras y fueron una pieza central para continuar abriendo puertas a las mujeres en ciencia y tecnología.

Johnson, Vaughan y Jackson eran realmente "talentos ocultos". Son heroínas desconocidas en su época, como muchas mujeres que hoy desarrollan su carrera en diferentes ámbitos en nuestro país, en la región y en el mundo.

Sólo un número muy pequeño de mujeres se dedican a carreras relacionadas con ciencia, tecnología, ingeniería y matemática (llamadas STEM por sus siglas en inglés).

De acuerdo a una investigación de Fundación Sadosky, en Argentina sólo el 2,3% de las adolescentes elige carreras de informática como opción profesional, mientras son las disciplinas más escogidasentre los varones. Incluso las carreras de informática y computación son aquellas percibidas como menos adecuadas para las mujeres.

Cuando comenzó a dictarse la carrera de Computador Científico en la Universidad de Buenos Aires (UBA) en 1962, las mujeres representaban un 67%, porcentaje que se elevó al 75% en la década del 70, según datos de la Secretaría de Políticas Universitarias del Ministerio de Educación. Pero desde ese momento, la cantidad de mujeres comenzó a bajar hasta menos del 15% en la actualidad.

En los próximos años, hay un conjunto específico de puestos de trabajo proyectados para crecer a una velocidad desmedida en comparación con otros, y están relacionados con STEM.

Sólo el mercado de desarrollo de aplicaciones móviles se estima alcanzará más u$s77.000 millones en 2017 y actualmente está compuesto en un 80% por hombres que programan.

Las protagonistas de "Talentos Ocultos" veían el potencial de la computación y comprendían que era necesario aprender a programar para dar un salto en el desarrollo de su carrera.

Por eso, fueron capaces de dominar el lenguaje de programación FORTRAN y enseñar a otras mujeres para que ellas también avancen. Su búsqueda imparable de más conocimiento y sus esfuerzos por prepararse para futuros empleos sigue siendo una inspiración para todas nosotras hoy.

Los nuevos roles que se están creando con el empuje de tecnologías como la computación cognitiva y la inteligencia artificial generarán más oportunidades de empleo para las mujeres técnicas.

Otra área interesante que demandará un gran número de nuevas profesionales es la seguridad cibernética. Los expertos predicen 1,5 millones de puestos de seguridad ofrecidos y sin ocupar para el año 2020.

Incorporar más mujeres a la industria de la seguridad es una forma de abordar el creciente déficit de habilidades. Sin embargo, las mujeres representan sólo el 10% de la actual fuerza de trabajo de seguridad.

A medida que el mundo enfrenta el desafío de crear lugares de trabajo más inclusivos, las mujeres de Talentos Ocultos son ejemplos de la vida real de la capacidad para superar los límites y el valor de continuar con una educación STEM, especialmente en áreas estratégicas y de rápido crecimiento como la ciencia de datos, cloud computing, computación cognitiva, inteligencia artificial y seguridad informática.

Es importante visibilizar lo invisible y que estas mujeres continúen inspirando a las nuevas generaciones.

 

 

SECCIÓN Management