Comex
Brasil no logra superar la crisis por la carne podrida y más países aplican restricciones
28-03-2017 La Unión Europea amplió de cuatro a 21 las firmas que están bajo vigilancia por contaminación de productos y se suman países que suspenden importaciones
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Mientras las autoridades de Brasil intentaban atrás la crisis por la carne contaminada, nuevos países se sumaran en las últimas horas a la lista de naciones que están restringiendo el acceso a sus mercados.

El gobierno de Michel Temer logró en los últimos días que Chile, China y Egipto revirtieran las restricciones impuestas a las importaciones de este producto.

El caso estalló a mediados de marzo, luego de que la policía de Brasil denunció un esquema de corrupción en que las empresas productoras pagaban a funcionarios públicos para autorizar embarques de carne podrida y adulterada con productos cancerígenos.

El lunes, el Ministerio de Agricultura de Brasil informó que Perú, Marruecos, Zimbabwe, Baréin y Santa Lucía notificaron suspensiones temporales o totales a la importación de productos desde el gigante sudamericano.

El gobierno de Pedro Pablo Kuczynski notificó formalmente las medidas el fin de semana, con la suspensión de embarques de dos de los frigoríficos investigados y la prohibición de permisos para otras plantas brasileñas por los próximos 180 días.

Por su parte, Baréin comunicó la restricción impuesta a cuatro de las 21 plantas que están siendo investigadas, y la Unión Europea (UE) amplió la cantidad de firmas bajo vigilancia desde cuatro a todas las 21 empresas en cuestión.

Marruecos y Zimbabwe dictaron medidas temporales a todas las compras, y Santa Lucía pidió además la recuperación de todos los productos cárnicos brasileños procesados.

En tanto Irán, uno de los principales compradores de carne brasileña, pidió información al Ministerio de Agricultura sobre la calidad de la carne.

La cartera informó además que son seis, y no tres, los establecimientos intervenidos por el escándalo, del total de investigados.

Sin embargo, no todos son frigoríficos. Se suman Souza Ramos, Lácteos SSPMA y la fábrica Farinha de Carnes Castro.

Según el secretario de Defensa Agropecuaria, Luis Eduardo Rangel, la medida es "preventiva" por no tener control del proceso de fabricación.

Empresas, a la ofensiva
Mientras tanto, las principales productoras de carne de Brasil, -JBS, BRF, Marfrig y Minerva-, trataron de pasar a la ofensiva para recuperar la confianza y reputación de la industria.

Las compañías anunciaron que retomarán gradualmente el ritmo de las exportaciones, con el objetivo de recuperar también el valor de sus acciones severamente afectadas. BRF, por ejemplo, perdió 9,3% de su capitalización de mercado.

JBS reactivó las reuniones con sus unidades productivas y su director ejecutivo, Wesley Batista, dijo que está enfocado en ajustar el ritmo de producción de carne bovina, prácticamente paralizada desde el jueves.

Además, aseguró que no está evaluando despedir trabajadores luego de que se revelara que la envasadora estaría entre aquellas que pagaron sobornos para evitar los controles.

BRF, en tanto, creó tres comités para lidiar con la crisis.

 

 

SECCIÓN Comex