Tecnología
Preocupación de Apple, Microsoft y Samsung tras las filtraciones de WikiLeaks
08-03-2017 Hay muchas empresas mencionadas por el informe que todavía no hicieron declaraciones en público. Entre todas ellas se destaca Google
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La industria de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se enfrentó el martes con una de las revelaciones más duras de los últimos tiempos: sus dispositivos y sistemas no son seguros y las autoridades de EEUU pueden acceder sin problema a los datos de esos consumidores que tanto intentan captar.

Da igual si es Apple o Google o Microsoft, porque la CIA puede escuchar lo que está diciendo el usuario en su teléfono o lo que está escribiendo en WhatsApp a sus contactos.

¿Qué van a hacer todas estas empresas cuya integridad está siendo perjudicada de forma tan directa? Por el momento, nada en claro.

Apple fue una de las primeras en reaccionar. En un comunicado enviado a varios medios de habla inglesa, la compañía dijo estar "profundamente comprometida con la salvaguarda de sus usuarios".

La empresa apuntó a que "muchos de los agujeros de seguridad filtrados hoy han sido ya solucionados en las últimas versiones de iOS", el sistema operativo con el que funcionan los iPhone y las iPad.

Por último, insta a los consumidores a "descargar las últimas versiones de iOS para asegurarse de que tienen las actualizaciones de seguridad más recientes", algo que también puede extenderse a Android u otros dispositivos.

Apple luchó en el pasado por mantener sus teléfonos seguros, incluso en casos sensibles, como el del terrorista de la ciudad californiana de San Bernardino.

La compañía se negó a desbloquear el teléfono para que las autoridades pudieran acceder, no porque no quisieran colaborar, sino porque hacerlo significaba poner en riesgo al resto de consumidores que tienen un iPhone. Aún así, el FBI pudo acceder a los datos tras semanas trabajando por su cuenta.

Samsung y Microsoft fueron menos tajantes en su respuesta. "Proteger la privacidad de los usuarios y la seguridad de sus dispositivos es una de nuestras prioridades en Samsung. Somos conscientes del informe en cuestión y estamos investigando el asunto con urgencia", dijeron desde la empresa surcoreana.

Según los informes de WikiLeaks, sus televisores inteligentes pueden fingir que se apagaron para a continuación escuchar lo que ocurre en la información y enviarlo a servidores de la CIA o de otros organismos.

Microsoft respondió de forma similar a Samsung, asegurando que están investigando el problema. En su caso, parece que las computadoras que funcionan con Windows son un objetivo fácil para la CIA, que puede instalar malware en ellos para espiar y, posteriormente, ocultar el rastro de lo ocurrido o hacerse pasar por hackers de otro país para evitar su identificación.

Hay muchas empresas mencionadas por el informe de WikiLeaks que todavía no hicieron declaraciones en público. Entre todas ellas, destaca Google, cuyos teléfonos Android también pueden "hackearse" remotamente y servir de micrófono para las agencias gubernamentales de EEUU.

Pese a la preocupación mostrada y la intención de potenciar su seguridad, no está claro qué pueden hacer las tecnológicas para protegerse, pues la CIA, la NSA y el FBI son organismos con un poder y una capacidad inmensos.

SECCIÓN Tecnología