Finanzas

¿Es poco una tasa del 22,25%?: es la pregunta que se hace la city, pese a que Sturzenegger ya no fija las Lebac

16-03-2017 Ya no son las tasas de referencia de la economía, pero la rentabilidad de corte de marzo de las Letras del BCRA bajó respecto de febrero y encendió la confusión en el mercado, ante las señales de una inflación recalentada que tocó el 2,5% mensual el mes pasado
Por Mariano Jaimovich
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En la city hubo "ruido" esta semana luego de la licitación de las Lebac del Banco Central, y no precisamente por la colocación exitosa de casi $282.500 millones, que le permitió a Sturzenegger cubrir todos los vencimientos de marzo que debía afrontar.

Si bien las tasas de las Letras del BCRA ya no son fijadas por Sturzenegger sino que son dinámicas -varían diariamente en el mercado secundario-, si se compara el corte que realizó el organismo monetario este mes frente al de febrero pasado para abonar los vencimientos de estos papeles, ahora se registró una baja de 50 puntos básicos en los rendimientos para el plazo más corto.

Así, las Lebac a 35 días finalizaron el último martes con un interés del 22,25% anual, un nivel más bajo que el otorgado el 14 de febrero (22,75%) para los papeles a 28 días.

El "ruido" generado en esta baja comparativa de las rentabilidades de uno a otro mes es porque este menor atractivo para las inversiones en pesos sucede en un momento contrario a esta tendencia, en el que la inflación se encuentra en un momento "caliente", ya que el mes pasado fue de 2,5% según el INDEC.

De hecho, los analistas del mercado, según la encuesta de FocusEconomics distribuida esta semana, pronostican una inflación del 21,5% para este año. Muy lejos del 12% al 17% de las metas del BCRA.

Ya el propio Sturzenegger decía que el segundo trimestre iba a ser complicado para contener la suba de precios.

A eso se le suma que este clima inflacionario seguirá encendido por las negociaciones paritarias de varios gremios -el más evidente estos días es el de los maestros-, a lo que se le suma un ambiente de conflictividad social general por la pérdida del poder adquisitivo del último tiempo y una economía que aún no logra despertarse de forma notoria.

En ese marco, la tasa de corte de las Lebacs generó, como primera reacción, críticas en redes sociales, además de una buen nota de confusión respecto de cómo se determina ahora la tasa. No pocos consideraron que había una contradicción con el mensaje oficial de priorizar la baja de la inflación.

El Gobierno "está muy cambiante, desde que lo amenazan con paros, marchas y cortes de calles se puso más blando en lo monetario", protesta el analista Salvador Distefano.

Y completa: "Cuanto más baje la tasa, menos posibilidades de disciplinar la inflación tendrá, pero esto le genera una inyección de oxígeno a la economía real, ya que invita a invertir, comprar mercadería".

Algunos creen que el Banco Central, con su política monetaria "estable", está resignando su objetivo central de bajar la inflación para no enfriar más la economía. Sobre todo porque en octubre son las elecciones de medio término.

De hecho, es cierto que el Gobierno necesita encontrar la fórmula para que la economía se reactive. Y sabe que, si repite la misma receta del año pasado, no la va a revertir.

"Fue confuso lo del BCRA, hubo una baja de la tasa respecto a la referencia anterior en un momento en que la inflación va al alza", dice a iProfesional Guillermo Nielsen, ex secretario de Finanzas y Economista, y hoy alineado al partido Frente Renovador de Sergio Massa.

Y agrega: "Creo que el Central está presionado políticamente desde noviembre pasado, ya que veo que hay una actitud más complaciente. Creo que está cuidando las señales de reactivación para que no se enfríe porque todavía los datos de la economía no generan tranquilidad".

A ello Nielsen cree que la jugada del Gobierno es que a partir de abril habrá una fuerte baja de la inflación, "la pregunta que haría a esa ecuación es qué ocurre si no se vuelve a la normalidad como se pretende en esa fecha", dice.

Puntos a favor
Más allá de esta encrucijada que tiene el Gobierno de Mauricio Macri, para ser justos en los conceptos, tampoco se ha visto que el Banco Central ha virado el "timón" del barco como en la city algunos opinan.

-En primer término, la tasa de referencia que fija los diversos intereses de la economía desde principios de año ya no son las Lebac, sino los corredores de pases a 7 días de plazo.

Este dato indica que, hoy por hoy, esa variable se ubica desde el 29 de noviembre pasado hasta el presente en el 24,75% anual.

Es decir, varios puntos porcentuales por encima de la inflación prevista para el año y de la tasa que pagan las Lebac, que en la actualidad es solamente mirada por los inversores en esta opción.

-En segundo lugar, la tasa de 22,25% para las Letras a 35 días lograda en la licitación del martes pasado, fue menor a la ofrecida en la colocación previa gracias a la gran cantidad de ofertas que recibió el Banco Central.

En síntesis, captó propuestas por $304.582 millones, cuando en realidad debía cubrir vencimientos por $274.389 millones. Por lo que el BCRA tuvo margen para reducir la tasa ofrecida a los inversores en estos papeles.

-Por otro lado, algunos operadores de la city esgrimen como argumento que el BCRA en realidad no bajó las tasas de sus Letras en el último tiempo, sino todo lo contrario: las subió.

Se calcula que la suba de los rendimientos de las Lebac en el mercado secundario fue en los últimos tres meses de aproximadamente 75 puntos básicos respecto al volumen operado.

"Todo depende de la perspectiva. Respecto al mercado secundario, fue mayor (subió) la tasa que licitó el BCRA el martes, si se la compara a una letra ajustada a un plazo similar. Claro, pero si se lo mira contra la licitación anterior de Lebac, ahí sí bajó", resume Gabriel Caamaño Gómez, economista de la Consultora Ledesma y asociados.

Y agrega: "No veo un mensaje de flexibilización de la política monetaria por parte del Banco Central, de hecho no cayó el miércoles la tasa en el mercado secundario de las Lebac".

De hecho, la Fundación Mediterránea, conducida por Jorge Vasconcelos, publicó un informe el miércoles en el que indicó que "la inflación complica, pero no ahoga la reactivación".

Para ello cita que la inflación de febrero, de 2,5% según el INDEC, junto con los primeros datos de evolución de precios en marzo, "anticipan que el Banco Central habrá de seguir con su actitud conservadora, manteniendo la tasa de interés de corto plazo en 24,75% anual por bastante tiempo más".

La conclusión de Caamaño Gómez es que la baja de las tasas de corte mensual de las Lebac "sumó un ruido innecesario e involuntario al mercado, en este contexto, porque ahora todos hablan de esas tasas cuando en realidad la referencia es la de los Pases a siete días. Pero desde lo técnico el BCRA hizo lo que correspondía".-

 

SECCIÓN Finanzas