Politica
España: Mariano Rajoy fue elegido presidente del PP por cuarta vez consecutiva
12-02-2017 El jefe del Gobierno español fue nuevamente elegido presidente de su Partido Popular (PP), tal como estaba previsto, durante el congreso nacional que la formación conservadora celebra hasta este domingo en Madrid                    
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

"Solo quiero dar las gracias a quienes han apoyado mi candidatura. Para mí es un honor porque llevo en este partido toda mi vida", dijo el mandatario de 61 años en una breve alocución tras ser votado por el 95,65 por ciento de los asistentes al congreso, según da cuenta un despacho de la agencia DPA.

La esperada reelección se produjo después de que Rajoy defendiera su candidatura, la única presentada, con un discurso convertido en un elogio cerrado del PP, "un partido español, orgulloso de su país", y de España, "uno de los mejores países para vivir". 

Rajoy llamó también a defender "la épica de la prudencia y la aventura de la serenidad" -dos rasgos de su estilo político- frente a "ligerezas y frivolidades": una alusión al "populismo y el extremismo" en España y en Europa.

Preside el PP desde 2004, cuando relevó a su mentor y entonces presidente del Gobierno José María Aznar. Tras perder las elecciones generales de ese año y las de 2008, llegó a la presidencia del Gobierno al obtener mayoría absoluta en las de 2011. En octubre del año pasado inició su segundo mandato con mayoría simple.

Con un estilo sin estridencias, el licenciado en Derecho y registrador de la propiedad supo ir desprendiéndose de rivales internos y lastres políticos en el PP, incluido el propio Aznar, que este año ni siquiera asistió al cónclave del partido.

El congreso nacional que comenzó el viernes y concluye este domingo se convirtió así en una demostración de fuerza de Rajoy y de unidad del partido en torno a su líder. Un contraste con las guerras internas de los socialistas (PSOE) y del izquierdista Podemos, que celebra su congreso también este fin de semana al borde de la ruptura.

Los cerca de 3.000 compromisarios populares que asistieron a la cita en el recinto Caja Mágica de Madrid prescindieron así de grandes debates ideológicos o estratégicos y se unieron a un clima plácido y festivo apenas perturbado por dos temas.

El primero, la acumulación de cargos de María Dolores de Cospedal, ministra de Defensa, presidenta de la comunidad de Castilla La Mancha y secretaria general del partido. Una enmienda para evitarlo fue rechazada por un ajustado margen en una polémica votación que incluyó denuncias de fraude de parte de sus impulsores. Se especulaba con que Rajoy podía desplazarla del cargo del partido, pero en su discurso la ratificó como su "número dos".

El segundo tema controvertido fue la corrupción. El inicio del congreso el viernes coincidió con el anuncio de las primeras condenas por el llamado caso "Gürtel", una masiva trama de corrupción vinculada al PP y que mantiene varios frentes judiciales abiertos, incluido uno sobre la supuesta financiación ilegal del partido.

 

 

SECCIÓN Politica