Finanzas

Por ahora, el dinero liberado por la reducción de encajes bancarios va a pases pasivos

13-03-2017 La liberación de 2 puntos porcentuales del total de los depósitos tuvo como primera respuesta una baja de las tasas y una suba de la captación del BCRA
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Pasada la primera semana desde la reducción del 2% a los encajes bancarios decidida por el Banco Central (BCRA), la tasa Badlar que pagan los bancos por depósitos a plazo fijo mayoristas cayó.

"En los primeros cinco días hábiles desde la reducción de encajes, la Badlar estuvo con tendencia bajista y se ubicó por debajo de 20%", sintetizó Juan Pablo Vera, de Tavelli y Cía.

Luego de la medida, los bancos volvieron a disponer de más de $30.000 millones que, hasta ese momento, estaban depositados –inmovilizados, para más precisión– a tasa 0% en el BCRA.

Según los números de los primeros días, ese exceso de pesos, lejos de aumentar la capacidad prestable de los bancos, fue a parar a los pases pasivos.

"Desde el 1 al 7 de marzo, el BCRA esterilizó $27.298 millones por pases y $6.133 millones vía Lebac. Eso calza bastante con la caída en la cuenta corriente del BCRA, que fue de $ 30.163 millones", señaló el economista Federico Furiase.

Cuando anunció la disminución de los encajes, el BCRA dijo que una de las consecuencias de la medida sería la mejora de la tasa que las entidades pagan por los depósitos, que hoy está por debajo de las expectativas de inflación.

"El encaje actúa en la práctica como un impuesto a los depósitos bancarios; al reducirse, el atractivo para los bancos de tomar depósitos es mayor", había afirmado el organismo en un comunicado de prensa. Por el contrario, desde que se conoció la medida, la tasa Badlar de los bancos privados quebró el 20% y mantuvo un sesgo bajista. "Con un BCRA sin margen para relajar el sesgo contractivo de la tasa de interés de referencia, se corre el riesgo que los fondos liberados por la baja de encajes sean absorbidos por los pases, sin llegar al canal del crédito", acotó Furiase.

Sin embargo, fuentes de la autoridad monetaria negaron preocupación sobre el desempeño de la tasa y explicaron que el impacto de la reducción de encajes sobre ella recién se verá en el mediano plazo. "Es un proceso, no esperábamos que el cambio fuera inmediato", sostuvieron. Inclusive, suponían que los bancos iban a querer aprovechar la tasa de pases (que está en 24% para el plazo de 7 días) para remunerar el dinero recientemente liberado.

En un informe de Elypsis para sus clientes, la consultora explicó la lógica detrás de la decisión del organismo presidido por Federico Sturzenegger y presentó alternativas posibles para el mediano plazo: "Aunque el BCRA considera que dicha reducción [de los encajes bancarios] puede mejorar las tasas pasivas, creemos que dicho efecto no es inmediato. La reducción de encajes implica inmediatamente un aumento de la capacidad prestable de los bancos que podría incentivar una baja de las tasas activas, promoviendo el crédito, sin necesidad de un aumento de las tasas pasivas. Sin embargo, en el mediano plazo y considerando un escenario de recuperación económica con mayor demanda de crédito, la reducción de los encajes podría incentivar la captación de depósitos por parte de los bancos, dado su menor ‘costo’, mejorando las tasas pasivas y fomentando el ahorro en moneda local".

Mientras tanto, según El Cronista, en el mercado desconfían del efecto positivo que pueda tener la medida. Así lo manifestó un operador que pidió no ser identificado: "Liberaron los encajes, por lo tanto, hay más pesos. Al haber más oferta, los pesos se remuneran un poco menos. Es la primera reacción lógica ante una baja de encajes". 

Si bien entre bancos de primera y segunda línea había diferencias de más de 3 puntos, la tendencia de la Badlar era a la baja. Esto se va a revertir a medida que el crédito se siga dinamizando y la tasa de intermediación sea atractiva para los bancos". Federico Furiase completó la idea: "Con presión a la baja sobre el tipo de cambio y expectativas de devaluación ancladas, sumadas a una demanda de crédito (sobre todo de empresas) que no tracciona, el canal de transmisión no funciona".

 

SECCIÓN Finanzas