Economía
El uso de la capacidad instalada en la industria, en el peor nivel en 14 años
06-04-2017 Una de las ramas de actividad con peor performance es la automotriz, que exhibió un nivel apenas por encima del 30%, debido al mal momento de Brasil
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La capacidad instalada de la industria cayó en febrero al 60%, la más baja de los últimos 14 años, según informó el INDEC.

El indicador de la Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria había alcanzado el 60,6% en enero pasado, y el 64,2% en febrero de 2016.

El informe del INDEC detalló que los bloques sectoriales que presentaron niveles de utilización superiores al nivel general son papel y cartón (85%), refinación del petróleo (81%), productos del tabaco (78%) y sustancias y productos químicos, con casi 69%. 

En cambio, los bloques sectoriales que se ubicaron por debajo del nivel general de la industria fueron productos de caucho y plástico (54%), productos textiles, (53,9%), edición e impresión (47%), metalmecánica (42%) y la industria automotriz, con el 31,5%. Justamente, este último sector es uno de los que más preocupa al Gobierno, dado que continúan los flojos resultados. 

Según datos difundidos este miércoles por ADEFA, las terminales instaladas en el país produjeron en marzo poco menos de 40.200 unidades, lo que representó una preocupante baja del 13% respecto del mismo mes del año pasado. 

Así las cosas, el trimestre cerró con 90.900 vehículos fabricados, cerca de un 7,5% por debajo de igual lapso de 2016. 

Una de las razones de la mala performance que continúa exhibiendo Brasil, el principal mercado para los autos con sello nacional, que sigue viéndose afectado por una de las crisis más graves de toda su historia. 

Los envíos al exterior -que suelen representar el 50% de la producción total de las terminales instaladas en la Argentina- vienen padeciendo el pobre dinamismo de la nación conducida por Michel Temer. 

Según datos de ADEFA, en el primer trimestre el país vecino apenas adquirió 24.300 vehículos, casi 4.500 menos que en igual lapso de 2016 (caída del 16%). 

Para ponerlo en perspectiva y entender la verdadera dimensión de la crisis de ese mercado, basta saber que entre enero y marzo de 2013 -un período positivo en término de exportaciones-, la Argentina había logrado colocar en ese destino 79.000 unidades. 

Es decir que, en apenas cuatro años, los envíos se desplomaron un 70%. 

El otro problema es que la demanda interna hoy está ayudando a vender más pero no a producir más. 

Básicamente porque el grueso de la oferta que alimenta los patentamientos está siendo abastecido con autos importados, en su mayoría de Brasil, economía que ve en la Argentina un “reservorio” para colocar los vehículos que no encuentran compradores en su propio mercado. 

SECCIÓN Economía