Management
Sorpresa salarial: pese a la caída de ventas, el sector de mayor suba en 2017 será el de consumo masivo
26-04-2017 El promedio general previsto es del 26% anual, pero algunos rubros se estirarán hasta un 30%, según se desprende de las últimas encuestas. Sin embargo, un punto a monitorear será el crecimiento de la economía, tras el recorte de las proyecciones del PBI
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Como ya es costumbre en la Argentina, la mayoría de las empresas que operan en el mercado local darán a sus empleados fuera de convenio un aumento dividido en dos partes, de manera de amortiguar la erosión que la inflación causa en su poder de compra. 

Y si bien las proyecciones de subas salariales se ubican en un rango de entre 25% y 26% anual, también es cierto que en algunos sectores de la economía se esperan incrementos mayores.

¿Quiénes serán los "ganadores" esta vez? Las ramas de actividad que picarán en punta, en general, serán las que tradicionalmente ofrecen remuneraciones elevadas, como es el caso de telecomunicaciones (29,9%) y seguros (29,4%).

Pero también hay espacio para las sorpresas. Según el último informe de tendencias salariales de Dantas Consultores, el sector que exhibe el el mayor aumento potencial, en promedio, es el de consumo masivo, con un ajuste del 30,3% anual.

¿Por qué en una etapa recesiva en la Argentina, con una merma en el nivel de demanda, los productores de bienes de consumo masivo tienen proyecciones tan optimistas?

"En este rubro vemos que parte de los ajustes son para recomponer salarios que no están en niveles competitivos. También, por desempeño", señaló a este medio Mariano Dantas, director de la consultora homónima.

En el otro extremo de la tabla se ubicaron los empleados que se desempeñan en empresas del sector retail (con casi 24% de mejora) y entretenimiento (23,4%).

La consultora ubica el promedio general de incrementos salariales para empleados fuera de convenio en el orden del 26,6% para este año, a partir de una encuesta realizada entre 172 compañías.

Casi 7 de cada 10 repetirán la modalidad de dos ajustes anuales y la mayoría se definió por otorgar aumentos generales en lugar de darlos de manera segmentados.

"Cuando la presión inflacionaria empiece a decrecer, vamos a regresar a un ajuste por año y a programas de compensaciones mucho más robustos para reconocer méritos, acciones hoy están desdibujadas debido al elevado costo de vida", sostuvo el consultor.

En cuanto a las proyecciones para este año, Dantas aclara que es una foto y que la película puede variar: "Estos presupuestos de las empresas, dadas las negociaciones pendientes con los sindicalizados y los cambios en los pronósticos económicos, pueden sufrir variaciones a la baja en el segundo semestre".

Al respecto, el director de la firma remarcó el impacto que está teniendo en las perspectivas la reciente suba de las tasas de interés que definió el Banco Central.

Sostuvo que la medida "hizo que todos los economistas que pronosticaban que el país iba a crecer este año un 3% ahora estén reduciendo la meta a un 2,3%, porque consideran que habrá más dinero invertido en instrumentos financieros que volcado a producción".

En Dantas relevaron que 4 de cada 10 firmas consultadas están monitoreando la evolución de los precios y los cierres de paritarias para decidir, mientras que un 34% ya decidió que no hará modificaciones.

Asimismo, el 67% de estas compañías no está pensando en modificar este año su plantilla. Solo el 16% piensa en incorporar personal, mientras que un 17% decidió disminuir la dotación.

Lo paradójico es que también son las empresas de consumo masivo las que lideran la previsión negativa: el 45% de las encuestadas tiene en carpeta la posibilidad de recortar este año su plantilla.

Le siguieron las empresas de telecomunicaciones (27%), las de petróleo, logística, e industria farmacéutica, cada una con 9 por ciento.

Se da una paradoja, dado que aquellas ramas de actividad que esperan dar los mejores aumentos de salarios son, a la vez, las que tienen en su agenda potenciales despidos.

Para Dantas, en muchos casos esto responde a una decisión que enfrentan las empresas en cada crisis: rebajar sueldos a todos, o dar aumentos pero despedir a algunos.

Además, consideró que las empresas de consumo masivo suelen ser "muy reactivas a la demanda, muy atadas al mercado", y estimó que de acuerdo a la evolución de ese escenario, podrían no sólo no recortar sino sumar gente.

"Todas las empresas están haciendo grandes esfuerzos para no disminuir personal, con la expectativa de que la economía empiece a crecer. Esto es 'aguantar hasta donde se pueda' frente a los resultados que se vayan obteniendo en los negocios. En esto los argentinos ya tenemos mucha experiencia", resumió.

Lo que viene
El 77% de las empresas encuestadas por Dantas Consultores tienen proyectado otorgar algún tipo de ajuste en el último semestre del año. En esa instancia se daría, de mediana general, un 10 por ciento.

Para definir ese incremento, más de la mitad aseguró que el factor clave será la tendencia de mercado. Un 23% admitió además que el punto definitorio será el arreglo al que se llegue con el personal dentro de convenio, de manera de equilibrar la balanza.

La inflación, la disponibilidad de presupuesto y el mérito o desempeño serán otros factores que pesarán en la decisión para el próximo semestre.

Asimismo, el 43% de las empresas consultadas que pagan bonos por desempeño planean hacerlo alineadas al target, en relación al ejercicio 2016.

En tanto, un importante 29% ya proyecta que se ubicarán debajo de dicho target, mientras que el resto estará por encima de lo proyectado.

En este último grupo, se destacó una vez más a la cabeza la industria de consumo masivo, seguida de la farmacéutica y los seguros.

Al ser consultado si es mucho que un tercio de las empresas no cumplan con sus objetivos en este aspecto, Dantas evaluó que el año pasado "las rentabilidades han sido inferiores al target y hay muchos que no lo han pagado ni piensan llegar al mínimo".

Para el consultor, no sería sorprendente si este año ocurriera el mismo escenario. 

No va más
En cuanto a la política de beneficios corporativos, que años anteriores fue la estrategia preferida de las áreas de Recursos Humanos para abultar el "salario emocional" que percibían los empleados fuera de convenio, sigue vigente pero no se revisa con el mismo énfasis que otros años.

La misma servía para mantener la satisfacción de los empleados y, a la vez, bajar los costos corporativos.

Después de varios años de profundizar en ese camino, es probable que muchas empresas sientan que ya no tiene el mismo efecto compensatorio en reemplazo del efectivo, o que sus carteras de beneficios ya están suficientemente nutridas y son competitivas.

Casi 8 de cada 10 mantendrán este año la propuesta de beneficios existentes. "Las empresas líderes ya tienen buenos paquetes de beneficios. Lo que pueden hacer es mejorarlos, pero no agregar nuevos. Y las que sí lo hacen buscan mejorar el balance entre trabajo y vida privada o también mejorar los programas de salud", describió Dantas, en diálogo con iProfesional.

Solo un 21% adherirá nuevas opciones, que son de hecho, algunas de las que son comunes en grandes compañías, como posibilidades de realizar home office (41%), días adicionales por cuestiones personales (24%) o compra de productos con descuentos (18%), entre otras.

SECCIÓN Management